SI­LEN­CIO QUE INS­PI­RA

Es­te sis­te­ma de ca­ño­nes ofre­ce un am­bien­te de ce­ro dis­trac­cio­nes don­de em­pre­sa­rios se con­cen­tran en me­jo­rar es­tra­te­gias

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Jan­sel Jiménez Bu­lle / En­via­do Fo­tos: Zu­lley­ka Ho­yo jan­sel.ji­me­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

DIVISADERO, Chihuahua. La vi­sión de la tie­rra abier­ta en abis­mos de ca­si 2,000 me­tros cau­sa un efec­to es­pe­cial en la men­te de los hom­bres de ne­go­cios, quie­nes hon­da­men­te pon­de­ran es­tra­te­gias pa­ra afron­tar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble los re­tos cor­po­ra­ti­vos.

El re­sul­ta­do de si­tuar­se en el fi­lo de las Ba­rran­cas del Co­bre y mi­rar ha­cia aba­jo es un cor­te abrup­to en la pers­pec­ti­va co­ti­dia­na, su­per­fi­cial, que da paso a re­fle­xio­nes que des­cien­den al fon­do de los pen­dien­tes que de­ben ser re­suel­tos.

Ahí, en la hi­le­ra de ca­ño­nes que cons­ti­tu­yen la zo­na más es­car­pa­da de la sie­rra Ta­rahu­ma­ra,

los em­pre­sa­rios ha­cen ma­du­rar las de­ci­sio­nes que to­ma­rán cuan­do re­gre­sen a sus res­pec­ti­vas ciu­da­des de ori­gen.

En esos ca­ño­nes na­tu­ra­les de Chihuahua, com­pa­ñías au­to­mo­tri­ces han pre­sen­ta­do au­to­mó­vi­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas rea­li­za­do con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, por­que son di­fe­ren­tes, re­mo­tas, ais­la­das del mun­da­nal rui­do pe­ro, se­gún cuen­ta la le­yen­da ra­rá­mu­ri, co­nec­ta­das con el ar­qui­tec­to del mun­do, quien las for­mó en el prin­ci­pio “cuan­do las pie­dras aún no se en­du­re­cían, cuan­do aún es­ta­ban tier­ni­tas”.

Ge­ne­ral­men­te, los con­ven­cio­nis­tas lle­gan pa­ra rom­per es­que­mas, sa­lir del con­fort tri­lla­do que ofre­cen las pla­yas y en­con­trar­se con­si­go mis­mos, con sus vir­tu­des des­li­ga­das de las preo­cu­pa­cio­nes ci­ta­di­nas.

“El des­tino de pla­ya es bas­tan­te con­ven­cio­nal y es­te des­tino, de­bi­do a que está se­pa­ra­do de la ci­vi­li­za­ción, lo ha­ce un pun­to más atrac­ti­vo por­que hay me­nos dis­trac­cio­nes; no hay dis­co­te­cas, no hay ba­res, en­ton­ces tie­nes a los par­ti­ci­pan­tes ais­la­dos y con­cen­tran su aten­ción só­lo en la ac­ti­vi­dad que tie­nen pla­nea­da.

“El lu­gar es muy po­li­fa­cé­ti­co, muy ver­sá­til, y siem­pre ha si­do muy so­co­rri­do por los em­pre­sa­rios. Vie­nen en se­mi­na­rios pa­ra apren­der un po­co más y dar a co­no­cer pro­duc­tos, por eso es un lu­gar atrac­ti­vo”, di­ce Ber­nar­do Bal­de­rra­ma Gar­cía, di­rec­tor ge­ne­ral de Mi­ra­dor, ho­tel si­tua­do en el fi­lo de las ba­rran­cas.

En­cla­va­do co­mo ni­do de águi­las en las ro­cas del ca­ñón, el ho­tel tie­ne un sa­lón de even­tos con ca­pa­ci­dad de 200 per­so­nas. Ahí la vis­ta es im­pre­sio­nan­te, so­bre to­do du­ran­te el ama­ne­cer cuan­do las nubes des­cien­den a la al­tu­ra de la vis­ta, así co­mo los pro­yec­tos de los con­ven­cio­nis­tas ba­jan de la ima­gi­na­ción al cam­po de las de­ter­mi­na­cio­nes pró­xi­mas a eje­cu­tar.

“Nos to­ca aten­der a gru­pos de 20 has­ta 200 per­so­nas. La gran ma­yo­ría pro­vie­ne de México, y en su ma­yo­ría del cen­tro de la Re­pú­bli­ca, de la Ciu­dad de México y el Es­ta­do de México. Es­to de­bi­do a la cer­ca­nía por me­dio de vue­los, ya sea lle­gan­do a Los Mochis, en Si­na­loa, o a la ciu­dad de Chihuahua”, ex­pli­ca Bal­de­rra­ma.

Des­de esas dos ciu­da­des se pue­de ha­cer es­ca­la pa­ra lle­gar al lu­gar, por­que ahí se en­cuen­tran es­ta­cio­nes del úni­co tren de pa­sa­je­ros en México, El Che­pe, que ha­ce pa­ra­da en las Ba­rran­cas del Co­bre, a unos me­tros del ho­tel.

el en­cuen­tro con los de pies li­ge­ros

Un pue­blo de unos 30,000 años de an­ti­güe­dad ha­bi­ta las pro­fun­di­da­des de las Ba­rran­cas del Co­bre. Son los ra­rá­mu­ris, tér­mino au­tóc­tono que sig­ni­fi­ca los de pies li­ge­ros. El nom­bre re­fle­ja tres com­po­nen­tes es­truc­tu­ra­les de su cul­tu­ra: ca­mi­nar, co­rrer y bai­lar.

En el si­glo XVII, ellos no acep­ta­ron tra­ba­jar en mi­nas ni en ha­cien­das de los es­pa­ño­les. Por ello se re­fu­gia­ron en las zonas más inac­ce­si­bles de la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra, don­de con­ser­va­ron su die­ta prin­ci­pal­men­te ve­ge­ta­ria­na, que só­lo rom­pen en los días de fies­ta en que co­men car­ne de chi­vo o de ve­na­do.

Es no­ta­ble la ha­bi­li­dad que tie­nen pa­ra des­pla­zar­se a pie en los te­rre­nos es­car­pa­dos, so­bre to­do los hom­bres jó­ve­nes, quie­nes lo ha­cen en com­pe­ten­cias en que se dispu­tan el ca­ri­ño de al­gu­na mu­jer con quien desean ca­sar­se. En otras oca­sio­nes dan pe­que­ños pa­sos acom­pa­ña­dos por mú­si­ca de vio­lín. En­ton­ces no se dispu­tan na­da, sino que dan­zan en ho­nor de al­gún fa­mi­liar fa­lle­ci­do.

Es­tas tra­di­cio­nes son ex­pli­ca­das por jó­ve­nes ra­rá­mu­ris, quie­nes con­du­cen a gru­pos de con­ven­cio­nis­tas en un ca­mino por la ba­rran­ca que co­mien­za y ter­mi­na en la en­tra­da de Mi­ra­dor.

“A las cua­tro de la tar­de, nues­tro re­co­rri­do ini­cia en la en­tra­da del ho­tel, es una ca­mi­na­ta de dos ki­ló­me­tros. Pri­me­ra­men­te, los lle­va­mos a unos mi­ra­do­res a ver la ba­rran­ca. En­ton­ces un jo­ven ra­rá­mu­ri les ha­bla de la ve­ge­ta­ción de la zo­na. Lue­go se de­tie­nen en un lu­gar y él les ha­ce la de­mos­tra­ción de un jue­go an­ces­tral. Unos 20 mi­nu­tos tie­ne de du­ra­ción la ex­pli­ca­ción, en la cual los tu­ris­tas in­ter­ac­túan di­rec­ta­men­te con él”, di­ce Is­mael Agüe­ro Agui­lar, guía del Ho­tel Mi­ra­dor.

El pa­seo con­ti­núa por es­tre­chos sen­de­ros has­ta lle­gar a la zo­na de las cho­zas de los na­ti­vos, he­chas de paredes de la­dri­llo y te­chos de lá­mi­na, en la par­te me­dia de la ba­rran­ca. Ahí se tie­ne el pri­vi­le­gio de ver de cer­ca el es­ti­lo sen­ci­llo de vi­da de los in­dí­ge­nas, quie­nes ex­pli­can que vi­ven prin­ci­pal­men­te de la ven­ta de ar­te­sa­nías y el au­to­cul­ti­vo. Es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra des­per­tar la cons­cien­cia de los con­ven­cio­nis­tas por­que, por efec­to de con­tras­te, se dan cuen­ta de la ver­da­de­ra di­men­sión que tie­nen los be­mo­les de la ofi­ci­na.

Des­pués con­ti­núa la ca­mi­na­ta que ter­mi­na en el ho­tel, don­de un jo­ven ra­rá­mu­ri rea­li­za una dan­za acom­pa­ña­da por mú­si­ca tra­di­cio­nal, que rin­de ho­me­na­je a los an­te­pa­sa­dos di­fun­tos. Al­gu­nos de los tu­ris­tas se unen al bai­le del mu­cha­cho in­dí­ge­na que, con sus pies li­ge­ros, des­cri­be con brin­qui­tos una cir­cun­fe­ren­cia ima­gi­na­ria so­bre el pi­so.

“El re­co­rri­do du­ra en­tre ho­ra y me­dia y dos ho­ras. Ha te­ni­do mu­cho éxi­to en­tre hom­bres de ne­go­cios, pues es un es­la­bón, un buen com­ple­men­to. Es­ta­mos ofre­cien­do al­go di­fe­ren­te de lo que está acos­tum­bra­do a ha­cer el tu­ris­ta de ne­go­cios”, co­men­ta Agüe­ro Agui­lar.

Pa­ra los via­je­ros más in­tré­pi­dos, Agüe­ro di­ce que hay ac­ti­vi­da­des más lar­gas de sen­de­ris­mo, idó­neas pa­ra per­so­nas con bue­na con­di­ción fí­si­ca. “Son tours de 11 ki­ló­me­tros, ca­mi­na­tas más fuer­tes. Des­cen­de­mos más en la ba­rran­ca y co­no­ce­mos más lu­ga­res. Al fi­nal ter­mi­na­mos en un pun­to ba­jo y abor­da­mos el te­le­fé­ri­co pa­ra re­gre­sar a don­de ini­cia­mos”.

Aden­trar­se en es­ta gar­gan­ta vol­cá­ni­ca per­mi­te ad­mi­rar im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes na­tu­ra­les y co­no­cer la cul­tu­ra ra­rá­mu­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.