Fal­ta in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra con­ver­tir a Mé­xi­co en puer­to de sa­li­da

Las ter­mi­na­les ma­rí­ti­mas na­cio­na­les de­ben desa­rro­llar ofi­ci­nas mi­gra­to­rias y adua­na­les com­pe­ti­ti­vas, así co­mo vías de co­mu­ni­ca­ción te­rres­tres pa­ra con­ver­tir­se en pun­to de em­bar­que

El Economista (México) - Turismo - - Tendencias - Ar­ce­lia Lor­tia ar­ce­lia.la­ra@eleconomista.mx

La in­fra­es­truc­tu­ra en las ter­mi­na­les ma­rí­ti­mas me­xi­ca­nas es in­su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir­las en puer­tos de sa­li­da de cru­ce­ros, ase­gu­ró el di­rec­tor ge­ne­ral de Ro­yal Ca­rib­bean Mé­xi­co, An­dré Pou­sa­da.

Ex­pu­so que pa­ra que las ter­mi­na­les na­cio­na­les sean con­si­de­ra­das por las na­vie­ras co­mo puer­tos de sa­li­da de­ben desa­rro­llar ins­ta­la­cio­nes com­pe­ti­ti­vas de mi­gra­ción, adua­nas y ofi­ci­nas pa­ra las au­to­ri­da­des que ga­ran­ti­za­rán la sa­lu­bri­dad de la em­bar­ca­ción.

Ade­más, se de­be am­pliar la in­fra­es­truc­tu­ra en los al­re­de­do­res del puer­to, que in­clu­ye es­ta­cio­na­mien­tos y vías de co­mu­ni­ca­ción te­rres­tre de pri­mer ni­vel.

Aña­dió que el cos­to tam­bién de­be ser com­pe­ti­ti­vo pa­ra que una na­vie­ra de­ci­da que su cru­ce­ro sal­ga de ese des­tino. Sin em­bar­go, di­jo que las ta­ri­fas, in­clu­yen­do im­pues­tos y ta­sas de des­em­bar­que, en ge­ne­ral, en los puer­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca, son ca­ros.

“Lo que de­ben te­ner los puer­tos me­xi­ca­nos es una com­bi­na­ción de una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra y pre­cios com­pe­ti­ti­vos pa­ra que las na­vie­ras con­si­de­ren esos des­ti­nos pa­ra la sa­li­da de sus cru­ce­ros”, co­men­tó el di­rec­ti­vo.

Pou­sa­da pun­tua­li­zó que se de­be to­mar en cuen­ta, igual­men­te, la acep­ta­ción del mer­ca­do, pues mu­chas ve­ces los puer­tos son más atrac­ti­vos só­lo co­mo des­ti­nos de cru­ce­ro y no co­mo pun­to de em­bar­que.

VEN­TA­JAS Y DES­VEN­TA­JAS

Ex­pu­so que, si Co­zu­mel u otro des­tino me­xi­cano se con­vir­tie­ra en puer­to de sa­li­da, el mer­ca­do de cru­ce­ris­tas na­cio­na­les cre­ce­ría con­si­de­ra­ble­men­te, con el po­ten­cial del mer­ca­do do­més­ti­co.

Sin em­bar­go, des­ta­có que si el puer­to no cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra, pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te, ya que la ex­pe­rien­cia de los via­je­ros no se­rá bue­na y eso re­per­cu­te en el des­tino.

Se­ña­ló que Co­zu­mel es uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos de el Ca­ri­be, muy bus­ca­do por los cru­ce­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses, su prin­ci­pal mer­ca­do. No obs­tan­te, di­jo ig­no­rar cuál se­ría la reac­ción de és­tos si el puer­to fue­ra de sa­li­da.

“Ca­da año via­jan a bor­do de un cru­ce­ro al­re­de­dor de 15 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, lo que lo con­vier­te en el mer­ca­do más im­por­tan­te a ni­vel mun­dial pa­ra la in­dus­tria”, ex­pu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.