Ni San­ta se sal­va de Trump

El pre­si­den­te ha es­ta­do en gue­rra con­tra su pro­pio go­bierno.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Phi­llip Ruc­ker

LAS QUE­JAS se acu­mu­lan en la Ca­sa Blan­ca y for­man una pe­sa­da nu­be de des­di­cha y de­ses­pe­ra­ción pa­ra el pre­si­den­te Trump.

Aun­que mu­chos po­dían ha­ber desea­do que la Na­vi­dad tra­je­ra un po­co de cal­ma a su ad­mi­nis­tra­ción, el pre­si­den­te pa­só la Na­vi­dad “so­lo en la Ca­sa Blan­ca” en vez de via­jar a su re­si­den­cia pri­va­da de Mar-aLa­go (Flo­ri­da) de­bi­do al cie­rre par­cial del go­bierno, ini­cia­do el pa­sa­do vier­nes a me­dia­no­che a raíz de su de­man­da pa­ra cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo.

“Es­toy com­ple­ta­men­te so­lo (po­bre de mí) en la Ca­sa Blan­ca es­pe­ran­do que los de­mó­cra­tas re­gre­sen y ha­gan un acuer­do so­bre la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za que ne­ce­si­ta­mos de­ses­pe­ra­da­men­te”, la­men­ta­ba en su cuen­ta de Twit­ter en la que desaho­gó una se­rie de frus­tra­cio­nes en Na­vi­dad.

“En al­gún mo­men­to, los de­mó­cra­tas que no quie­ren lle­gar a un acuer­do le cos­ta­rán a nues­tro país más di­ne­ro que el mu­ro fron­te­ri­zo del que to­dos es­ta­mos ha­blan­do. ¡Es una lo­cu­ra!”, se leía en otro men­sa­je.

Pe­ro ade­más de la na­rra­ti­va com­ba­ti­va fren­te a la re­ti­cen­cias del Con­gre­so de apro­bar los fon­dos pa­ra el mu­ro, el pre­si­den­te qui­so ca­zar nue­vas pe­leas, es­ta vez con los de­mó­cra­tas y man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les que cri­ti­can su re­la­ción con los paí­ses aliados y que lo han til­da­do “de lle­var al país a un ver­da­de­ro caos”, des­pués de sus re­cien­tes po­lí­ti­cas de re­ti­rar tro­pas de Si­ria y Af­ga­nis­tán.

El pre­si­den­te di­jo que la Si­ria de­vas­ta­da por la gue­rra no se­ría re­cons­trui­da por Es­ta­dos Uni­dos sino por Ara­bia Sau­di­ta. “¡Gra­cias a Ara­bia Sau­di­ta!”, ex­pre­só, ape­nas dos se­ma­nas des­pués de que el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se re­pren­die­ra uná­ni­me­men­te al prín­ci­pe he­re­de­ro del reino por el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi, co­la­bo­ra­dor de The Was­hing­ton Post.

“AL­MA PER­DI­DA Y DA­ÑA­DA”

Trump no des­apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad pa­ra res­pon­der a crí­ti­cas. “Pa­ra aque­llos po­cos se­na­do­res que pien­san que no me gus­ta o no apre­cio ser alia­do de otros paí­ses, es­tán muy equi­vo­ca­dos. Lo que si no me gus­ta, sin em­bar­go, es cuan­do mu­chos de esos paí­ses se apro­ve­chan de su amis­tad con Es­ta­dos Uni­dos tan­to en lo mi­li­tar co­mo en el mer­ca­do”, sen­ten­ció adu­cien­do és­ta có­mo la ra­zón pa­ra ace­le­rar la par­ti­da del se­cre­ta­rio de de­fen­sa Jim Mat­tis de la Ca­sa Blan­ca. “El ge­ne­ral no veía es­to co­mo un pro­ble­ma y yo sí, pe­ro es­to ha si­do arre­gla­do”, con­clu­yó Trump, que apro­ve­chó su im­pul­so des­afo­ra­do por lle­nar Twit­ter de sus ideas pa­ra re­lan­zar su vie­jo slo­gan: “Amé­ri­ca es de nue­vo res­pe­ta­da”.

Pe­ro esa ava­lan­cha de tuits pa­re­ció me­nor an­te el efec­to desata­do por sus que­jas so­bre la Re­ser­va Fe­de­ral, en las que su­gi­rió que el ban­co cen­tral era el “úni­co pro­ble­ma que tie­ne nues­tra eco­no­mía” y lo com­pa­ró, en una ana­lo­gía po­co cla­ra, con un gol­fis­ta que no pue­de ju­gar.

Ese tuit lle­gó du­ran­te un día en que los prin­ci­pa­les ín­di­ces bur­sá­ti­les dis­mi­nu­ye­ron brus­ca­men­te una vez más. El pro­me­dio in­dus-

trial Dow Jo­nes se pre­ci­pi­tó es­te lu­nes 653 uni­da­des. Ese índice per­dió 2.9% mien­tras el S&P 500 ca­yó 2.7 por cien­to. El tec­no­ló­gi­co NAS­DAQ per­dió 2.2 por cien­to. El ren­di­mien­to de los bo­nos del Te­so­ro a 10 años ba­jó a 2.74 por cien­to. Eso de­ja al mer­ca­do de valores en ca­mino a su peor año des­de el 2008, cuan­do la eco­no­mía de los Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba en re­ce­sión.

“És­ta es la ima­gen de un al­ma per­di­da y da­ña­da”, di­jo Pe­ter Weh­ner, quien sir­vió en las tres ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas an­te­rio­res y es un crí­ti­co de Trump. “Hay al­go triste y con­mo­ve­dor en un pre­si­den­te ais­la­do y so­lo. Es co­mo el rey Lear (es una de las prin­ci­pa­les tra­ge­dias de Wi­lliam Sha­kes­pea­re), fu­rio­so con­tra los vien­tos”.

Trump ac­túa co­mo un co­man­dan­te ba­jo ase­dio cuan­do se di­ri­ge a lo que pro­me­te ser un trai­cio­ne­ro 2019. Ca­si to­das las or­ga­ni­za­cio­nes que ha li­de­ra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción, in­clui­do su ne­go­cio pri­va­do, la fun­da­ción ca­ri­ta­ti­va de su fa­mi­lia, su cam­pa­ña presidencial del 2016 y su co­mi­té inau­gu­ral. Des­pués de que los de­mó­cra­tas to­men la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes el 3 de enero, pla­nean in­ves­ti­gar la pre­sun­ta co­rrup­ción en to­da la ad­mi­nis­tra­ción, así co­mo sus fi­nan­zas per­so­na­les. Los ase­so­res di­cen que Trump es­tá ago­ta­do.

El pre­si­den­te es­tá evi­den­te­men­te ca­da vez más so­lo. In­clu­so al­gu­nos co­le­gas re­pu­bli­ca­nos, que se opu­sie­ron abier­ta­men­te a sus de­ci­sio­nes de re­ti­rar a los sol­da­dos de Si­ria y Af­ga­nis­tán, ex­pre­sa­ron su cons­ter­na­ción por la re­pen­ti­na sa­li­da de Mat­tis, que ge­ne­ró mu­cha preo­cu­pa­ción en­tre las fi­las re­pu­bli­ca­nas.

Trump pa­sa más tiem­po fren­te al te­le­vi­sor y con fre­cuen­cia se re­ti­ra a su re­si­den­cia sin im­por­tar­le que lo es­tén ob­ser­van­do con lu­pa. Se­gún las per­so­nas cer­ca­nas a él, el pre­si­den­te —de por sí im­pul­si­vo— es­tá ca­da vez más con­ven­ci­do de que no ne­ce­si­ta ase­so­res. “¿Pue­den creer­lo?”, ha di­cho al re­vi­sar el to­rren­te de ti­tu­la­res. “Yo voy muy bien, pe­ro es una gue­rra ca­da día”.

Más re­cien­te­men­te, Trump les ha di­cho a sus co­la­bo­ra­do­res que se sien­te “to­tal y ab­so­lu­ta­men­te aban­do­na­do”, y se que­ja de que na­die es­tá de su par­te y de que mu­chos de los que lo ro­dean tie­nen se­gun­das in­ten­cio­nes.

“¿AÚN SI­GUES CRE­YEN­DO EN SAN­TA CLAUS”?

El día de No­che­bue­na, es tra­di­ción en la Ca­sa Blan­ca que el pre­si­den­te y la pri­me­ra da­ma res­pon­dan a las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de ni­ños an­sio­sos que que­rían sa­ber dón­de es­ta­ba San­ta Claus.

El pro­gra­ma se vol­vió una tra­di­ción des­pués que un ni­ño lla­mó por error al Comando de De­fen­sa Ae­roes­pa­cial de Es­ta­dos Uni­dos en 1955 y pi­dió ha­blar con San­ta Claus.

Mien­tras Me­la­nia Trump le di­jo a uno de los ni­ños que lla­ma­ron que San­ta es­ta­ba en el Saha­ra y a otro que es­ta­ba le­jos, en Ma­rrue­cos, pe­ro que lle­ga­ría a ca­sa del ni­ño que lla­ma­ba la ma­ña­na de Na­vi­dad, Trump, no con­ten­to con te­ner que res­pon­der es­tas, lla­ma­das le di­jo a Co­le­man, de sie­te años: “¿Si­gues cre­yen­do en San­ta? Por­que a los sie­te años no es ha­bi­tual”. Tal cual.

Pa­ra re­ma­tar­la, a otro ni­ño le con­tes­tó: “Ha­bla­mos des­pués”, y le col­gó. Un Do­nald Trump co­mo siem­pre. Sin tac­to y sin fil­tros.

fo­to: ap

El pre­si­den­te en su es­cri­to­rio, el pa­sa­do 24 de di­ciem­bre.

Fo­to: reuters

El des­pa­cho Oval el pa­sa­do 25 de di­ciem­bre, lis­to pa­ra una te­le­con­fe­ren­cia, pe­ro Trump no es­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.