In­vi­si­ble, pe­ro muy re­co­no­ci­do

To­do Wa­shing­ton ha­bla de Ro­bert Mue­ller.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ro­xan­ne Ro­berts

WA­SHING­TON. MUE­LLER. Mue­ller. Mue­ller. Mue­ller. Mue­ller. Mue­ller. En to­das par­tes, a cual­quier ho­ra, es ho­ra de Mue­ller.

El abo­ga­do es­pe­cial Ro­bert Mue­ller es el se­gun­do hom­bre más fa­mo­so de Wa­shing­ton. La re­vis­ta Ti­me lo ubi­có en el pues­to nú­me­ro 3 en su lis­ta de Per­so­na del año. Es im­po­si­ble pa­sar un día en es­ta ciu­dad sin es­cu­char o leer el nom­bre de Mue­ller. Pa­sa­rá a la his­to­ria, pa­ra bien o pa­ra mal, co­mo una de las fi­gu­ras cla­ve de la era Trump.

A pe­sar de ello se tra­ta de un hom­bre que ra­ra vez ha­bla y que ra­ra vez se de­ja ver. Es, al mis­mo tiem­po, om­ni­pre­sen­te y au­sen­te, in­elu­di­ble pe­ro es­qui­vo, el yang in­vi­si­ble del yin do­ra­do de Trump.

“El si­len­cio de Mue­ller ha in­vi­ta­do a rui­do­sas es­pe­cu­la­cio­nes de sus crí­ti­cos y de sus se­gui­do­res”, es­cri­be Ti­me. “Pa­ra los crí­ti­cos de la de­re­cha, él es un exa­ge­ra­do fis­cal que es­tá bo­rra­cho de po­der y de va­gar más allá de su ta­rea en un cla­ro in­ten­to por sa­car a Trump de su car­go. Pa­ra los li­be­ra­les, él es un hé­roe cru­za­do que no re­nun­cia­rá has­ta que lle­ve al Pre­si­den­te an­te la jus­ti­cia”, con­ti­núa.

“El en­torno na­rra­ti­vo al­re­de­dor de es­te per­so­na­je lo des­cri­be más co­mo un mi­to que co­mo un hom­bre”. De ma­ne­ra pa­ra­dó­ji­ca, Mue­ller se con­vier­te en un ob­je­to de fas­ci­na­ción.

Son mu­chas más per­so­nas las que han vis­to a Ro­bert De Ni­ro in­ter­pre­tan­do a Mue­ller en Sa­tur­day Night Li­ve que al pro­pio Mue­ller.

“Siem­pre bromeo di­cien­do que Bob Mue­ller ha re­cha­za­do más so­li­ci­tu­des de en­tre­vis­tas que la ma­yo­ría de los pro­ta­go­nis­tas po­lí­ti­cos de Wa­shing­ton”, di­jo Ga­rrett Gra- ff, au­tor de The Th­reat Ma­trix: In­si­de Ro­bert Mue­ller´s FBI and The War on Glo­bal Te­rror.

Con­tra­ria­men­te a to­do lo que el pre­si­den­te tui­tea, Mue­ller es y siem­pre ha si­do, pro­ba­ble­men­te, la per­so­na más apo­lí­ti­ca de la ciu­dad. “Ha­ce to­do lo que pue­de pa­ra evi­tar atraer a la opi­nión pú­bli­ca”, ase­gu­ró Graff.

Mue­ller se con­ten­ta con ser res­pe­ta­do den­tro de un pe­que­ño círcu­lo de ami­gos y co­le­gas cer­ca­nos.

Eso es ra­ro en una ciu­dad lle­na de ex­pre­si­den­tes con su­fi­cien­tes egos pa­ra flo­tar aco­ra­za­dos, co­mo co­men­tó el ex­se­na­dor Alan Sim­pson. A los po­lí­ti­cos les en­can­tan las cá­ma­ras y las re­des de Twit­ter e Ins­ta­gram, pe­ro la úni­ca de­cla­ra­ción pú­bli­ca de Mue­ller co­mo ase­sor es­pe­cial se pro­du­jo el 17 de ma­yo del 2017, el día que fue nom­bra­do fis­cal: “Acep­to es­ta res­pon­sa­bi­li­dad y la cum­pli­ré lo me­jor que pue­da”, afir­mó en aque­lla oca­sión.

TRI­BU­NAL DE LA OPI­NIÓN PÚ­BLI­CA

“Co­mo to­dos los di­rec­to­res del FBI que he co­no­ci­do, in­clu­yén­do­me a mí, Bob no es­tá dis­pues­to a pro­bar su ca­so ni a pre­sen­tar sus prue­bas an­te el tri­bu­nal de la opi­nión pú­bli­ca”, sos­tu­vo Wi­lliam Webs­ter, el úni­co hom­bre que ha en­ca­be­za­do tan­to el FBI co­mo la CIA. “Así no es co­mo fun­cio­na nues­tro FBI. No es así co­mo fun­cio­na Bob Mue­ller.

“El pro­ble­ma es que de­ja es­pa­cio abier­to pa­ra los ma­len­ten­di­dos y, en mi opi­nión, crea una at­mós­fe­ra cir­cen­se en torno a ca­sos de im­por­tan­cia crí­ti­ca”, agre­gó.

Ken­neth W. Starr, el abo­ga­do in­de­pen­dien­te que in­ves­ti­gó al pre­si­den­te Bill Clin­ton, tu­vo un en­fo­que di­fe­ren­te. Ha­bló con los pe­rio­dis­tas du­ran­te los cin­co años que du­ró su tra­ba­jo, con la es­pe­ran­za de ayu­dar a los es­ta­dou­ni­den­ses a com­pren­der me­jor los mo­ti­vos de la in­ves­ti­ga­ción.

“Las re­la­cio­nes en­tre los fis­ca­les y la pren­sa son in­trín­se­ca­men­te di­fí­ci­les y sen­si­bles. Un fis­cal fe­de­ral ejer­ce im­por­tan­tes po­de­res y, por lo tan­to, siem­pre de­be ser res­pon­sa­bi­li­za­do por el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Esa res­pon­sa­bi­li­dad con­lle­va, en mi opi­nión, un rol de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción pú­bli­ca... sin trans­gre­dir li­mi­ta­cio­nes im­por­tan­tes, es­pe­cial­men­te la pro­tec­ción del se­cre­to del gran ju­ra­do”, re­fi­rió.

Leon Pa­net­ta, ex­je­fe de Per­so­nal de la Ca­sa Blan­ca y je­fe de la CIA, in­di­có que exis­te una ra­zón de pe­so en el si­len­cio de Mue­ller: no quie­re dar­le al pre­si­den­te Trump nin­gu­na mu­ni­ción que pue­da com­pro­me­ter el ca­so. “Real­men­te sien­te que la in­te­gri­dad de la in­ves­ti­ga­ción de­be ser pro­te­gi­da y no per­mi­tir que el pre­si­den­te la so­ca­ve”, ex­pu­so.

Se­gún Starr, Mue­ller pue­de es­tar ac­tuan­do con mu­cha pre­cau­ción pa­ra evi­tar caer en el en­fo­que inapro­pia­do del ex­di­rec­tor del FBI, Ja­mes B. Co­mey, que al ser des­pe­di­do por Trump pu­bli­có un li­bro en el que in­clu­ye de­ta­lles de con­ver­sa­cio­nes que tu­vo con el pre­si­den­te, y quie­re que los re­sul­ta­dos de su in­ves­ti­ga­ción ha­blen por sí mis­mos.

El tem­pe­ra­men­to y su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal han he­cho que Mue­ller pre­fie­ra ser juz­ga­do por sus ac­tos y no por sus pa­la­bras. Cre­ció en Prin­ce­ton, tu­vo una in­fan­cia de pri­vi­le­gios y es­tu­dió en es­cue­las pri­va­das. Sus fun­cio­nes co­mo lí­der de pe­lo­tón de la in­fan­te­ría de Ma­ri­na du­ran­te la Gue­rra de Viet­nam y co­mo fis­cal fe­de­ral hi­cie­ron que pre­fie­ra el tra­ba­jo en equi­po, en lu­gar de cual­quier es­fuer­zo in­di­vi­dual. Du­ran­te sus 12 años co­mo ti­tu­lar del FBI, ra­ra vez apa­re­ció en even­tos pú­bli­cos y re­cha­zó vir­tual­men­te to­das las in­vi­ta­cio­nes.

Des­de su vi­si­ta al Ca­pi­to­lio pa­ra com­pa­re­cer an­te el Con­gre­so, en ju­nio del 2017, só­lo se ha vis­to a Mue­ller en lu­ga­res pú­bli­cos en

tres oca­sio­nes, en una de ellas en la tien­da Ap­ple de Geor­ge­town.

GOLF Y CO­MI­DA ITA­LIA­NA

La vi­da pri­va­da de Mue­ller es mu­cho más pru­den­te que la in­ves­ti­ga­ción que es­tá rea­li­zan­do. Vi­ve en un con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal ce­rra­do en Geor­ge­town jun­to a su es­po­sa de 52 años, Ann y sus dos hi­jas, Me­lis­sa y Cynt­hia. A és­tas só­lo se les pu­do ver pú­bli­ca­men­te en el 2001, cuan­do asis­tie­ron a la au­dien­cia de con­fir­ma­ción de su pa­dre co­mo je­fe del FBI.

La pa­re­ja asis­te re­gu­lar­men­te a una igle­sia epis­co­pal en el cen­tro de Wa­shing­ton; am­bos jue­gan al golf, aun­que Ann es me­jor.

Acuer­dan a una ci­ta se­ma­nal pa­ra ce­nar jun­tos, ge­ne­ral­men­te en su res­tau­ran­te ita­liano fa­vo­ri­to a po­cos ki­ló­me­tros de su ho­gar.

Du­ran­te mu­chos años la fa­mi­lia Mue­ller ha si­do asi­dua vi­si­tan­te de ese res­tau­ran­te. Sus in­te­gran­tes nun­ca son vis­tos por­que siem­pre se sien­tan en un cuar­to ais­la­do de­trás de la ba­rra.

¿Có­mo es po­si­ble que en es­ta era de te­lé­fo­nos y cá­ma­ras in­te­li­gen­tes Mue­ller ha lo­gra­do pa­sar co­mo el hom­bre in­vi­si­ble? El pro­pie­ta­rio, al igual que va­rias per­so­nas que el au­tor de es­tas lí­neas con­tac­tó pa­ra desa­rro­llar es­te ar­tícu­lo, de­cli­nó ha­cer co­men­ta­rios.

“Las per­so­nas con las que se ha ro­dea­do a lo lar­go de su ca­rre­ra son tem­pe­ra­men­tal­men­te muy pa­re­ci­das a él”, ex­pli­có Graff. “Tie­ne un buen gru­po de ami­gos de to­da la vi­da en DC. Es al­guien que tra­za una lí­nea bas­tan­te fir­me en­tre el tra­ba­jo y el ho­gar en tér­mi­nos so­cia­bles. Co­mo mues­tra, el gru­po de per­so­nas que lo ro­dea no com­par­te las co­sas que ha­cen con él. Y ha ubi­ca­do una se­rie de lu­ga­res a los que le gus­ta ir don­de creo que se le res­pe­ta su pri­va­ci­dad, y tam­po­co son los res­tau­ran­tes más mo­der­nos de la ca­lle 14 don­de se le re­co­no­ce­ría”, agre­gó.

In­clu­so la pren­sa no ha que­ri­do cru­zar la lí­nea in­vi­si­ble de Mue­ller. El re­por­te­ro de Salt La­ke Tri­bu­ne, Tho­mas Burr, tui­teó el mes de ju­nio que es­ta­ba vien­do a Mue­ller: “En­tro al res­tau­ran­te y en­cuen­tro al abo­ga­do es­pe­cial”. Pe­ro Burr se ne­gó a de­cir el nom­bre del res­tau­ran­te a pe­sar de una rá­fa­ga de res­pues­tas al tuit.

AGRA­DE­CI­MIEN­TO

“No sé cuál se­rá el re­sul­ta­do fi­nal, pe­ro ten­go la sen­sa­ción de que cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do fi­nal del in­for­me, la gen­te va a agra­de­cer a Bob Mue­ller por la for­ma en que ma­ne­jó es­to”, di­jo Pa­net­ta.

FO­TO: AP

El fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller al sa­lir del Ca­pi­to­lio el 21 de ju­nio de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.