QUI­TO, EL CEN­TRO DE LAS REUNIO­NES

En la pri­me­ra ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, los even­tos en­cuen­tran el pun­to me­dio en­tre lo his­tó­ri­co, lo mo­derno y lo eco­ló­gi­co

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Ri­car­do Alon­so / En­via­do ri­car­do.alon­so@ele­co­no­mis­ta.mx

QUI­TO, Ecua­dor. Esa lí­nea ima­gi­na­ria que atra­vie­sa es­te país otor­gán­do­le, ade­más, un nom­bre, no se­pa­ra más la Tie­rra por la mi­tad. Al con­tra­rio, reúne a las per­so­nas pro­ve­nien­tes de am­bos po­los del pla­ne­ta, en el cen­tro de una ur­be ri­ca en pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y natural.

Ha­bla­mos, des­de lue­go, de Qui­to, que en su apues­ta por el tu­ris­mo de reunio­nes ga­ran­ti­za even­tos en­mar­ca­dos por la ar­qui­tec­tu­ra de la pri­me­ra ciu­dad de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y com­ple­ta­dos por la be­lle­za pai­sa­jís­ti­ca de una de las re­gio­nes más bio­di­ver­sas del mun­do. Ele­men­tos, his­tó­ri­cos y eco­ló­gi­cos son los que dan un va­lor agre­ga­do úni­co a los en­cuen­tros que aquí tie­nen lu­gar.

Qui­to es una opor­tu­ni­dad de sor­pren­der a los in­vi­ta­dos a un con­gre­so, una con­ven­ción o una ex­po, con es­ce­na­rios tan di­ver­sos co­mo una ca­te­dral, la ci­ma de un vol­cán o el in­te­rior del re­lu­cien­te y nue­vo Cen­tro de Con­ven­cio­nes Me­tro­po­li­tano, que se lo­ca­li­za en el es­pa­cio del ex­tin­to ae­ro­puer­to.

De aga­sa­jar­los con una gas­tro­no­mía que es­tá re­cu­pe­ran­do dig­na­men­te el sa­bor de lo lo­cal con una nue­va ge­ne­ra­ción de chefs so­bra­dos de crea­ti­vi­dad y or­gu­llo por lo tra­di­cio­nal y una ofer­ta ho­te­le­ra que com­bi­na la mo­der­ni­dad de los ho­te­les de ca­de­na con la ca­li­dez y per­so­na­li­dad de los com­ple­jos bou­ti­que.

de la mi­tad ha­cia arri­ba

El am­plio aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que tie­ne Qui­to pa­ra ofre­cer al tu­ris­mo de reunio­nes se abre de la mi­tad pa­ra arri­ba.

Ini­cia a 25 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, por don­de pa­sa la fa­mo­sa lí­nea ecua­to­rial que di­vi­de al mun­do en dos he­mis­fe­rios, en torno al mo­nu­men­to de más de 30 me­tros que tes­ti­fi­ca que se es­tá ubi­ca­do en la la­ti­tud 0° 0’ 0’’ y con­me­mo­ra a la mi­sión geo­dé­si­ca fran­ce­sa que de­ter­mi­nó es­te he­cho.

Di­cha es­te­la cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal atrac­ti­vo del com­ple­jo, con un mu­seo et­no­grá­fi­co en su in­te­rior y una te­rra­za con vis­ta 360 gra­dos, des­de los que se pue­den apre­ciar otros si­tios de in­te­rés co­mo la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril, que abor­da la his­to­ria de es­te me­dio de trans­por­te en el país.

Asi­mis­mo, es­ta mi­ni­ciu­dad al­ber­ga una igle­sia, un pla­ne­ta­rio, un fo­ro de even­tos, di­ver­sas pla­zas y mu­seos co­mo el del ca­cao, la cer­ve­za y las vír­ge­nes.

Ga­le­rías, tien­das de ar­te­sa­nías y res­tau­ran­tes com­ple­men­tan la ofer­ta de es­te es­pa­cio, ca­paz de albergar even­tos de di­ver­sa ín­do­le.

Ciu­dad Mi­tad del Mun­do es, igual­men­te, un im­per­di­ble den­tro del pro­gra­ma de acom­pa­ñan­tes a un con­gre­so o en­tre las al­ter­na­ti­vas de tours pos­con­ven­ción.

Con uno de los cen­tros his­tó­ri­cos me­jor con­ser­va­dos de Amé­ri­ca La­ti­na, Qui­to se con­vir­tió en la pri­me­ra ciu­dad del mun­do en ser de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad.

pri­mer ni­vel, al cen­tro

Con uno de los cen­tros his­tó­ri­cos me­jor con­ser­va­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca, Qui­to fue la pri­me­ra ciu­dad de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Jus­to es­te mar­co his­tó­ri­co-ar­qui­tec­tó­ni­co le da un to­que es­pe­cial a los re­co­rri­dos de gru­pos de con­ven­cio­nes, así co­mo a los even­tos que aquí tie­nen lu­gar.

Des­de la pla­za prin­ci­pal, es un es­pec­tácu­lo pre­sen­ciar los lu­nes de ca­da se­ma­na, por la ma­ña­na, la ce­re­mo­nia del cam­bio de guar­dia, en las in­me­dia­cio­nes del pa­la­cio de Go­bierno.

Re­co­rrer la ca­lle de la Ron­da, la más bohe­mia de es­ta ca­pi­tal y des­cu­brir­se co­bi­ja­do por fa­cha­das mul­ti­co­lo­res, en­tre an­gos­tas vías, es par­te del en­can­to que no pier­de es­te lu­gar.

in­fra­es­truc­tu­ra de al­tos vue­los

Un po­co más ale­ja­do del cen­tro, Qui­to con­cen­tra una am­plia y va­ria­da ofer­ta de cen­tros de con­ven­cio­nes, re­cin­tos fe­ria­les, sa­lo­nes en ho­te­les y es­pa­cios pa­tri­mo­nia­les con dis­tin­tas ca­pa­ci­da­des pa­ra re­ci­bir even­tos.

Lo más im­por­tan­te es que si­gue cre­cien­do. La jo­ya de es­tas infraestructuras es­pe­cia­li­za­das, has­ta el mo­men­to, aca­ba de ser cons­trui­da en los te­rre­nos don­de al­gu­na vez es­tu­vo el ae­ro­puer­to.

Se tra­ta del Cen­tro de Con­ven­cio­nes Me­tro­po­li­tano de Qui­to, el más gran­de de la ciu­dad y el pri­me­ro en el país que con­ta­rá con una cer­ti­fi­ca­ción de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal que se su­ma­rá al dis­tin­ti­vo LEED, que ob­ten­drá por sus bue­nas prác­ti­cas en pro de la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Son al­re­de­dor de 16,000 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción que re­qui­rie­ron una inversión su­pe­rior a los 15 mi­llo­nes de dó­la­res.

El re­cin­to de dos pi­sos ofre­ce 2,500 me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio pa­ra reunio­nes por ca­da plan­ta, di­ver­sas te­rra­zas, dos lobbys su­ma­men­te am­plios y un au­di­to­rio de usos múl­ti­ples, en­tre mu­chas otras bon­da­des.

In­mue­ble que, ade­más, for­ma par­te de un me­ga­pro­yec­to que, en di­fe­ren­tes fa­ses, irá desa­rro­llan­do dos to­rres de ho­te­les, un cen­tro de es­pec­tácu­los, un cen­tro cul­tu­ral y una zo­na de co­mer­cios y res­tau­ran­tes.

re­cin­tos ce­les­tia­les

De aquel an­ti­guo ae­ro­puer­to, se des­pe­ga de ca­mino al cie­lo pa­ra apre­ciar re­cin­tos ce­les­tia­les don­de albergar even­tos.

Los tem­plos re­li­gio­sos en Qui­to, jo­yas de la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, es­tán abier­tos co­mo po­cos al tu­ris­mo, con un ho­ra­rio y ac­ti­vi­dad es­pe­cia­les pa­ra los pa­sean­tes que, prac­ti­can­tes o no de la fe ca­tó­li­ca, tie­nen la opor­tu­ni­dad de co­no­cer su di­vi­ni­dad.

Ello los po­ne en la mi­ra de los gru­pos que pue­den te­ner una vi­si­ta es­pe­cial ba­jo sus cú­pu­las. Pe­ro, de for­ma no­ve­do­sa, tam­bién los en­lis­ta en el me­nú de ve­nues, pues den­tro de al­gu­nos es po­si­ble lle­var a ca­bo pre­sen­ta­cio­nes, con­cier­tos y even­tos pe­que­ños.

Tal es el ca­so de la ecléc­ti­ca Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de Qui­to que sor­pren­de con la vis­ta des­de sus cú­pu­las o de la des­lum­bran­te igle­sia de la Com­pa­ñía que bri­lla con su in­te­rior ba­ña­do en oro.

Pe­ro más allá de lo re­li­gio­so, la ca­pi­tal ecua­to­ria­na sor­pren­de a los via­je­ros con un es­pa­cio de­di­ca­do al cul­to a la hu­ma­ni­dad: la Ca­pi­lla del Hom­bre. Un pro­yec­to em­pu­ja­do por la fi­gu­ra más gran­de de la plás­ti­ca ecua­to­ria­na: el pin­tor Os­wal­do Gua­ya­sa­mín.

El si­tio, que al­ber­ga la obra más im­por­tan­te del ar­tis­ta de as­cen­den­cia in­dí­ge­na, he­cha, la ma­yo­ría, ex­clu­si­va­men­te pa­ra ex­po­ner­se aquí, se ha con­ver­ti­do en uno de los mu­seos más vi­si­ta­dos de la ciu­dad.

Con­ti­guo a la ca­sa del fa­lle­ci­do ge­nio qui­te­ño, la cual al­ber­ga im­por­tan­tes pie­zas de mo­bi­lia­rio, es­cul­tu­ras y has­ta ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos, es­te cen­tro cul­tu­ral es, tam­bién, un im­por­tan­te es­ce­na­rio pa­ra even­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, con ca­pa­ci­dad pa­ra unas 800 per­so­nas al in­te­rior y más de 2,000 so­bre su ex­pla­na­da, sin con­tar los es­pa­cios que brin­da, a su vez, la pro­pia ca­sa de Gua­ya­sa­mín.

Una at­mós­fe­ra así im­preg­na de autenticidad y vuel­ve a cual­quier coc­tel, inau­gu­ra­ción de un even­to, bo­da o pre­sen­ta­ción en al­go su­ma­men­te es­pe­cial.

en los pun­tos más al­tos

Fi­nal­men­te, en los pun­tos más al­tos, don­de se em­pie­za a dar una li­ge­ra mues­tra de la na­tu­ra­le­za que co­bi­ja la ciu­dad, tam­bién hay es­pa­cio pa­ra sor­pren­der a los vi­si­tan­tes.

Ya sea des­de al­gún res­tau­ran­te-mirador, que abun­dan en la ciu­dad, co­mo los que ro­dean a la úni­ca vir­gen ala­da del mun­do, la pro­tec­to­ra de Qui­to, que se ubi­ca a 3,000 me­tros de al­tu­ra, en el ce­rro del Pa­ne­ci­llo, o en la ci­ma del vol­cán Pi­chin­cha, don­de arri­ba el te­le­fé­ri­co, a más de 4,000 me­tros.

Pro­yec­to, és­te úl­ti­mo que iba a albergar un cen­tro de con­ven­cio­nes, pe­ro que se tu­vo que li­mi­tar con la me­jor vis­ta de la ciu­dad.

Es cu­rio­so es­cu­char an­te tal pa­no­rá­mi­ca que las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas, más cuan­do se tie­ne un pa­tri­mo­nio de es­ta mag­ni­tud y re­le­van­cia, no pue­de ser una fra­se he­cha sino, sim­ple­men­te, la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.