LA ÚL­TI­MA CI­TA

Des­pués de par­ti­ci­par en una con­ven­ción, la visita a es­ta ma­ra­vi­lla natural es cla­ve pa­ra asen­tar ideas y po­ner­las en pros­pec­ti­va

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Re­dac­ción tu­ris­mo@ele­co­no­mis­ta.mx

Don­de la tie­rra ter­mi­na en pre­ci­pi­cio, el agua cae in­ter­mi­na­ble­men­te e hip­no­ti­za a hom­bres de ne­go­cios que con­tem­plan de cer­ca es­te pro­di­gio natural des­de al­guno de sus mi­ra­do­res.

Es en las Ca­ta­ra­tas del Niágara, en la fron­te­ra en­tre Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, don­de ocu­rre es­ta es­ce­na, suer­te de em­be­le­sa­mien­to sus­ci­ta­da por el des­cen­so abrup­to de mi­llo­nes de li­tros de agua por mi­nu­to, des­de una al­tu­ra apro­xi­ma­da de 65 me­tros.

El agua no de­ja de caer pe­ro ellos de­jan, por un mo­men­to, de con­ver­sar en­tre sí y en­ton­ces mi­ran có­mo la im­po­nen­te co­lum­na de lí­qui­do des­cri­be una cur­va y lue­go una im­pla­ca­ble rec­ta des­cen­den­te que, al cho­car con la su­per­fi­cie del agua, se des­com­po­ne en una mi­ría­da de gotas.

Ellos es­tán en un mirador, a unos me­tros de las ca­ta­ra­tas que les sa­lu­da en for­ma de ro­cío en­vol­ven­te; sin em­bar­go, no se mo­jan por­que vis­ten un tra­je im­permea­ble so­bre la ro­pa for­mal que por la ma­ña­na lu­cían en la reunión rea­li­za­da en al­guno de los cen­tros de con­ven­cio­nes si­tua­dos en la fron­te­ra en­tre am­bos paí­ses nor­te­ame­ri­ca­nos.

Ahí es­tán ellos, con la mi­ra­da fi­ja en el es­pec­tácu­lo natural y con la men­te con­cen­tra­da en las con­clu­sio­nes más re­le­van­tes de la con­ven­ción. Así co­mo el agua cae, los pen­sa­mien­tos de los eje­cu­ti­vos unen, de arri­ba ha­cia aba­jo, me­dian­te una lí­nea ver­ti­cal, los pun­tos más im­por­tan­tes de la teo­ría em­pre­sa­rial ape­nas ha­ce unas ho­ras ex­pues­tos con los pun­tos con­cre­tos que de­ben ser re­suel­tos cuan­do re­gre­sen a sus ofi­ci­nas. Son las 2 de la tar­de en las Ca­ta­ra­tas del Niágara.

Se acer­ca la pri­ma­ve­ra, y ha­ce un buen clima que, des­de la pers­pec­ti­va ca­na­dien­se, se con­si­de­ra cuan­do el ter­mó­me­tro mar­ca po­co más de 0 gra­dos Cel­sius. Es cuan­do las ca­ta­ra­tas no es­tán con­ge­la­das y flu­yen con to­da su fuer­za.

“Las ca­ta­ra­tas son la úl­ti­ma atrac­ción pa­ra con­ven­cio­nis­tas, pa­ra ce­rrar con bro­che de oro, pa­ra re­la­jar­se, des­pe­jar­se un po­co. Por eso el si­tio es muy atrac­ti­vo, no só­lo pa­ra tu­ris­mo con­ven­cio­nal, sino tam­bién pa­ra tu­ris­mo de ne­go­cios. El año pa­sa­do, por las ci­fras que se ma­ne­jan, vino mu­chí­si­ma gen­te de Es­ta­dos Uni­dos, fue el lu­gar que más gen­te man­dó”, ex­pre­sa Bo­ris Nef­ta­lí Acevedo, guía de tu­ris­tas en On­ta­rio.

“Dis­mi­nu­ye­ron tam­bién un po­co las vi­si­tas de via­je­ros eu­ro­peos, y tam­bién vino mu­cha gen­te de Mé­xi­co. Ha­ce po­co más de un año qui­ta­ron la vi­sa pa­ra los me­xi­ca­nos, lo que pro­vo­có que vi­nie­ra más gen­te de ese país, pe­ro a ni­vel de con­ven­cio­nes, prin­ci­pal­men­te vie­nen ca­na­dien­ses y es­ta­dou­ni­den­ses”.

DES­DE EL AI­RE

Hay tam­bién gru­pos VIP que so­bre­vue­lan las ca­ta­ra­tas en he­li­cóp­te­ro. El re­co­rri­do aé­reo, de acuer­do con Acevedo, es muy po­pu­lar es­pe­cial­men­te en los ni­ve­les em­pre­sa­ria­les al­tos, a par­tir de abril y has­ta que ter­mi­na el ve­rano.

“Aquí es­tá cer­ca el ae­ro­puer­to de Nia­ga­ra Falls y de ahí sa­len los he­li­cóp­te­ros. Y has­ta oc­tu­bre se pue­den ver, a la vez, dos o tres he­li­cóp­te­ros so­bre­vo­lan­do las ca­ta­ra­tas”, di­ce el guía.

Al­gu­nos em­pre­sa­rios han co­men­ta­do que, tras ha­cer el tour en la ae­ro­na­ve a unos cuan­tos me­tros en las ca­ta­ra­tas, una sen­sa­ción de hu­mil­dad e in­sig­ni­fi­can­cia an­te tal gran­de­za de la na­tu­ra­le­za to­ca hon­do sus corazones. Por ello, se­ría im­pre­ci­so con­si­de­rar que es­ta ex­pe­rien­cia fo­men­ta una in­ter­pre­ta­ción arro­gan­te y au­to­cen­tra­da de la vi­da, sino to­do lo con­tra­rio.

La vi­sión del im­po­nen­te fe­nó­meno natural tam­bién se pue­de dis­fru­tar des­de una me­sa cu­bier­ta por man­te­les blan­cos. A par­tir de me­dio­día, Ele­ments on the Falls, res­tau­ran­te si­tua­do a unos pa­sos de las ca­ta­ra­tas, se per­ci­be muy con­cu­rri­do por fa­mi­lias y gen­te de em­pre­sa. Ahí no só­lo lle­gan a dis­fru­tar de pla­ti­llos co­mo el sal­món asa­do, sino tam­bién a aso­mar­se por los ven­ta­na­les pa­ra, de nue­va cuen­ta, ver co­mo em­be­le­sa­dos la caí­da de tan­ta agua.

“En el res­tau­ran­te Ele­ments on the Falls, los hués­pe­des pue­den dis­fru­tar de im­pre­sio­nan­tes vis­tas jun­to con me­nús de tem­po­ra­da que

mues­tran una va­rie­dad de sa­bo­res lo­ca­les del Co­rre­dor del río Niágara”, ex­pli­ca Li­sa Se­ra­da, ge­ren­te de ven­tas de Nia­ga­ra Parks, agen­cia del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, Cultura y Deportes de On­ta­rio, Ca­na­dá.

FUE­GO SO­BRE EL AGUA

A par­tir de ma­yo pró­xi­mo, las no­ches en las ca­ta­ra­tas po­ten­cia­rán su belleza, por­que en sus cie­los co­men­za­rán los es­pec­tácu­los de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, que en es­te año cum­pli­rán 25 años de tra­di­ción.

Las fi­gu­ras de fue­go que en el ai­re pa­re­cen co­lo­ri­das flo­res que se abren y lue­go se de­sin­te­gran en mul­ti­tud de pun­tos lu­mi­no­sos que fi­nal­men­te se apa­gan, se­rán un gan­cho que atra­pa­rá por más días a hom­bres de ne­go­cios que de­ci­dan ex­ten­der, por sim­ple es­par­ci­mien­to, el via­je que po­si­ble­men­te al prin­ci­pio só­lo te­nía fi­nes em­pre­sa­ria­les.

La pi­ro­tec­nia tam­bién es­ta­rá acom­pa­ña­da por lu­ces lá­ser de co­lo­res pro­yec­ta­das so­bre las ca­ta­ra­tas que, por cier­to, las ilu­mi­nan du­ran­te to­das las no­ches del año, con­fi­rién­do­les un to­que mis­te­rio­so, no te­rres­tre, co­mo de at­mós­fe­ra de al­gu­na lu­na de Jú­pi­ter.

“Co­mo pre­sen­ta­do­ra de la se­rie anual de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, me com­pla­ce ayu­dar a atraer y alen­tar las vi­si­tas noc­tur­nas y au­men­tar la du­ra­ción de las es­ta­días, aquí en el des­tino”, di­ce Ja­ni­ce Thom­son, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Nia­ga­ra Parks.

El ob­je­ti­vo fi­nal es con­ver­tir al lu­gar en uno de los par­ques na­tu­ra­les más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, de acuer­do con Thom­son. Es­to, con el res­pal­do de ho­te­les de fir­mas trans­na­cio­na­les, ca­si­nos, par­ques de di­ver­sio­nes y cen­tros de reunio­nes cir­cun­dan­tes.

“Es­ta­mos muy en­tu­sias­ma­dos en desem­pe­ñar un pa­pel de li­de­raz­go con Nia­ga­ra Parks pa­ra ayu­dar a ani­mar y me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del clien­te sin im­por­tar cuál es el mo­ti­vo del via­je”, di­ce Ant­hony An­nun­zia­ta, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Tu­ris­mo de Niágara, quien tam­bién co­men­ta que sus es­fuer­zos se en­fo­can en cris­ta­li­zar una nue­va na­rra­ti­va que ha­ga de las ca­ta­ra­tas un si­tio mo­derno, so­fis­ti­ca­do, iman­ta­do pa­ra los via­je­ros de ne­go­cios.

En el Jour­ney Behind los vi­si­tan­tes bajan 46 me­tros, en un ele­va­dor, pa­ra lle­gar al co­ra­zón de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.