Nue­va York, una al­ter­na­ti­va a Si­li­con Va­lley

Su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción, una red em­pre­sa­rial que ope­ra a ni­vel mun­dial y otras ven­ta­jas han he­cho de la gran man­za­na el nue­vo cen­tro neu­rál­gi­co de star­tups

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Mae An­der­son

EL DES­EM­BAR­CO de gi­gan­tes co­mo Ama­zon y Goo­gle, la apues­ta del sec­tor fi­nan­cie­ro por la tec­no­lo­gía y más de 7,000 star­tups con­so­li­da­ron a Nue­va York co­mo cen­tro tec­no­ló­gi­co y co­mo una po­si­ble al­ter­na­ti­va al mo­de­lo de Si­li­con Va­lley.

La gran man­za­na, la tra­di­cio­nal ca­pi­tal eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de Es­ta­dos Uni­dos, es hoy por hoy una ca­pi­tal tec­no­ló­gi­ca, pe­ro que bus­ca di­fe­ren­ciar­se de sus com­pe­ti­do­ras de la Cos­ta Oes­te.

“Nue­va York es­tá creciendo a su pro­pia ma­ne­ra”, ase­gu­ra Br­yan Lo­zano, res­pon­sa­ble de Asun­tos Ex­ter­nos de Tech:NYC, una or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­ta al sec­tor tec­no­ló­gi­co en la ciu­dad.

Fren­te a un Si­li­con Va­lley sal­pi­ca­do en es­cán­da­los y al que se cues­tio­na por su ais­la­mien­to de la reali­dad es­ta­dou­ni­den­se, Nue­va York se pro­mo­cio­na co­mo la ciu­dad don­de los ce­re­bros tec­no­ló­gi­cos com­par­ten me­tro con el res­to de la po­bla­ción y don­de el sec­tor ofre­ce so­lu­cio­nes a otras in­dus­trias ya asen­ta­das.

“To­dos to­ma­mos los mis­mos tre­nes, ca­mi­na­mos por las mis­mas ace­ras. Te­ne­mos una ciu­dad muy dis­tin­ta en ese sen­ti­do y eso crea opor­tu­ni­da­des pa­ra cons­truir re­la­cio­nes, no só­lo con com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, sino con otras in­dus­trias”, se­ña­la Lo­zano.

Un ejem­plo de esa si­tua­ción es que, en lu­gar de em­pre­sas pu­ra­men­te tec­no­ló­gi­cas, mu­chos de los pues­tos de tra­ba­jo que se ge­ne­ran en Nue­va York en ese cam­po es­tán en sec­to­res co­mo el sa­ni­ta­rio o el fi­nan­cie­ro.

PLA­TA­FOR­MA DE ATE­RRI­ZA­JE

De he­cho, tres ban­cos co­mo BNY Me­llon, JPMor­gan Cha­se y Mor­gan Stan­ley fi­gu­ran re­gu­lar­men­te en­tre los prin­ci­pa­les de­man­dan­tes de mano de obra tec­no­ló­gi­ca en la ciu­dad.

Me­dios de co­mu­ni­ca­ción con una fuer­te pre­sen­cia di­gi­tal co­mo Bloom­berg, Buz­zFeed, Vi­ce o el gru­po Oath (Huf­fPost, Tumblr o Yahoo!) tam­bién son ac­to­res cla­ve, mien­tras que cre­cen ca­da vez más em­pre­sas que ofre­cen ser­vi­cios tra­di­cio­na­les pe­ro des­de una ver­tien­te nue­va, co­mo la em­pre­sa de se­gu­ros mé­di­cos Os­car o el ser­vi­cio de su­mi­nis­tro de co­mi­das Blue Apron.

El pró­xi­mo gran sal­to, en to­do ca­so, lle­ga de la mano de los gi­gan­tes de In­ter­net y su re­no­va­do in­te­rés por la gran man­za­na.

Ama­zon, que ya tie­ne más de 2,000 tra­ba­ja­do­res en la ciu­dad, anun­ció en no­viem­bre que ins­ta­la­rá en el ba­rrio de Long Is­land City (Queens) uno de sus nue­vos cuar­te­les ge­ne­ra­les, don­de em­plea­rá a más de 25,000 per­so­nas.

Goo­gle, que cuen­ta con cer­ca de 7,000 em­plea­dos en su se­de de Chelsea, pla­nea ad­qui­rir un nue­vo edi­fi­cio de ofi­ci­nas y po­dría du­pli­car su plan­ti­lla en la ciu­dad. Fa­ce­book dis­po­ne de unas 2.000 per­so­nas en la ciu­dad e IBM la ha ele­gi­do pa­ra sus di­vi­sio­nes de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ser­vi­cios en la nu­be.

Jun­to a ellas, nu­me­ro­sas star­tups del ori­gi­nal Si­li­con Va­lley o Ca­lle­jón del Si­li­cio —el jue­go de pa­la­bras con el que se bau­ti­zó al pri­mer fo­co tec­no­ló­gi­co neoyorquino— es­tán hoy to­tal­men­te asen­ta­das y cuen­tan con am­plias plan­ti­llas.

En to­tal, se­gún ci­fras ofi­cia­les, el sec­tor di­gi­tal y de la tec­no­lo­gía em­plea a unas 135,000 per­so­nas en Nue­va York, más del do­ble que en el 2010, pe­ro otros cálcu­los si­túan la ci­fra en más de 300,000, en fun­ción de có­mo se de­li­mi­te lo que es o no un tra­ba­jo en ese ám­bi­to.

En el 2017, las star­tups neo­yor­qui­nas reunie­ron fi­nan­cia­ción por unos 12,000 mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si el do­ble que tres años an­tes, unas ci­fras que en EU só­lo su­pera Si­li­con Va­lley.

La po­bla­ción lo­cal, en to­do ca­so, si­gue vien­do con re­ce­lo es­te boom y, so­bre to­do, el des­em­bar­co de gran­des cor­po­ra­cio­nes co­mo Ama­zon.

Des­de que la em­pre­sa de Jeff Be­zos anun­ció la aper­tu­ra de su nue­va se­de, la ciu­dad ha si­do es­ce­na­rio de re­pe­ti­das pro­tes­tas de ve­ci­nos preo­cu­pa­dos por el en­ca­re­ci­mien­to que Ama­zon pue­de pro­vo­car en sus ba­rrios y por las ayu­das ofre­ci­das por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra atraer a la em­pre­sa.

La in­dus­tria en­tien­de la reac­ción, ase­gu­ra Lo­zano, que des­ta­ca que el cre­ci­mien­to del sec­tor va a ser be­ne­fi­cio­so pa­ra to­da la po­bla­ción e in­sis­te en esa idea de que las em­pre­sas tie­nen un en­fo­que di­fe­ren­te en Nue­va York.

“Hay un com­pro­mi­so de las tec­no­ló­gi­cas pa­ra me­jo­rar Nue­va York en su con­jun­to”, en­fa­ti­za.

Fo­to: twp

El edi­fi­cio Lord & Tay­lor, en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.