La nue­va lí­nea di­vi­so­ria en la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal

En­tre los ur­ba­ni­tas más edu­ca­dos y las po­bla­cio­nes ru­ra­les me­nos pre­pa­ra­das se abre una pe­li­gro­sa bre­cha

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Fa­reed Za­ka­ria

PA­RA STEP­HEN Ban­non, la ma­ne­ra de crear una ma­yo­ría po­pu­lis­ta per­du­ra­ble es com­bi­nar fuer­zas de iz­quier­da y de­re­cha.

Es por eso que el que fue­ra ase­sor de Trump es­tu­vo en Ita­lia es­te año, don­de los par­ti­dos de ex­tre­ma iz­quier­da y de­re­cha se unie­ron en una alian­za pa­ra for­mar go­bierno.

Ban­non ha lo­gra­do su­mar a las olas po­pu­lis­tas a al­gu­nos par­ti­da­rios del se­na­dor de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders, pe­ro su si­guien­te ob­je­ti­vo es Fran­cia, don­de quie­re se­du­cir a la ex­tre­ma iz­quier­da.

Has­ta aho­ra, las pro­tes­tas de los cha­le­cos ama­ri­llos han ca­re­ci­do de par­ti­do, es­truc­tu­ra y li­de­raz­go, pe­ro sus plie­gos pe­ti­to­rios han es­ta­do cir­cu­lan­do en re­des y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En el co­ra­zón de ello se en­cuen­tra un pu­ña­do de fan­ta­sías, por ejem­plo, fi­jar una ta­sa to­pe de im­pues­tos de 25%, jun­to con un au­men­to ma­si­vo en el gas­to so­cial.

Lo sor­pren­den­te de es­tos ma­ni­fies­tos es que com­bi­nan los de­seos tra­di­cio­na­les de iz­quier­da y de­re­cha. No es de ex­tra­ñar, en­ton­ces, que ca­si 90% de las per­so­nas que res­pal­dan a los prin­ci­pa­les par­ti­dos de ex­tre­ma iz­quier­da y de ex­tre­ma de­re­cha vea con bue­nos ojos al mo­vi­mien­to, en com­pa­ra­ción con los que apo­yan al par­ti­do del pre­si­den­te Ma­cron, só­lo 23 por cien­to.

Los cha­le­cos ama­ri­llos, co­mo ha su­ce­di­do en Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do, pa­re­cen ser una reac­ción ru­ral con­tra las éli­tes ur­ba­nas. La fi­su­ra en­tre los ur­ba­ni­tas re­la­ti­va­men­te me­jor edu­ca­dos y las po­bla­cio­nes ru­ra­les me­nos edu­ca­das se ha con­ver­ti­do en la nue­va lí­nea di­vi­so­ria en la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal.

LA SE­DUC­CIÓN DE LAS CIU­DA­DES

La Broo­kings Ins­ti­tu­tion ha de­mos­tra­do que, des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008, 72% del em­pleo en Es­ta­dos Uni­dos se ha acu­mu­la­do en las 53 áreas me­tro­po­li­ta­nas más im­por­tan­tes del país.

Pa­ra com­pren­der la di­vi­sión que es­to cau­sa, ten­ga en cuen­ta que to­das las ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos en con­jun­to re­pre­sen­tan 62.7% de la po­bla­ción del país, pe­ro ocu­pan só­lo 3.5% del te­rri­to­rio.

El Wall Street Jour­nal ha pu­bli­ca­do que en 1980 las ciu­da­des eran dis­fun­cio­na­les y es­ta­ban ocu­pa­das por el cri­men. Hoy es­tán pros­pe­ran­do, cre­cien­do y son re­la­ti­va­men­te se­gu­ras, mien­tras que las áreas ru­ra­les es­tán lle­nas de pro­ble­mas. Es­to tam­bién es­tá ocu­rrien­do en Fran­cia, Ita­lia, Reino Uni­do y mu­chos otros paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Una in­ves­ti­ga­ción de los eco­no­mis­tas Da­ron Ace­mo­glu y Pas­cual Res­tre­po re­ve­la que por ca­da ro­bot des­apa­re­cen seis pues­tos de tra­ba­jo. Las per­so­nas sin tí­tu­los de pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des se pre­gun­tan: ¿A dón­de va to­do es­to?

¿Y yo?

FO­TO: AP

Ma­ni­fes­tan­tes per­te­ne­cien­tes a los cha­le­cos ama­ri­llos el pa­sa­do 24 de no­viem­bre en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.