¿EX­PER­TO EN VI­NOS?

El vino fue he­cho pa­ra dis­fru­tar­lo y no pa­ra su­frir­lo, so­bre to­do cuan­do se pre­ten­den im­po­ner for­mas úni­cas de be­ber­lo o cuan­do su cos­to va­cía bi­lle­te­ras, ase­gu­ra som­me­lier

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Jan­sel Jiménez Bu­lle jan­sel.ji­me­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

Si­gue es­tos con­se­jos de la som­me­lier Lau­ra San­tan­der y con­viér­te­te en un co­no­ce­dor

En con­tra de la or­to­do­xia que, co­mo cor­sé, cons­tri­ñe la es­pon­ta­nei­dad en el gus­to y tam­bién la car­te­ra de quie­nes, sin so­lem­ni­da­des, só­lo quie­ren dis­fru­tar un buen vino, sur­ge un pun­to de vis­ta mu­cho más re­la­ja­do, pe­ro que tam­bién tie­ne sus­ten­to eno­ló­gi­co.

La idea, se­gún Lau­ra San­tan­der Sal­dí­var, som­me­lier cer­ti­fi­ca­da y so­cia del res­tau­ran­te Eloi­se, es no ca­sar­se con esas nor­mas con­sa­gra­das de maridaje, sino pro­bar de to­do, for­mar po­co a po­co un cri­te­rio pro­pio y no des­fal­car­se en la com­pra de una bo­te­lla.

“En­tre más to­mes vino, me­jor apren­de­rás, por­que creo que siem­pre hay que pro­bar de to­do, pe­ro tam­bién siem­pre de­bes te­ner una ba­se en la que tú va­yas de­fi­nien­do más o me­nos qué es lo que te gus­ta, in­clu­si­ve en mar­cas”, ex­pre­sa San­tan­der Sal­dí­var.

Nun­ca con­vie­ne de­jar de la­do el te­ma eco­nó­mi­co en la se­lec­ción de un vino por­que, de acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, es re­co­men­da­ble que el con­su­mi­dor se si­túe en una zo­na se­gu­ra, en tér­mi­nos mo­ne­ta­rios, en la que sien­ta que be­be al­go nue­vo, di­fe­ren­te, pe­ro sin su­frir por­que con­si­de­re que se le está yen­do el di­ne­ro en ca­da tra­go que da.

“Es muy im­por­tan­te que tam­bién com­pres un vino con el que tú te sien­tas có­mo­do al pa­gar­lo, por­que lue­go hay vi­nos que son muy ri­cos y muy caros. Que sea un vino que va­ya bien con tu car­te­ra y con tu pa­la­dar”, ex­pli­ca San­tan­der.

en de­fen­sa de los out­si­ders

Si al­guien tie­ne una pre­fe­ren­cia que va en con­tra de las con­ven­cio­nes de maridaje, ¿de­be sen­tir­se mal? “Pa­ra na­da. La gen­te tie­ne que co­mer y be­ber co­mo le gus­te. Al­gu­nos des­ca­li­fi­can a quie­nes les gus­ta to­mar, por ejemplo, cle­ri­cot. Pe­ro que se lo to­men, ¿cuál es el pro­ble­ma? Yo creo que el vino es pa­ra dis­fru­tar­se, no pa­ra ca­ta­lo­gar­lo, ni pa­ra ce­rrar­se a otras po­si­bi­li­da­des”, res­pon­de la ex­per­ta som­me­lier.

En­se­gui­da, San­tan­der ma­ti­za su res­pues­ta he­te­ro­do­xa al re­co­no­cer que exis­ten for­mas idó­neas pa­ra to­mar vino y ma­ri­da­jes es­ta­ble­ci­dos muy bue­nos; sin em­bar­go, re­to­ma su te­sis ini­cial y fi­na­li­za así: “Sé que mi opi­nión está en con­tra de mu­chos, pe­ro es la ver­dad, quien com­pró el vino es quien se lo va a to­mar y que se lo to­me co­mo me­jor le pa­rez­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.