El vi­llan­ci­co más fa­mo­so del mun­do

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

La no­che del 24 de di­ciem­bre de 1818, los com­po­si­to­res Jo­seph Mohr y Franz Xa­ver Gru­ber en­to­na­ron, por pri­me­ra vez, en la ca­pi­lla de Oberndorf, lo que se con­ver­ti­ría en el vi­llan­ci­co más fa­mo­so del mun­do.

Se tra­ta de la me­ló­di­ca “No­che de paz” que bus­ca­ba man­dar un men­sa­je po­si­ti­vo tras los años de gue­rras.

Ac­tual­men­te, esos in­mor­ta­les acor­des dan una es­pe­cial at­mós­fe­ra na­vi­de­ña a es­te pue­blo don­de tam­bién es­tán fuer­te­men­te arrai­ga­das otras tra­di­cio­nes austriacas.

Es co­mún ob­ser­var en es­ta épo­ca ca­lles re­ple­tas de lu­ces y de­co­ra­cio­nes alu­si­vas a es­tas fies­tas. En la Pla­za de Sti­lle Nacht, es­tá el mer­ca­do de Na­vi­dad con co­mi­da tí­pi­ca aus­tria­ca, ar­te­sa­nías y un sin­fín de ob­je­tos alu­si­vos a la tem­po­ra­da.

Otro de los si­tios em­ble­má­ti­cos en es­ta épo­ca es el Hei­mat­mu­seum que cuen­ta con una ofi­ci­na de co­rreo es­pe­cial des­de la cual se pue­den en­viar pos­ta­les a cual­quier re­gión del mun­do con el se­llo y la es­tam­pi­lla es­pe­cial de la épo­ca.

Una de las tra­di­cio­nes de la ciu­dad es can­tar al uní­sono el be­llo vi­llan­ci­co de “No­che de paz” jus­to a las 5 de la tar­de del 24 de di­ciem­bre fren­te a la ca­pi­lla de Oberndorf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.