Un rin­cón co­lo­nial pa­ra los via­je­ros de ne­go­cios

Ubi­ca­do en el cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal oa­xa­que­ña, es­te ho­tel mues­tra la ri­que­za his­tó­ri­ca y gas­tro­nó­mi­ca de la en­ti­dad

El Economista (México) - Turismo - - Check In - Ca­mi­la Aya­la Es­pi­no­sa / Enviada ca­mi­la.aya­[email protected] Ho­li­day Inn Ex­press www.hiex­press.com Ca­lle Díaz Quin­tas 115, Cen­tro His­tó­ri­co, Oa­xa­ca. Tel: (01951) 512-9200

OA­XA­CA, Oa­xa­ca. Via­jar por ne­go­cios mu­chas ve­ces im­pli­ca que se co­noz­ca po­co del des­tino y se prue­be muy po­cos pla­ti­llos lo­ca­les, pe­ro el Ho­li­day Inn Ex­press de la ca­pi­tal oa­xa­que­ña mues­tra la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad y al­gu­nos de sus sa­bo­res más au­tén­ti­cos y de­li­cio­sos.

Ubi­ca­do en la ca­lle de Díaz Quin­tas, en el cen­tro his­tó­ri­co de Oa­xa­ca, es­te cen­tro de hos­pe­da­je, a só­lo 15 mi­nu­tos en au­to del ae­ro­puer­to, es­tá ro­dea­do de im­po- nen­tes edi­fi­cios, mu­chos de ellos pa­re­cen con­vo­car a ca­mi­nar, re­fle­xio­nan­do en có­mo me­jo­rar la es­tra­te­gia la­bo­ral, y tam­bién que se evo­que a la fa­mi­lia y ami­gos.

Des­de que se en­tra al ho­tel cual­quier ti­po de ne­ce­si­dad, ya sea apo­yar a una per­so­na ma­yor o au­xi­liar a un lí­der em­pre­sa­rial, el per­so­nal del Ho­li­day Inn Ex­press es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ayu­dar.

Ellos so­lu­cio­na­rán des­de du­das bá­si­cas, co­mo qué lu­ga­res vi­si­tar o qué co­mer, has­ta al­go más es­pe­cia­li­za­do co­mo los cen­tros de con­ven­cio­nes cer­ca­nos.

Las 100 ha­bi­ta­cio­nes tie­nen un sis­te­ma per­so­na­li­za­do de cli­ma­ti­za­ción que se adap­ta a las ne­ce­si­da­des de ca­da via­je­ro. To­das son am­plias, có­mo­das y cuen­tan con wi­fi, así co­mo to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra una es­ta­día, in­clu­yen­do plan­cha y ce­pi­llo.

Qui­zá no sea ya una no­ve­dad, pe­ro los col­cho­nes y al­moha­das con el se­llo Ho­li­day Inn ga­ran­ti­zan des­can­so ab­so­lu­to. Y es que des­de el pri­mer mo­men­to en que los via­je­ros se re­cues­tan en ellos, el cuer­po les pe­di­rá una sies­ta, ya que es co­mo to­car la mis­mí­si­ma nu­be de un cie­lo.

sa­bo­res me­mo­ra­bles

Co­mo es­cri­bió al­gu­na vez el chef es­ta­dou­ni­den­se Tho­mas Ke­ller: “Una re­ce­ta no tie­ne al­ma. Es el co­ci­ne­ro quien de­be dar­le al­ma a la re­ce­ta”, y es­to apli­ca a la per­fec­ción la pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos que se sir­ven en el ho­tel. Aquí, no im­por­ta si es el desa­yuno, co­mi­da o ce­na, to­do tie­ne el to­que de Oa­xa­ca, in­clu­so el desa­yuno con­ti­nen­tal.

Tam­bién se tie­nen que apro­ve­char sus ins­ta­la­cio­nes: zo­nas de des­can­so, cen­tro de ne­go­cios, sa­la de con­fe­ren­cias, al­ber­ca, gim­na­sio y mu­cho más.

Una de las fi­gu­ras li­te­ra­rias más im­por­tan­tes de nues­tro país y de la tie­rra del mez­cal fue José Vas­con­ce­los. Al­gu­na vez lle­gó a es­cri­bir que “un li­bro, co­mo un via­je, se co­mien­za con in­quie­tud y se ter­mi­na con me­lan­co­lía “. En­trar a es­te com­ple­jo ho­te­le­ro, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra es el re­fle­jo mis­mo de la épo­ca vi­rrei­nal pro­vo­ca que el sig­ni­fi­ca­do de un via­je de ne­go­cios cam­bie por com­ple­to e in­vi­ta a sus hués­pe­des a vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.