TEM­PO­RA­DA AL­TA

El Economista (México) - Turismo - - PORTADA - Fe­de­ri­co de Ar­tea­ga es di­rec­tor de Pla­nea­ción de Gru­po JB POR FE­DE­RI­CO DE AR­TEA­GA

Fe­de­ri­co de Ar­tea­ga, di­rec­tor de Pla­nea­ción de Gru­po JB, ex­pli­ca que pa­ra con­for­mar un Pue­blo Má­gi­co In­te­li­gen­te se re­quie­re más que tec­no­lo­gía

Co­mo ha ex­pre­sa­do el se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo, En­ri­que de la Ma­drid, en el pró­lo­go del li­bro Te­qui­la In­te­li­gen­te: “El tu­ris­mo y las ciu­da­des son in­di­so­lu­bles, pues gran par­te de las ex­pe­rien­cias del turista se dan en es­pa­cios ur­ba­nos, y las ciu­da­des in­te­li­gen­tes han lle­ga­do pa­ra que­dar­se”.

Sin em­bar­go, an­tes de de­ci­dir em­bar­car­se en el pro­ce­so, se de­be te­ner en cuen­ta: ¿có­mo se trans­for­ma una ciu­dad en in­te­li­gen­te?, ca­rac­te­rís­ti­cas de la ciu­dad, la smart city que se desea te­ner, el fac­tor tiem­po, los agen­tes de la smart city, la fi­nan­cia­ción, la co­mu­ni­ca­ción, los quick win, los es­tán­da­res, las tec­no­lo­gías, las mé­tri­cas, los mo­de­los de ne­go­cio, las alian­zas pú­bli­co–pri­va­das, la go­ber­nan­za y la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, am­bien­tal.

Hay que te­ner cla­ro que los Pue­blos Má­gi­cos jue­gan en una li­ga in­ter­me­dia, en­tre ciu­da­des y mu­ni­ci­pios. Don­de la in­te­li­gen­cia no tec­no­ló­gi­ca im­por­ta tan­to o más que la tec­no­ló­gi­ca y don­de no nos pue­den ob­nu­bi­lar los can­tos de si­re­na de ex­pe­rien­cias que fun­cio­na­ron en otra es­ca­la, que es­tán sub­si­dia­das, que tie­nen cos­tos de sos­te­ni­bi­li­dad de 20% al año y que no tie­nen un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo por par­te de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos.

Co­mo ex­pre­sa Jo­xean Fer­nán­dez: “El mar­co con­cep­tual de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos in­te­li­gen­tes in­te­gra dis­tin­tos com­po­nen­tes es­tra­té­gi­cos y ope­ra­ti­vos de in­du­da­ble re­le­van­cia pa­ra la ges­tión del te­rri­to­rio tu­rís­ti­co. Co­mo mo­de­lo teó­ri­co, ge­ne­ra un es­pa­cio de gran in­te­rés pa­ra re­fle­xio­nar so­bre los desafíos que en­fren­ta el sec­tor tu­rís­ti­co en la ac­tua­li­dad. Sin em­bar­go, su tra­duc­ción prác­ti­ca en pla­nes de ac­tua­ción con­cre­tos es­tá mu­cho me­nos desa­rro­lla­da, exis­tien­do una gran va­rie­dad de des­ti­nos tu­rís­ti­cos que uti­li­zan el pa­ra­guas de «des­ti­nos in­te­li­gen­tes» más co­mo una mar­ca que co­mo una me­to­do­lo­gía de uti­li­dad con­tras­ta­da”.

En es­te con­tex­to, ¿qué ha he­cho Te­qui­la? Ha ex­pe­ri­men­ta­do y va­li­da­do, bus­ca­do la uti­li­dad con­tras­ta­da, in­cor­po­ra­do tra­za­bi­li­dad, big da­ta, co­nec­ti­vi­dad, go­ber­nan­za, ac­ce­si­bi­li­dad, tec­no­lo­gía, in­no­va­ción y, prin­ci­pal­men­te, sos­te­ni­bi­li­dad. Ser Pue­blo Má­gi­co es una mar­ca. Y de las mar­cas más re­co­no­ci­das en Mé­xi­co. Ser des­tino in­te­li­gen­te es una de las mar­cas re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial; tan­to que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo lo tie­ne in­cor­po­ra­do en su agen­da de prio­ri­da­des.

Por lo tan­to, ser un Pue­blo Má­gi­co in­te­li­gen­te es una de­ci­sión a lar­go pla­zo con im­pli­can­cias de to­do pun­to de vis­ta, des­de las tec­no­ló­gi­cas a las no tec­no­ló­gi­cas, a las so­cia­les, a las de sos­te­ni­bi­li­dad, a las de go­ber­nan­za, a las de ima­gen.

Ser Pue­blo Má­gi­co in­te­li­gen­te en una con­cep­tua­li­za­ción ho­lís­ti­ca de des­tino in­te­li­gen­te y de­be ser una de­ci­sion muy me­di­ta­da, con un com­pro­mi­so de go­ber­nan­za a lar­go pla­zo, con un mo­de­lo de sos­te­ni­bi­li­dad ajus­ta­do y con alian­zas pú­bli­co-pri­va­das, pa­ra la ge­ne­ra­ción de bie­nes pú­bli­cos, so­cia­les y pri­va­dos.

Al fi­nal del día, la in­te­li­gen­cia se da­rá si hay más opor­tu­ni­da­des, más co­mu­ni­ca­ción, más em­pren­du­ris­mo y más ci­vi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.