SAN GA­BRIEL DE LAS PAL­MAS,

El Economista (México) - Turismo - - Reuniones -

SUS ORÍ­GE­NES se re­mon­tan al le­jano año 1529, cuan­do Her­nán Cor­tés la man­dó cons­truir con una téc­ni­ca es­pa­ño­la ba­sa­da en bó­ve­das de me­dio ca­ñón y mu­ros se­mi­cir­cu­la­res que aún hoy te trans­por­tan al pa­sa­do.

Fue ocu­pa­da por mi­sio­ne­ros fran­cis­ca­nos, an­tes de vi­vir sus años dorados co­mo uno de los in­ge­nios azu­ca­re­ros más gran­des e im­por­tan­tes del país.

Si­tua­da justo en el pa­so que era obli­ga­do de los via­je­ros que se di­ri­gían o ve­nían del sur, en el mis­mo an­ti­guo ca­mino por el que tran­si­ta­ban las pre­cio­sas mer­ca­de­rías que lle­ga­ban de la nao de Chi­na, desa­rro­lló una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad co­mer­cial tam­bién.

Fac­to­res que en su con­jun­to la con­vir­tie­ron en es­ce­na­rio de im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos co­mo el vi­vi­do en tiem­po de la Re­vo­lu­ción, cuan­do fun­gió de cuar­tel ge­ne­ral de Don Emi­li­ano Za­pa­ta.

Hoy, jun­to a ese ges­to de for­ta­le­za blin­da­da del tiem­po, con­ser­va

más de 600 pie­zas de ar­te y mo­bi­lia­rio an­ti­guo, que de­co­ran to­dos los es­pa­cios de la ca­sa.

Sus rin­co­nes ajar­di­na­dos y sus an­ti­guas chi­me­neas re­don­dean los re­cur­sos es­cé­ni­cos de los que se he­cha mano en es­te lu­gar pa­ra ge­ne­rar una at­mós­fe­ra úni­ca.

Y ni qué de­cir del cli­ma, siem­pre be­né­vo­lo, que ca­rac­te­ri­za a la lla­ma­da Ciu­dad de la Eter­na Pri­ma­ve­ra, co­mo un alia­do pa­ra la rea­li­za­ción de reunio­nes.

Ofre­ce 20 sui­tes, tres sa­lo­nes de uso múl­ti­ple, un res­tau­ran­te, es­ta­cio­na­mien­to te­cha­do, ex­ten­sos jar­di­nes, áreas ex­clu­si­vas pa­ra coc­te­les, al­ber­ca cli­ma­ti­za­da, can­chas de­por­ti­vas y spa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.