TEM­PO­RA­DA AL­TA

Vi­cen­te Fe­rrey­ra Acos­ta, di­rec­tor ge­ne­ral de Sus­ten­tur, ex­pli­ca las re­per­cu­sio­nes de la so­bre­den­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­cas

El Economista (México) - Turismo - - Portada - POR VI­CEN­TE FE­RREY­RA ACOS­TA Vi­cen­te Fe­rrey­ra Acos­ta es di­rec­tor ge­ne­ral de Sus­ten­tur

EN EL TU­RIS­MO, MÁS ES ME­JOR… o eso creía­mos. El éxi­to del tu­ris­mo es cla­ro; en el mun­do, 1,322 mi­llo­nes de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les se mo­vie­ron fue­ra de sus paí­ses el año pa­sa­do, y se cal­cu­la que los via­jes in­ter­nos (tu­ris­tas den­tro de sus paí­ses) al­can­zan en­tre 5,000 y 6,000 mi­llo­nes al año; en Mé­xi­co, he­mos te­ni­do cre­ci­mien­tos de has­ta dos dí­gi­tos anua­les en la re­cep­ción de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les en el úl­ti­mo se­xe­nio (11.6% del 2016 al 2017, por ejem­plo), y los me­xi­ca­nos via­ja­mos ca­da vez más por nues­tro país.

Y las pers­pec­ti­vas glo­ba­les y lo­ca­les son de con­ti­nuo cre­ci­mien­to. ¿Eso es bueno?

La res­pues­ta no es fá­cil y no es úni­ca, pe­ro en los úl­ti­mos años y en al­gu­nas ciu­da­des el cre­ci­mien­to ha ge­ne­ra­do con­flic­tos que ha­cen que la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca se vuel­va un ries­go, que la sa­tis­fac­ción de tu­ris­ta y re­si­den­te ba­je, que los re­si­den­tes de­jen las ciu­da­des (y con ello, se va­yan las tra­di­cio­nes) y que la ca­li­dad de los es­pa­cios cul­tu­ra­les y na­tu­ra­les dis­mi­nu­ya.

El tér­mino, de­fi­ni­do en in­glés co­mo over­crow­ding (so­bre­den­si­fi­ca­ción, en es­pa­ñol), se ha vuel­to ca­da vez más po­pu­lar pa­ra ha­blar de aque­llos si­tios que ya no pue­den ma­ne­jar y ges­tio­nar su tu­ris­mo ade­cua­da­men­te.

¿Y có­mo sa­ber si es­ta­mos o no en es­ta ca­te­go­ría? Aun­que es su­fi­cien­te en oca­sio­nes sa­lir a la ca­lle y ob­ser­var, el Con­se­jo Glo­bal de Via­jes y Tu­ris­mo (WTTC, por su si­gla en in­glés), que di­ri­ge la me­xi­ca­na Glo­ria Gue­va­ra, ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio con in­di­ca­do­res pa­ra iden­ti­fi­car los “sín­to­mas” de so­bre­den­si­fi­ca­ción en los des­ti­nos, y han eva­lua­do 68 ciu­da­des a ni­vel glo­bal pa­ra en­con­trar qué tan “en­fer­mas” es­tán de es­ta cri­sis.

Con es­tos in­di­ca­do­res, que van de la im­por­tan­cia lo­cal del tu­ris­mo y su cre­ci­mien­to has­ta los efec­tos de la ac­ti­vi­dad en la na­tu­ra­le­za y cultura, va­le la pe­na pre­gun­tar­nos ¿có­mo es­ta­mos en nues­tros des­ti­nos? Y, lo más im­por­tan­te, ¿qué im­pac­tos se es­tán de­ri­van­do o pue­den de­ri­var­se si no ac­tua­mos de in­me­dia­to?

Una de las ciu­da­des que más con­flic­tos ha te­ni­do con es­te te­ma, pe­ro que tam­bién es­tá tra­ba­jan­do pa­ra re­sol­ver­lo es Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña; ellos es­ta­rán en­tre los asis­ten­tes de la se­gun­da edi­ción del Sus­tai­na­ble and So­cial Tou­rism Sum­mit que se lle­va­rá a ca­bo del 14 al 17 de mar­zo en Can­cún, Quin­ta­na Roo, con la in­ten­ción de dis­cu­tir es­tos gran­des re­tos glo­ba­les, y po­ner so­bre la me­sa las so­lu­cio­nes ne­ce­sa­rias.

Co­mo Bar­ce­lo­na, hay otras ciu­da­des de las cua­les apren­der, pe­ro tam­bién mu­chas que si­guen pen­san­do en el cre­ci­mien­to del tu­ris­mo co­mo una so­lu­ción úni­ca y no co­mo una opor­tu­ni­dad que, bien ges­tio­na­da, pue­de ge­ne­rar desa­rro­llo re­gio­nal.

¿Es­ta­mos lle­gan­do a la era de los des­ti­nos que se mue­ren de éxi­to? Por­que, co­mo di­ce el reporte del WTTC: “Cuan­do la so­bre­den­si­fi­ca­ción ha lle­ga­do muy le­jos, las re­per­cu­sio­nes son di­fí­cil de re­ver­tir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.