La re­ce­ta pa­ra lle­gar a ser el me­jor chef

És­ta es una pro­fe­sión tan com­pe­ti­da co­mo sa­cri­fi­ca­da, pe­ro re­di­tua­ble si se ha­cen las co­sas bien, opi­na un ex­per­to en la ma­te­ria

El Economista (México) - Turismo - - ACADEMIA - Ri­car­do Alon­so ri­car­do.alon­so@ele­co­no­mis­ta.mx

Ya sea por mar­ke­ting o por su al­ta de­man­da, la gas­tro­no­mía es­tá en bo­ca de to­dos y ser chef se ha pues­to de mo­da en el mun­do.

Di­cha pro­fe­sión ha evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en uno de los em­pleos me­jor pa­ga­dos y con ma­yor po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Tan só­lo el año pa­sa­do, el ru­bro de ali­men­tos y be­bi­das fac­tu­ró un to­tal de 18.2 bi­llo­nes de pe­sos, que re­pre­sen­ta­ron 3.5 % del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) na­cio­nal, co­lo­cán­do­se co­mo una de las in­dus­trias más al­tas en el país, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Inegi).

An­te es­to y las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to que se man­tie­nen pa­ra el sec­tor, el ins­truc­tor es­pe­cia­li­za­do en la ma­te­ria, de ASPIC, Ins­ti­tu­to Gas­tro­nó­mi­co, chef Mar­cos Pé­rez Oli­va­res, plan­teó los fun­da­men­ta­les so­bre los que se pue­de cons­truir una exi­to­sa ca­rre­ra.

el per­fil de un chef

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la per­so­na que de­ci­da es­tu­diar es­ta ca­rre­ra de­be ser to­le­ran­te a la frus­tra­ción, ca­paz de tra­ba­jar ba­jo pre­sión y es­tar com­pro­me­ti­do, pues se tra­ta de una pro­fe­sión por de­más de­man­dan­te, con un pro­gre­so, la ma­yo­ría de las ve­ces, muy pau­la­tino.

“En la ac­tua­li­dad hay mu­chas es­cue­las de gas­tro­no­mía por­que ser chef es­tá de mo­da gra­cias a los pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, pa­ra ser bueno, se ne­ce­si­ta amor a la co­ci­na, ca­pa­ci­dad, crea­ti­vi­dad, hu­mil­dad y li­de­raz­go”.

cam­po la­bo­ral

De acuer­do con Pé­rez Oli­va­res, son po­cos los que lle­gan a te­ner su pro­pio res­tau­ran­te. Por ello, es im­por­tan­te en­ten­der el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el cam­po la­bo­ral de es­ta pro­fe­sión a los que no tie­nen los re­cur­sos pa­ra in­ver­tir en un es­ta­ble­ci­mien­to.

“Es muy am­plio el cam­po la­bo­ral y no só­lo en el país, sino a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Aquí en Mé­xi­co, las zo­nas tu­rís­ti­cas son muy atrac­ti­vas pa­ra pro­gre­sar, con un buen tra­ba­jo en ho­te­les o res­tau­ran­tes”.

El in­con­ve­nien­te —con­fie­sa— es que la al­ta ofer­ta de egre­sa­dos em­pie­za a ha­cer que los suel­dos se va­yan des­fa­san­do. Fren­te a ello, la ven­ta­ja es que se si­gue ge­ne­ran­do mu­cha de­man­da de mano de obra.

La cla­ve pa­ra po­si­cio­nar­se es­tá en la ca­pa­ci­ta­ción y ac­tua­li­za­ción cons­tan­te, así co­mo en el net­wor­king que se lo­gra con otros chefs y es­ta­ble­ci­mien­tos me­jor po­si­cio­na­dos, a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción en even­tos y con­cur­sos del sec­tor.

An­tes de in­ver­tir en un es­ta­ble­ci­mien­to pro­pio, es im­por­tan­te no­tar que se pue­de bri­llar, tam­bién, des­de la co­ci­na de al­gún otro des­ta­ca­do res­tau­ran­te, es­pe­cia­li­zán­do­se en un ti­po de co­mi­da u orien­tan­do la to­ma de de­ci­sio­nes de otras em­pre­sas en ma­te­ria de ali­men­tos.

Fo­tos: shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.