Un rin­cón con co­ra­zón de pla­ta

Lo­ca­li­za­do a tres ho­ras de la CDMX, es­te Pue­blo Má­gi­co es una op­ción pa­ra es­ca­par­se un fin de se­ma­na, le­jos del bu­lli­cio de la ca­pi­tal

El Economista (México) - Turismo - - De Placer - tu­ris­mo@ele­co­no­mis­ta.mx

Di­cen que es­te po­bla­do se for­mó a gol­pe de ba­rre­ta, cuan­do en el si­glo XVII, cien­tos de mi­ne­ros arran­ca­ron de las en­tra­ñas de la tie­rra la ri­que­za, esa que du­ran­te años lle­nó de bo­nan­zas a es­ta re­gión del nor­te de Gue­rre­ro.

Y tam­bién fue­ron ellos quie­nes de­ja­ron al des­cu­bier­to la his­to­ria de es­te pue­blo mi­ne­ro, que hoy a más de 500 años de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les, con­ti­núa con su tra­di­ción pla­te­ra.

En­cla­va­da en el cerro del Ata­chi, es­ta ciu­dad de si­nuo­sas y em­pi­na­das ca­lles em­pe­dra­das, an­ti­guos ca­se­ríos de mu­ros blan­cos re­ma­ta­dos con te­jas ro­jas, si­gue sien­do leal a su ri­co pa­sa­do.

Es­te Pue­blo Má­gi­co de­be su fa­ma a los di­ver­sos ob­je­tos y joyas ela­bo­ra­das en pla­ta por las ma­nos de los ar­te­sa­nos, pues se­gún sus ha­bi­tan­tes, allí no se crean pie­zas, sino au­tén­ti­cas obras de ar­te.

SU PA­SA­DO GLO­RIO­SO

Des­pués de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les en bus­ca de la pla­ta, pa­sa­ron más de 200 años an­tes de que se desa­rro­lla­ran las tec­no­lo­gías que per­mi­tie­ron la ex­trac­ción ma­si­va de ese me­tal. El pri­mer au­ge mi­ne­ro fue en el si­glo XVII, pe­ro años más tar­de lle­gó la pri­me­ra cri­sis de la ex­plo­ta­ción y és­ta se vuel­ve in­cos­tea­ble.

A prin­ci­pios del si­glo XX, Wi­lliam Spratling le da un nue­vo im­pul­so a la ciu­dad, que con­sis­tía en dar for­ma a es­te me­tal, a tra­vés de dis­tin­tos di­se­ños, a lo que él lla­mó el ar­te de la pla­ta. Fue en­ton­ces cuan­do Taxco se da a co­no­cer co­mo un cen­tro jo­ye­ro en el país. Hoy gra­cias a la di­ver­si­dad de ob­je­tos que ahí es po­si­ble ad­qui­rir, es­te rin­cón del país es re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial.

Pe­ro no só­lo su ri­que­za pla­te­ra le ha da­do fa­ma al lu­gar, pues tam­bién cuen­ta con va­rios atrac­ti­vos, que por su belleza ar­qui­tec­tó­ni­ca y su his­to­ria tam­bién me­re­cen una visita.

Una de sus edi­fi­ca­cio­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas es la Pa­rro­quia de San­ta Pris­ca y San Sebastián, con­si­de­ra­da uno de los gran­des ex­po­nen­tes del ba­rro­co me­xi­cano.

Otro de sus atrac­ti­vos es la Ca­sa Hum­boldt, que de­be su nom­bre al ex­plo­ra­dor ale­mán Ale­xan­der Von Hum­boldt, quien en 1803 pa­só una no­che ahí. Ac­tual­men­te al­ber­ga el Mu­seo de ar­te Vi­rrei­nal; La Ca­sa Bor­da, hoy la Ca­sa de la Cultura de Taxco; el Tem­plo de San Ber­nar­dino, el An­ti­guo Ayun­ta­mien­to, así co­mo el Mu­seo Wi­lliam Spratling, que a tra­vés de pla­nos, ma­pas y fo­to­gra­fías mues­tra de ma­ne­ra ge­ne­ral la his­to­ria de la me­tró­po­li.

Una de las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad es des­de el te­le­fé­ri­co, pues se pue­de ad­mi­rar có­mo sus ca­lles sur­can las mon­ta­ñas y sus ca­so­nas blan­cas se mez­clan con los ver­des pai­sa­jes que res­guar­dan es­ta ciu­dad pla­te­ra.

fo­tos: ar­chi­vo

LA PA­RRO­QUIA DE SAN­TA PRIS­CA es con­si­de­ra­da uno de los gran­des ex­po­nen­tes del ba­rro­co me­xi­cano y uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos del po­bla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.