SAN GA­BRIEL DE BA­RRE­RA,

El Economista (México) - Turismo - - Reuniones -

FUN­DA­DA A prin­ci­pios del si­glo XVIII por el ca­pi­tán es­pa­ñol Don Ga­briel de Ba­rre­ra, que le da su ape­lli­do, es­ta ha­cien­da es uno de los lu­ga­res más be­llos y ver­sá­ti­les pa­ra rea­li­zar even­tos de to­da ín­do­le, so­bre to­do, a cie­lo abier­to.

Des­ta­ca por su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca y por la cu­ra­du­ría, si se per­mi­te el tér­mino, de sus be­llí­si­mos jar­di­nes que evo­can no só­lo otras épo­cas, sino otras la­ti­tu­des, al fon­do de un ca­mino ar­bo­la­do.

A un cos­ta­do de es­ta cal­za­da, sor­pren­de un ga­le­rón cu­bier­to de en­re­da­de­ras y al otro, el pa­tio de una her­mo­sa ca­so­na co­lo­nial que in­vi­ta a pa­sar.

La his­to­ria de es­te gran con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co con más de dos si­glos de exis­ten­cia lo ha­cen to­da­vía más especial, una es­pe­cie de mu­seo vi­vo que mues­tra, in­clu­so, más allá de los he­chos sus­ci­ta­dos en­tre sus mu­ros, el estilo de vi­da de la aris­to­cra­cia me­xi­ca­na, en aque­llos le­ja­nos años pre­vios a la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na.

Con­ser­va de he­cho el fino mo­bi­lia­rio y de­co­ra­ción de la épo­ca en el en­so­ña­dor en­torno de los años de au­ge de es­ta gran ciu­dad mi­ne­ra. El re­ta­blo do­ra­do de su ca­pi­lla, mag­ní­fi­ca obra del si­glo XVIII, es mues­tra de ese po­de­río y bús­que­da de la be­lle­za.

Es­pa­cio abier­to al pú­bli­co que, no obs­tan­te, ofre­ce la opor­tu­ni­dad de lle­var a ca­bo di­ver­sos even­tos pri­va­dos, des­de bo­das has­ta al­gu­nos coc­te­les y pre­sen­ta­cio­nes pri­va­das.

Lu­gar má­gi­co que mues­tra la au­ten­ti­ci­dad de un Mé­xi­co que só­lo si­gue exis­tien­do en es­tos am­bien­tes anacró­ni­cos que se si­guen pre­ser­van­do con gran or­gu­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.