Big Brot­her, en el Me­tro

Was­hing­ton cree que po­dría exis­tir es­pio­na­je chino.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ben­ja­min N. Ge­dan y Fer­nan­do Cutz

DE­BE­RÍA DE exis­tir un re­loj del fin del mun­do en el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, se­de pre­si­den­cial de Ve­ne­zue­la. Ayer, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro te­nía pla­nea­do ju­ra­men­tar su se­gun­do man­da­to a pe­sar de las elec­cio­nes ama­ña­das de ma­yo pa­sa­do. (Es­te tex­to fue es­cri­to un par de días an­tes).

En su mo­men­to, paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Bra­sil, Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na, pro­me­tie­ron no re­co­no­cer los re­sul­ta­dos. (Ac­tual­men­te, Mé­xi­co ha da­do un pa­so ha­cia atrás). La es­tra­te­gia fue ar­ti­cu­la­da pa­ra lo­grar el to­tal ais­la­mien­to di­plo­má­ti­co en con­tra de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Sin em­bar­go, se es­pe­ra que go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no re­cru­dez­can sus me­di­das en con­tra de Ma­du­ro más allá de las pro­me­sas lla­ma­ti­vas que anun­cian so­bre su au­sen­cia en las fes­ti­vi­da­des du­ran­te la to­ma de po­se­sión.

A pe­sar de que el co­lap­so de Ve­ne­zue­la ha pro­vo­ca­do la sa­li­da del país de ca­si 3 mi­llo­nes de sus ha­bi­tan­tes , sus ve­ci­nos es­tán mos­tran­do po­co in­te­rés por lo­grar una res­pues­ta cla­ra fren­te al ré­gi­men.

¿POR QUÉ EXIS­TE EL TE­MOR DE AC­TUAR CON­TRA MA­DU­RO?

Hay va­rias ra­zo­nes de la inac­ción re­gio­nal. El re­sen­ti­mien­to de la in­je­ren­cia eu­ro­pea y es­ta­dou­ni­den­se es sen­si­ble pa­ra la iden­ti­dad re­gio­nal; los man­da­ta­rios du­dan en juz­gar a sus pa­res. Por ejem­plo, a pe­sar de una no­ta­ble ola de de­mo­cra­ti­za­ción en la dé­ca­da de 1980, exis­te una acep­ta­ción ge­ne­ra­li­za­da de la dic­ta­du­ra cu­ba­na.

Tam­bién hay un pro­ble­ma de ca­pa­ci­dad de res­pues­ta, ya que la re­pre­sión de Ni­ca­ra­gua con­tra la di­si­den­cia agra­va la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción de la re­gión.

Otro de los su­ce­sos que han ocu­rri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas es la elec­ción de Mé­xi­co, con la que el iz­quier­dis­ta Ló­pez Obra­dor ame­na­za con desafiar la ac­ción con­jun­ta de la re­gión fren­te a la cri­sis de Ve­ne­zue­la.

Ba­jo el man­do del ex­pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, Mé­xi­co aban­do­nó su tra­di­cio­nal po­lí­ti­ca de no in­ter­ven­ción y ga­nó li­de­raz­go den­tro de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y del Gru­po de Li­ma.

El vier­nes, el gru­po en­du­re­ció su pos­tu­ra en con­tra de la re­elec­ción de Ma­du­ro y ame­na­zó con lan­zar san­cio­nes fi­nan­cie­ras. Pe­ro his­tó­ri­ca­men­te es­tos paí­ses se han con­for­ma­do só­lo con la re­tó­ri­ca de las de­cla­ra­cio­nes. Ade­más, Mé­xi­co pa­re­ce es­tar acer­cán­do­se a Ca­ra­cas: Ló­pez Obra­dor in­vi­tó a Ma­du­ro a su to­ma de po­se­sión y se opu­so a apo­yar la lí­nea más du­ra del Gru­po de Li­ma, dis­mi­nu­yen­do enor­me­men­te su in­fluen­cia.

So­bre Was­hing­ton, los dos que fir­ma­mos es­te tex­to tra­ba­ja­mos el te­ma de Ve­ne­zue­la en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en los úl­ti­mos años; uno de no­so­tros pa­ra el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y el otro pa­ra el pre­si­den­te Trump. Du­ran­te los úl­ti­mos tres años, la Ca­sa Blan­ca ha ce­le­bra­do la cre­cien­te opo­si­ción a Ma­du­ro, pe­ro no ha pe­di­do más a los ve­ci­nos de Ve­ne­zue­la. Es de­cir, Es­ta­dos Uni­dos tam­bién ha con­tri­bui­do con la se­ve­ra cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y hu­ma­ni­ta­ria de Ve­ne­zue­la.

HO­RA CLA­VE

Es ho­ra de exi­gir más a Amé­ri­ca La­ti­na. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, los go­bier­nos de la re­gión de­ben adop­tar san­cio­nes uni­la­te­ra­les pa­ra cas­ti­gar a los clep­tó­cra­tas, cu­yo ro­bo, in­com­pe­ten­cia y bru­ta­li­dad han em­po­bre­ci­do a un país ri­co en pe­tró­leo.

Du­ran­te va­rios años, Es­ta­dos Uni­dos han es­ta­do im­po­nien­do san­cio­nes a Ve­ne­zue­la, di­ri­gi­das a los nar­co­tra­fi­can­tes y vio­la­do­res de de­re­chos hu­ma­nos del go­bierno de Ma­du­ro, in­clui­dos el pro­pio pre­si­den­te, el vi­ce­pre­si­den­te y la pri­me­ra da­ma.

En no­viem­bre del 2017, la Unión Eu­ro­pea tam­bién apro­bó san­cio­nes con­tra Ca­ra­cas.

Pe­ro en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, só­lo Pa­na­má ha acor­da­do san­cio­nar a Ve­ne­zue­la. El res­to de la re­gión in­sis­te en que sus ma­nos es­tán ata­das por res­tric­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les.

Los man­da­ta­rios han re­cha­za­do las ofer­tas que abo­ga­dos del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos les han he­cho pa­ra ayu­dar­los a re­dac­tar le­yes so­bre san­cio­nes.

En cam­bio, se pa­ra­pe­tan en el es­cu­do de las res­pues­tas mul­ti­la­te­ra­les, sa­bien­do que la OEA y el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das se en­cuen­tran blo­quea­dos.

Los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­ben en­con­trar ma­ne­ras de su­pe­rar los obs­tácu­los pa­ra la apli­ca­ción de san­cio­nes, ya sea pro­po­nien­do nue­vas le­yes o iden­ti­fi­can­do he­rra­mien­tas al­ter­na­ti­vas, co­mo los pro­ce­sos pe­na­les por la­va­do de di­ne­ro o nar­co­trá­fi­co que ocu­rrie­ron en sus ju­ris­dic­cio­nes.

A di­fe­ren­cia de otras re­gio­nes, Amé­ri­ca La­ti­na, mar­ca­da por una his­to­ria de dic­ta­du­ras mi­li­ta­res bru­ta­les, ha de­cla­ra­do la de­mo­cra­cia co­mo la úni­ca for­ma acep­ta­ble de go­bierno.

Pa­ra cum­plir con ese com­pro­mi­so, los lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos ya no de­ben tra­tar a Ma­du­ro co­mo su con­tra­par­te. En cam­bio, a Ma­du­ro y a su círcu­lo in­terno se les de­be ne­gar el ac­ce­so a los sis­te­mas fi­nan­cie­ros la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Los miem­bros de su ré­gi­men y sus fa­mi­lia­res no de­be­rían po­der via­jar a tra­vés de Amé­ri­ca La­ti­na, ni con pa­sa­por­tes ofi­cia­les ni co­mo tu­ris­tas. Sus em­ba­ja­do­res de­ben ser de­cla­ra­dos per­so­nas no gra­tas y re­gre­sar a ca­sa.

Hay que ha­cer­lo.

Fo­to: ap

El FMI es­ti­ma la in­fla­ción de Ve­ne­zue­la du­ran­te el 2019 en 8 dí­gi­tos.

Ma­du­ro asu­mió ayer la pre­si­den­cia de Ve­ne­zue­la por se­gun­da oca­sión, a pe­sar de unos co­mi­cios ama­ña­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.