El ex­pe­ri­men­to ita­liano de Step­hen Ban­non

El exa­se­sor de Do­nald Trump pro­mue­ve la crea­ción de una suer­te de aca­de­mia po­lí­ti­ca-re­li­gio­sa en un mo­nas­te­rio cer­ca de Ro­ma

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Chi­co Har­lan

DEN­TRO DE las pa­re­des de pie­dra del mo­nas­te­rio de Tri­sul­ti a 130 ki­ló­me­tros al sur de Ro­ma, du­ran­te más de ocho si­glos, los mon­jes han vi­vi­do en un lu­gar tran­qui­lo, oran­do, le­yen­do y pre­pa­ran­do re­me­dios me­di­ci­na­les con hier­bas del bos­que cir­cun­dan­te.

Aho­ra, só­lo que­da un mon­je de 83 años. El otro re­si­den­te de Tri­sul­ti lle­gó re­la­ti­va­men­te ha­ce po­co tiem­po. Se tra­ta de un bri­tá­ni­co de 43 años que es uno de los so­cios más cer­ca­nos de Step­hen K. Ban­non (el an­ti­guo es­tra­te­ga de Trump) en Eu­ro­pa y que es­pe­ra trans­for­mar el mo­nas­te­rio en una “es­cue­la de gla­dia­do­res de la cul­tu­ra”.

Benjamin Harn­well, el acó­li­to de Ban­non, se pa­sea a tra­vés de pa­si­llos ocul­tos y ha­bi­ta­cio­nes pin­ta­das al fres­co, mien­tras ase­gu­ra que la pró­xi­ma mi­sión en es­te si­tio es­tá a pun­to de to­mar for­ma.

Pron­to, afir­ma, el mo­nas­te­rio es­ta­ría lleno de es­tu­dian­tes que que­rrán do­mi­nar las he­rra­mien­tas de la po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta. Las sa­las de­co­ra­das con pin­tu­ras an­ti­guas ser­vi­rían co­mo au­las don­de los es­tu­dian­tes po­drán apren­der la cos­mo­vi­sión de­fen­di­da por Ban­non, quien, des­de que se que­dó fue­ra de Breit­bart News tras la pu­bli­ca­ción de Fue­go y Fu­ria —el li­bro de Mi­chael Wolff que di­bu­ja­ba un re­tra­to es­tre­me­ce­dor de Do­nald Trump, ba­sa­do en gran par­te en su tes­ti­mo­nio—, Ban­non se con­cen­tró en ser el ar­qui­tec­to de los po­pu­lis­mos en Eu­ro­pa.

¿Po­drá un lu­gar don­de los mon­jes al­gu­na vez sos­tu­vie­ron vo­tos de si­len­cio pro­du­cir la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de Mat­teo Sal­vi­nis y Vik­tor Or­bans? Harn­well es­tá en el pro­ce­so de re­clu­tar “maes­tros”.

Si to­do va bien, afir­ma, una nue­va ge­ne­ra­ción de lí­de­res pa­sa­rá tiem­po en es­te mo­nas­te­rio y lue­go des­cen­de­rá por el ca­mino de la mon­ta­ña, re­gre­sa­rá a Ro­ma, a otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas o a Was­hing­ton, pa­ra ga­ran­ti­zar que la ver­sión de la re­vuel­ta de Ban­non pue­da ex­pan­dir­se por el mun­do.

LA­BO­RA­TO­RIO PER­FEC­TO

La car­tu­ja de Tri­sul­ti, a dos ho­ras fue­ra de Ro­ma, re­fle­ja tan­to las am­bi­cio­nes gran­dio­sas co­mo el apo­yo re­li­gio­so de Ban­non y sus aliados, que sien­ten que Oc­ci­den­te se ha de­bi­li­ta­do por un con­jun­to de éli­tes co­rrup­tas y de men­ta­li­dad glo­bal, y por el de­te­rio­ro de los valores cris­tia­nos tra­di­cio­na­lis­tas. Tal co­mo lo ven, Ita­lia es un lu­gar apro­pia­do pa­ra sus pla­nes: con­tie­ne to­do el pa­sa­do que Ban­non ne­ce­si­ta pa­ra acre­di­tar una coar­ta­da cul­tu­ral ju­deo­cris­tia­na a su teo­ría po­lí­ti­ca.

El Es­ta­do ita­liano ce­dió el mo­nas­te­rio re­cien­te­men­te al ins­ti­tu­to ca­tó­li­co Dig­ni­ta­tis Hu­ma­nae (IDH), una es­pe­cie de think thank pa­ra pro­pa­gar po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras des­de el ca­to­li­cis­mo que aban­de­ra Ban­non y que di­ri­ge Harn­well, quien fue ase­sor en el Par­la­men­to Eu­ro­peo del tory Nirj De­va has­ta el 2010, cuan­do de­ci­dió tras­la­dar­se de­fi­ni­ti­va­men­te a Ro­ma.

ES­TRA­TE­GIA

Pa­ra ello se es­tá sir­vien­do de dos he­rra­mien­tas. Una, pu­ra­men­te po­lí­ti­ca, The Mo­ve­ment, un club pa­ra pro­pa­gar el ul­tra­de­re­chis­mo fun­da­do por el po­lí­ti­co bel­ga Mis­chaël Mo­dri­ka­men. Cuan­do Ban­non se unió el ve­rano pa­sa­do, el pro­yec­to des­pe­gó de gol­pe. Di­ce que lo fi­nan­cia par­te de su bol­si­llo —hi­zo una pe­que­ña for­tu­na co­mo ban­que­ro en Gold­man Sachs— y par­te con do­na­cio­nes pri­va­das eu­ro­peas que no iden­ti­fi­có. La idea es com­ba­tir a la Open So­ciety de Geor­ge So­ros, el mul­ti­mi­llo­na­rio hún­ga­ro que to­das las fuer­zas po­pu­lis­tas iden­ti­fi­can co­mo su ar­chi­ene­mi­go. The Mo­ve­ment, con se­de en Bru­se­las, pro­vee­rá de es­tu­dios, son­deos y asis­ten­cia a los par­ti­dos ul­tra­de­re­chis­tas. Su prin­ci­pal ta­rea con­sis­ti­rá en una ma­cro­en­cues­ta de ac­ti­tu­des de los vo­tan­tes so­bre Eu­ro­pa.

To­da es­ta es­tra­te­gia tie­ne ca­pi­tal y epi­cen­tro: Ro­ma. El lí­der de la Li­ga y mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, ya se ha ads­cri­to a The Mo­ve­ment, pa­re­ce que li­de­ra y une al res­to de fuer­zas de ul­tra­de­re­cha y Ban­non lo ha de­fi­ni­do co­mo “el he­re­de­ro de Trump en Eu­ro­pa”. “Ita­lia es­tá en el cen­tro del uni­ver­so de la po­lí­ti­ca”, di­jo Ban­non en una con­fe­ren­cia del par­ti- do neo­fas­cis­ta Her­ma­nos de Ita­lia, aliados de la Li­ga.

El ase­sor po­lí­ti­co y lo­bis­ta ex­pli­ca que el mo­nas­te­rio con­ti­nua­rá sir­vien­do co­mo un es­pa­cio pa­ra “ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les”. Ofre­ce­rá cur­sos de­di­ca­dos a las ideo­lo­gías tan­to de Ban­non co­mo del car­de­nal Re­na­to Raf­fae­le Mar­tino, co­no­ci­do co­mo un lu­cha­dor fe­roz con­tra la eu­ta­na­sia, la pe­na de muer­te y el abor­to.

INS­TRU­MEN­TO

La se­gun­da he­rra­mien­ta es la que es­tá mon­tan­do Harn­well, la mano de­re­cha de Ban­non en Ro­ma, en el mo­nas­te­rio. Se tra­ta de la Aca­de­mia del Oc­ci­den­te Ju­deo-Cris­tiano, una es­pe­cie de uni­ver­si­dad que quie­re for­mar a los fu­tu­ros lí­de­res des­de el pris­ma del ul­tra­ca­to­li­cis­mo. A par­tir del pró­xi­mo ve­rano em­pe­za­rán a dar cla­ses de fi­lo­so­fía, teo­lo­gía, eco­nó­mi­cas e his­to­ria. Su idea es po­ner en el cen­tro lo que ellos lla­man los “valores ju­deo­cris­tia­nos”, que se ba­san en la idea de que el hom­bre es­tá he­cho a ima­gen y se­me­jan­za de Dios.

“¿En­se­ña­re­mos los fun­da­men­tos del po­pu­lis­mo y el na­cio­na­lis­mo? Sí, ab­so­lu­ta­men­te ”, di­jo Ban­non. “Pe­ro tam­bién una ga­ma más am­plia

de te­mas. Las ten­den­cias de don­de cree­mos que se di­ri­ge el mun­do”.

Ban­non di­jo que tam­bién im­par­ti­rá una se­sión so­bre “las ar­tes apli­ca­das de los nue­vos me­dios”.

“Que­re­mos es­tar aten­tos a lo que es Oc­ci­den­te pa­ra de­fen­der­lo me­jor de las va­rias for­mas de ata­que exis­ten­cial que es­tán lle­van­do a ca­bo po­si­cio­nes de gran po­der”, cuen­ta Harn­well so­bre el cen­tro. To­do es­tá ba­sa­do en las ideas de Ban­non. Él di­se­ñó el nom­bre, bus­ca fon­dos de for­tu­nas es­ta­dou­ni­den­ses, e ins­pi­ró el pro­yec­to des­de un fa­mo­so dis­cur­so que dio en el 2014.

Ban­non, un ca­tó­li­co in­te­gris­ta, cree que evan­ge­li­zar des­de la re­li­gión tam­bién pue­de ser­vir a sus in­tere­ses po­lí­ti­cos. Uno de los miem­bros del Ins­ti­tu­to es el car­de­nal es­ta­dou­ni­den­se Ray­mond Bur­ke, co­no­ci­do por en­ca­be­zar el fren­te con­ser­va­dor opo­si­tor al papa Fran­cis­co, a quien ha lle­ga­do a acu­sar de he­re­je. Bur­ke fue uno de los car­de­na­les que en­vió la fa­mo­sa car­ta de las du­bia (du­das), que pro­tes­ta­ba por­que el papa plan­tea­se que los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar pu­die­ran vol­ver a co­mul­gar en al­gu­nos ca­sos. La aca­de­mia quie­re lu­char co­mo lobby pa­ra ex­ten­der po­lí­ti­cas con­tra el abor­to, con­tra los ho­mo­se­xua­les, con­tra la in­mi­gra­ción, con­tra los mu­sul­ma­nes e in­clu­so con­tra la igual­dad.

Harn­well di­ce que no tie­ne nin­gún pro­ble­ma con las mu­je­res que tra­ba­jan, pe­ro que es­tá en con­tra de “quie­nes las em­pu­jan a tra­ba­jar cuan­do pre­fe­ri­rían que­dar­se en ca­sa con sus hi­jos”.

Hoy por hoy ya no es “Ame­ri­ca First”, sino “pri­ma gli ita­lia­ni”.

Fo­to: twp

El director del Ins­ti­tu­to Dig­ni­ta­tis Hu­ma­nae, Benjamin Harn­well.

El mo­nu­men­to re­li­gio­so se­rá la fla­man­te se­de de una suer­te de uni­ver­si­dad del po­pu­lis­mo que el exa­se­sor de Trump

Fo­to: the was­hing­ton post

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.