El mur­cié­la­go que con­ta­gia el Ébo­la

Las uni­da­des GPS, ca­da vez más pe­que­ñas y li­ge­ras, es­tán ofre­cien­do a los in­ves­ti­ga­do­res una nue­va for­ma de co­no­cer a es­tos ani­ma­les

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Le­na H. Sun

DU­RAN­TE EL día, al­gu­nos de los ani­ma­les más pe­li­gro­sos del mun­do se es­con­den en lo pro­fun­do de es­ta cue­va en Ugan­da. Por la no­che, los di­mi­nu­tos mur­cié­la­gos co­no­ci­dos co­mo “de la fru­ta” sa­len dis­pa­ra­dos, de­ce­nas de mi­les de ellos a la vez pa­ra per­der­se en la os­cu­ri­dad de la no­che.

Los mur­cié­la­gos de la fru­ta son los hués­pe­des na­tu­ra­les del vi­rus mor­tal de Mar­burg, de la fa­mi­lia fi­lo­vi­ri­dae, la mis­ma a la que per­te­ne­ce el vi­rus del Ébo­la. Los cien­tí­fi­cos sa­ben que el vi­rus co­mien­za en es­tos ani­ma­les y que cuan­do se pro­pa­ga a los hu­ma­nos es le­tal: Mar­burg ma­ta has­ta nue­ve de ca­da 10 de sus víc­ti­mas, a ve­ces en un pe­rio­do de una se­ma­na. Pe­ro los cien­tí­fi­cos no sa­ben mu­cho más.

GPS EN MUR­CIÉ­LA­GOS

Ahí es don­de la ru­ti­na de es­tos mur­cié­la­gos jue­ga un pa­pel cla­ve. Na­die es­tá se­gu­ro de a dón­de van ca­da no­che. Así que un equi­po de cien­tí­fi­cos de los cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des de EU (CDC) se tras­la­dó al Par­que Na­cio­nal de la Rei­na Isa­bel, en Ugan­da, pa­ra ras­trear sus mo­vi­mien­tos con la es­pe­ran­za de que es­piar sus aven­tu­ras noc­tur­nas pue­da ayu­dar a pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de una de las en­fer­me­da­des más te­mi­das del mun­do.

La ta­rea de es­tos cien­tí­fi­cos es pe­gar pe­que­ños ras­trea­do­res de GPS en la es­pal­da de 20 mur­cié­la­gos pa­ra po­der ex­plo­rar sus mo­vi­mien­tos, una re­cons­truc­ción al más pu­ro es­ti­lo CSI.

“Que­re­mos sa­ber a dón­de van to­das las no­ches”, di­jo Jo­nat­han Tow­ner, de 52 años, quien en­ca­be­za el equi­po de CDC que se es­pe­cia­li­za en có­mo se pro­pa­gan es­tos vi­rus mor­ta­les.

Los fun­cio­na­rios de EU es­tán tan preo­cu­pa­dos de que Mar­burg se con­vier­ta en una ame­na­za glo­bal que los CDC es­tán bus­can­do fon­dos de la Agen­cia de Re­duc­ción de Ame­na­zas de De­fen­sa, que per­te­ne­ce al Pen­tá­gono, pa­ra cu­brir el cos­to de los ras­trea­do­res de mur­cié­la­gos, que cues­tan al­re­de­dor de 1,000 dó­la­res ca­da uno. El CDC es­pe­ra ras­trear más de es­ta es­pe­cie de mur­cié­la­gos (Rou­set­tus aegy­ptia­cus) en otras cuevas en Ugan­da.

El po­ten­cial de Mar­burg que­dó cla­ro ha­ce una dé­ca­da cuan­do un par de tu­ris­tas, en via­jes se­pa­ra­dos, in­gre­sa­ron a la cue­va en bus­ca de aven­tu­ras y sa­lie­ron con­ta­gia­dos del vi­rus. Una ho­lan­de­sa mu­rió 13 días des­pués de su vi­si­ta. La otra vi­si­tan­te, una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se lla­ma­da Mi­che­lle Bar­nes, so­bre­vi­vió des­pués de un lar­go y do­lo­ro­so tra­ta­mien­to. La cue­va se ce­rró a los tu­ris­tas en el 2008.

Mar­burg fue iden­ti­fi­ca­do por pri­me­ra vez en 1967, en la ciu­dad ale­ma­na de Mar­burg —de ahí su nom­bre— por téc­ni­cos de la­bo­ra­to­rio que re­sul­ta­ron in­fec­ta­dos cuan­do in­ves­ti­ga­ban a mo­nos traí­dos de Ugan­da. Sie­te tra­ba­ja­do­res del la­bo­ra­to­rio mu­rie­ron en apro­xi­ma­da­men­te una se­ma­na. Des­de en­ton­ces, se ha re­por­ta­do una do­ce­na de bro­tes que han ma­ta­do a cien­tos de per­so­nas.

IN­MU­NES

La ma­yo­ría de es­tas per­so­nas se in­fec­ta­ron cer­ca de cuevas o mi­nas que es­tán in­fes­ta­das de mur­cié­la­gos. Es­te oto­ño, en la fron­te­ra de Ugan­da con Ke­nia cua­tro miem­bros de la fa­mi­lia se con­ta­gia­ron, só­lo uno so­bre­vi­vió.

Tow­ner y su co­le­ga de los CDC Brian Am­man, de 54 años, des­cu­brie­ron ha­ce una dé­ca­da que es­te mur­cié­la­go egip­cio pa­re­ce ha­ber adap­ta­do un gen pa­ra re­gu­lar su pro­pia res­pues­ta in­mu­ne al vi­rus, lo que sig­ni­fi­ca que el vi­rus pue­de vi­vir y cre­cer den­tro de los mur­cié­la­gos sin da­ñar al ani­mal y ser ex­cre­ta­do en su ori­na, he­ces o sa­li­va.

Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res aún no sa­ben qué ani­mal o ani­ma­les po­seen el vi­rus y mu­cho me­nos có­mo se pro­pa­ga a las per­so­nas.

Tow­ner y Am­man se aden­tran en la cue­va to­dos los días uti­li­zan­do cas­cos y ro­pa es­pe­cia­les. Atra­par a los mur­cié­la­gos es la par­te fá­cil, cuen­tan, lo­grar po­ner­les los ras­trea­do­res, la más com­pli­ca­da.

Que­re­mos sa­ber a dón­de via­jan to­das las no­ches”. Jo­nat­han Tow­ner, miem­bro del equi­po de in­ves­ti­ga­ción.

FO­TO: THE WA­SHING­TON POST

Jo­nat­han Tow­ner sa­le de la cue­va que ex­plo­ran, en Ugan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.