EL PUE­BLO DE SAN­TA CLAUS

El Economista (México) - Turismo - - Curiosidades -

A prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, el mun­do des­cu­brió que San­ta Claus, vivía en el Ce­rro Kor­va­tun­tu­ri, así que los el­fos de­ci­die­ron cons­truir en el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, una vi­lla don­de los más cu­rio­sos pu­die­ran co­no­cer a Pa­pá Noel, sin po­ner en ries­go los se­cre­tos de la Na­vi­dad.

Fue así co­mo Rovaniemi se con­vir­tió en la re­si­den­cia ofi­cial de San­ta Claus. En es­te po­bla­do fin­lan­dés es po­si­ble vi­si­tar su ca­sa y pla­ti­car con él, ade­más de ver­lo tra­ba­jar en su ofi­ci­na y to­mar­se al­gu­nas fo­tos.

La ofi­ci­na de co­rreos es otro de los gran­des atrac­ti­vos de es­te má­gi­co pue­blo. Des­de ahí los vi­si­tan­tes pue­den en­viar una car­ta o tar­je­ta na­vi­de­ña con el se­llo ofi­cial de la vi­lla de San­ta Claus. Tam­bién pue­den es­cri­bir en la sa­la de la chi­me­nea su car­ta y en­viar­la a San­ta.

A ocho ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad se lo­ca­li­za el Par­que de San­ta, un mun­do de fan­ta­sía que su­mer­ge a chi­cos y gran­des en un am­bien­te na­vi­de­ño re­ple­to de ma­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.