AÑO NUE­VO, DES­TINO NUE­VO

La ca­pi­tal sud­ca­li­for­nia­na emer­ge co­mo com­pe­ti­do­ra del tu­ris­mo de reunio­nes con el atrac­ti­vo de sus re­cur­sos na­tu­ra­les

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Ri­car­do Alon­so / En­via­do ri­car­do.alon­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

LA PAZ, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur. Con el atrac­ti­vo de sus re­cur­sos na­tu­ra­les y el po­ten­cial de su in­ci­pien­te in­fra­es­truc­tu­ra, La Paz bus­ca con­ver­tir­se en el nue­vo ti­bu­rón del tu­ris­mo de ne­go­cios y reunio­nes en Mé­xi­co.

Se­rá, co­mo de­cían los Beatles, un lar­go y si­nuo­so ca­mino que la ca­pi­tal sud­ca­li­for­nia­na parece es­tar dis­pues­ta a an­dar. Al me­nos en esa di­rec­ción es que van sus primeros pa­sos, con la construcción del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Con­ven­cio­nes La Paz, y so­bre to­do con la asig­na­ción de un ope­ra­dor pri­va­do pa­ra es­te re­cin­to, con lo que se es­pe­ra ha­cer­lo más lu­cra­ti­vo.

Des­pués de una lar­ga li­ci­ta­ción, se sig­nó un con­ve­nio pa­ra que la em­pre­sa Ac­ti­dea ope­re és­te y el in­mue­ble ho­mó­lo­go de Los Ca­bos con la co­la­bo­ra­ción de la Ins­ti­tu­ción Fe­rial de Ma­drid, or­ga­nis­mo es­pa­ñol que brin­da­rá, co­mo es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria, con­sul­to­ría y asis­ten­cia es­tra­té­gi­ca de ne­go­cios pa­ra la cap­ta­ción de even­tos.

De he­cho, a de­cir de la directora de ven­tas del in­mue­ble, Fa­bio­la Al­da­ve, am­bos des­ti­nos de pla­ya en Ba­ja Ca­li­for­nia Sur irán jun­tos a com­pe­tir por la atrac­ción de reunio­nes na­cio­na­les y del ex­tran­je­ro.

“Ca­da des­tino va a un mer­ca­do di­fe­ren­te. La Paz es­tá muy di­ri­gi­do al na­cio­nal, lo­cal, mien­tras que en Los Ca­bos van por al­go más in­ter­na­cio­nal y de ma­yor vo­lu­men. En am­bos ca­sos tra­ba­ja­mos con In­ter­na­tio­nal Con­gress and Con­ven­tion As­so­cia­tion, que es la que nos for­ta­le­ce con las ba­ses de da­tos y es­tra­te­gias”, di­jo.

Es­te año en que Los Ca­bos se­rá se­de del Con­gre­so Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Reunio­nes, La Paz re­ci­bi­rá algunos de sus asis­ten­tes en un postour. Y vi­ce­ver­sa, los asis­ten­tes al Con­gre­so Na­cio­nal de Mee­ting Pro­fes­sio­nals In­ter­na­tio­nal, que ten­drá lu­gar en la ca­pi­tal de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, ten­drán pro­gra­ma­das al­gu­nas ac­ti­vi­da­des en el des­tino tu­rís­ti­co más ex­clu­si­vo del país, ex­pli­có la directora.

un re­cin­to con vis­ta al mar

El Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Con­ven­cio­nes La Paz ofre­ce la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar reunio­nes con vis­ta al mar, en un des­tino emer­gen­te, di­fe­ren­te, pa­ra quie­nes es­tán bus­can­do in­no­var.

Un mu­ro con pie­dra de ónix que se ilu­mi­na por las no­ches y la pa­no­rá­mi­ca del mar de Cortés en me­dio del desierto son ape­nas la fa­cha­da de es­te es­pa­cio fun­cio­nal, que pue­de al­ber­gar has­ta 4,000 per­so­nas.

Es una ca­pa­ci­dad que de mo­men­to su­pera a la ofer­ta ho­te­le­ra, pe­ro que, sin du­da, ha em­pe­za­do a im­pul­sar las in­ver­sio­nes en es­te ra­mo, re­co­no­ció la directora de Tu­ris­mo de Reunio­nes del Fi­dei­co­mi­so de Tu­ris­mo de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Eli­za­beth Ace­ves.

Es­pe­ci­fi­có que en la pla­za hay cer­ca de 1,200 ha­bi­ta­cio­nes de ca­te­go­ría tu­rís­ti­ca, co­mo las que se re­quie­ren pa­ra hos­pe­dar a los asis­ten­tes a una con­ven­ción o con­gre­so. Sin em­bar­go, acla­ró que el ta­ma­ño de even­tos que es­ta­rán bus­can­do pa­ra ope­rar de ma­ne­ra óp­ti­ma es de 600 asis­ten­tes.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que ha­ya más hos­pe­da­je y más vue­los. Mien­tras tan­to, pa­ra apro­ve­char la ca­pa­ci­dad del re­cin­to, es­ta­re­mos pro­gra­man­do la rea­li­za­ción de even­tos lo­ca­les, co­mo con­cier­tos y fe­rias de con­su­mo”, co­men­tó Ace­ves, una mu­jer ex­pe­ri­men­ta­da en abrir el mer­ca­do Mee­tings, In­cen­ti­ves, Con­fe­ren­ces, and Ex­hi­bi­tions (MICE), des­de su in­cur­sión en la otro­ra Ofi­ci­na de Con­gre­sos y Con­ven­cio­nes de la Ciu­dad de Mé­xi­co en­tre el 2008 y el 2012.

La es­pe­cia­lis­ta con­fir­mó que se han anun­cia­do di­ver­sas in­ver­sio­nes ho­te­le­ras que de­mues­tran la con­fian­za que exis­te en el des­tino y en el di­na­mis­mo que es­te ni­cho de gru­pos le im­pri­mi­rá en los pró­xi­mos años. El au­men­to de ha­bi­ta­cio­nes trae­rá, asi­mis­mo, un cre­ci­mien­to en lo que se re­fie­re a co­nec­ti­vi­dad, con­fió.

Los vi­si­tan­tes dis­fru­ta­rán el cli­ma de una ciu­dad don­de po­cas ve­ces llue­ve y el sol se re­sis­te a me­ter­se, de­jan­do en el ho­ri­zon­te hue­llas de su pre­sen­cia, de­ta­lló. Des­de la ex­pla­na­da, de ca­si 10,000 me­tros cua­dra­dos, pue­den ver­se los me­jo­res atar­de­ce­res ar­chi­ván­do­se en las me­mo­rias del mar.

Por den­tro, más de 4,000 me­tros cua­dra­dos adi­cio­na­les de es­pa­cio per­fec­ta­men­te cli­ma­ti­za­do es­tán dis­po­ni­bles pa­ra re­ci­bir cual­quier ti­po de even­to en dos sa­lo­nes, ca­da uno di­vi­si­ble en cua­tro es­pa­cios con pá­ne­les acús­ti­cos de pi­so a te­cho.

Se cuen­ta con un mo­tor lobby pa­ra re­ci­bir a in­vi­ta­dos, áreas de re­gis­tro, ofi­ci­nas pa­ra co­mi­té or­ga­ni­za­dor, ca­me­ri­nos y es­pa­cios VIP pa­ra in­vi­ta­dos y po­nen­tes. In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad, se­ña­li­za­ción di­gi­tal, y sis­te­mas del más alto ni­vel pa­ra con­fe­ren­cias, re­don­dean la ofer­ta.

Ali­men­tos y be­bi­das es­tán cu­bier­tos por un gru­po de pro­fe­sio­na­les pre­pa­ra­dos pa­ra ofre­cer des­de lo más tra­di­cio­nal has­ta me­nús más atre­vi­dos, que se adap­ten a gus­tos y pre­su­pues­tos.

Ya sea que se tra­te de ob­te­ner pro­duc­tos lo­ca­les de for­ma sos­te­ni­ble, exa­mi­nar va­lo­res nu­tri­cio­na­les o agre­gar un per­for­man­ce en vi­vo, siem­pre se tie­ne una al­ter­na­ti­va.

Ubi­ca­do a 25 minutos del ae­ro­puer­to y en co­lin­dan­cia con la zo­na ho­te­le­ra, el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Con­ven­cio­nes La Paz es el re­cin­to in­sig­nia de la ciu­dad.

ho­te­les y se­des al­ter­na­ti­vas

Al­re­de­dor de es­te im­po­nen­te in­mue­ble se asien­tan los me­jo­res ho­te­les de la ciu­dad, que tam­bién cuen­tan con su ofer­ta de es­ce­na­rios pa­ra pe­que­ños even­tos.

Un ejem­plo de ello es Costa Ba­ja Re­sort & Spa, que dis­po­ne del pri­mer cam­po de Golf Gary Pla­yer en Mé­xi­co, con 14 ho­yos pa­ra organizar tor­neos em­pre­sa­ria­les.

Es­to más allá de que la ca­sa club tie­ne una ex­pla­na­da es­pec­ta­cu­lar, que se ha con­ver­ti­do en la favorita de ex­clu­si­vas bo­das.

Igual­men­te, la ofer­ta de su spa es apro­pia­da pa­ra con­sen­tir a los me­re­ce­do­res de via­jes de in­cen­ti­vo, mien­tras que en las sui­tes de lu­jo se pue­den alo­jar al­tos directivos.

Gran di­ver­si­dad de es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res, así co­mo algunos res­tau­ran­tes y pe­que­ños sa­lo­nes, fi­gu­ran en la ofer­ta que tam­bién in­clu­ye ac­ti­vi­da­des co­mo pes­ca, bu­ceo, es­nór­quel, sen­de­ris­mo, ex­cur­sio­nes y ve­le­ros, en­tre mu­chas otras.

Hay pro­gra­ma­dos dos ho­te­les más pa­ra los pró­xi­mos años den­tro de es­te gran desa­rro­llo, uno bou­ti­que, de gran lu­jo, y uno más, de 180 ha­bi­ta­cio­nes, ca­te­go­ría cin­co es­tre­llas, que res­pon­de­rá a las ne­ce­si­da­des de los via­je­ros de ne­go­cios.

Son 120 mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­sión que se su­man a lo re­que­ri­do pa­ra la am­plia­ción y mo­der­ni­za­ción de la ca­sa club, en el cam­po de golf, se­gún lo in­di­ca­ron au­to­ri­da­des lo­ca­les.

El Hyatt Pla­ce La Paz, igual­men­te, se in­clu­ye en es­ta ofer­ta con ca­si 650 me­tros cua­dra­dos de es­pa­cios pa­ra reunio­nes, ca­da uno con mo­der­nos equi­pos au­dio­vi­sua­les, co­ne­xión inalám­bri­ca a In­ter­net y un equi­po que se ocu­pa de los de­ta­lles.

Ho­te­les co­mo One y City Ex­press son idea­les pa­ra hos­pe­dar a los asis­ten­tes de es­te ti­po de even­tos. Son muy funcionales y cer­ca­nos, en un des­tino que per­mi­te un des­pla­za­mien­to prác­ti­co de los in­vi­ta­dos.

atrac­ti­vos de la paz

Con el en­can­to de un pin­to­res­co po­bla­do, La Paz es una ciu­dad segura y aco­ge­do­ra, pe­ro cos­mo­po­li­ta, que cu­bre las ne­ce­si­da­des de los via­je­ros de ne­go­cios y reunio­nes.

Des­tino que per­mi­te sa­car a los in­vi­ta­dos de un cen­tro de con­ven­cio­nes pa­ra po­ner­los en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za a po­cos minutos de dis­tan­cia.

Lu­gar que se que­da en la me­mo­ria por ofre­cer ex­pe­rien­cias úni­cas co­mo ex­plo­rar el acuario del mun­do, na­dar con el ti­bu­rón ba­lle­na, bu­cear con lo­bos ma­ri­nos u ob­ser­var ba­lle­nas gri­ses de cer­ca.

Pe­ro tam­bién por la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir el en­can­to y ca­li­dez de los lo­ca­les, en un re­co­rri­do a tra­vés del ma­le­cón de cin­co ki­ló­me­tros que se en­cuen­tra en­tre ma­ra­vi­llo­sas pla­yas, res­tau­ran­tes, ba­res, mu­seos, par­ques, ga­le­rías de ar­te y be­llas es­cul­tu­ras.

La Paz con­du­ce, igual­men­te, al mis­ti­cis­mo del Pue­blo Má­gi­co de To­dos San­tos, in­crus­ta­do en el desierto, con rin­co­nes co­mo el Ho­tel Ca­li­for­nia, del que se ha ha­bla­do y can­ta­do tan­to, a raíz de su víncu­lo con el éxi­to mu­si­cal de la ban­da The Ea­gles, o co­mo el res­tau­ran­te El Mi­ra­dor, que ofre­ce las pos­ta­les más be­llas del atar­de­cer en la zo­na.

És­tas y mu­chas otras son las ar­mas con que la La Paz se lan­za a es­ta com­pe­ten­cia, en la que bus­ca con­ver­tir­se en un des­tino emer­gen­te, ideal pa­ra las reunio­nes.

La ca­pi­tal de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur fue el puer­to por don­de arri­bó, en 1535, Her­nán Cortés, quien la bau­ti­zó co­mo Bahía de la San­ta Cruz

BCS La Paz GOL­FO DE CA­LI­FOR­NIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.