Fes­te­jos en­tre dos océa­nos

El pea­je más ba­jo por tran­si­tar el ca­nal fue de 36 cen­ta­vos de dó­lar, pa­ga­do por Ri­chard Ha­lli­bur­ton, al cru­zar la vía a na­do del 14 al 23 de agos­to de 1928 PA­NA­MÁ

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Ha­ce más de un si­glo, los fran­ce­ses lle­ga­ron a es­tas tie­rras con la úni­ca fi­na­li­dad de unir dos ma­res, años más tar­de fue­ron los es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes lo lo­gra­ron. Hoy esa obra, ade­más de ser una ma­ra­vi­lla de la in­ge­nie­ría mun­dial es el prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de es­te país, que es cru­ce de ca­mi­nos.

Sin em­bar­go, más allá de su ca­nal in­ter­oceá­ni­co, hay de­ce­nas de mo­ti­vos pa­ra que­dar­se, dis­fru­tar de sus en­can­tos y de­cir­le adiós al 2018.

Su his­to­ria es­tá mar­ca­da por el tra­sie­go de per­so­nas, va­lo­res y mer­can­cías. Y des­de el si­glo XVI, era co­no­ci­do co­mo un im­por­tan­te cen­tro de co­mer­cio de co­lo­ni­za­do­res, con­tra­ban­dis­tas y pi­ra­tas.

La ciu­dad de Pa­na­má, fun­da­da en 1519 por Pe­dro Arias de Ávila, es con­si­de­ra­da co­mo la pri­me­ra ciu­dad cons­trui­da en el pa­cí­fi­co por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les.

La me­jor for­ma de des­cu­brir el pa­sa­do his­tó­ri­co de la ca­pi­tal pa­na­me­ña es ca­mi­nar por su Cas­co An­ti­guo, pues allí se ven aque­llas edi­fi­ca­cio­nes que fue­ron ha­bi­ta­das por los es­pa­ño­les.

En­tre sus edi­fi­ca­cio­nes des­ta­can el Pa­la­cio de las Gar­zas o Pa­la­cio Pre­si­den­cia, el Pa­la­cio Na­cio­nal de Go­bierno y Jus­ti­cia, Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de San­ta Ma­ría la An­ti­gua, la Ca­sa Arias Fe­raud y el Tea­tro Na­cio­nal, así co­mo los mu­seos de Ar­te Re­li­gio­so, de His­to­ria y del Ca­nal In­ter­oceá­ni­co.

És­tos son só­lo al­gu­nos de los atrac­ti­vos de es­te país que co­mo nin­gún otro es cru­ce de ca­mi­nos des­de ha­ce más de 100 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.