Re­la­ja­ción y bie­nes­tar pa­ra em­pe­zar el año

Descubre un lu­gar que trans­for­ma vi­das, a tra­vés de ac­ti­vi­da­des que equi­li­bran la mente, el cuer­po y el al­ma pa­ra ge­ne­rar un cam­bio real

El Economista (México) - Turismo - - Check In - Jo­celyn Ra­mí­rez / En­via­da jo­celyn.ra­mi­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

CO­ZU­MEL, Quin­ta­na Roo. A tra­vés del deporte y la rea­li­za­ción de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des well­ness co­mo yo­ga, ma­sa­jes, rituales de te­maz­cal, un ex­clu­si­vo spa y un plan de nu­tri­ción de­tox, el Ho­tel B Co­zu­mel ofre­ce a sus vi­si­tan­tes un con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za y ga­ran­ti­za un es­tan­cia to­tal­men­te re­la­jan­te.

Y es que es­te cen­tro de hos­pe­da­je, ubi­ca­do en la is­la de Co­zu­mel, des­de que el hués­ped lle­ga sor­pren­de con la ama­bi­li­dad de sus tra­ba­ja­do­res que lo ha­cen sen­tir co­mo en ca­sa.

Cuan­do se ha­ce el re­co­rri­do por el lu­gar, las to­na­li­da­des tur­que­sa de la de­co­ra­ción ani­man los sen­ti­dos fren­te al pai­sa­je im­po­nen­te del mar y los in­des­crip­ti­bles atar­de­ce­res que al­ber­ga, lo­gran­do que se cum­pla la pro­me­sa im­plí­ci­ta en el le­ma del ho­tel: “Vi­ve la ex­pe­rien­cia de un pe­da­zo de pa­raí­so”.

B Co­zu­mel cuen­ta con 40 ha­bi­ta­cio­nes con vis­ta al mar y cua­tro con vis­ta a la jun­gla. Ca­da una de ellas, te­má­ti­ca, con una de­co­ra­ción o pe­que­ños de­ta­lles que la ha­cen úni­ca.

La ma­yo­ría de las sui­tes es­tá de­co­ra­das con ar­te­sa­nías me­xi­ca­nas, com­pra­das di­rec­ta­men­te a los co­mer­cian­tes de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de la sie­rra de Chihuahua, Chia­pas, Gue­rre­ro, Oa­xa­ca, en­tre otros es­ta­dos.

Son cuar­tos am­plios, con wi­fi e idea­les pa­ra un des­can­so con­for­ta­ble y pla­cen­te­ro. Dis­po­nen de ai­re acon­di­cio­na­do y algunos dan di­rec­ta­men­te a la al­ber­ca.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es­tá bien re­pre­sen­ta­da por el res­tau­ran­te Cos­te­ñi­to Bis­tro, que ofre­ce al co­men­sal una fu­sión de co­ci­na con­tem­po­rá­nea con to­ques re­gio­na­les. La es­pe­cia­li­dad son los ce-

vi­ches que pue­den dis­fru­tar­se acom­pa­ña­dos de mú­si­ca en vi­vo, pe­ro hay otros ex­ce­len­tes pla­ti­llos que com­bi­nan la co­mi­da me­xi­ca­na con la me­di­te­rrá­nea.

ac­ti­vi­da­des que trans­for­man

Ade­más, en el ho­tel hay una bahía na­tu­ral en la que se pue­de prac­ti­car es­nór­quel o bu­ceo con to­do el equi­po ne­ce­sa­rio, pa­ra apro­ve­char que en Co­zu­mel cre­ce la ba­rre­ra de arre­ci­fes más gran­de de Amé­ri­ca.

Otro de los lu­ga­res pre­di­lec­tos de la pro­pie­dad es la al­ber­ca volada en­tre las ro­cas y el mar, que lo­gra pro­du­cir un con­tras­te inol­vi­da­ble. En el fon­do, se apre­cia la le­yen­da: “Just be”, que in­vi­ta a de­jar­se guiar por las sen­sa­cio­nes, de­te­ner los pen­sa­mien­tos y só­lo fluir. El ja­cuz­zi, por su parte, tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 10 per­so­nas y cuen­ta con 14 jets de hi­dro­ma­sa­je de pri­me­ra ca­li­dad.

Por la ma­ña­na, tam­bién es po­si­ble su­mar­se a las ac­ti­vi­da­des de me­di­ta­ción y yo­ga fren­te al mar, es­cu­chan­do los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za. Pa­re ello hay maes­tras cer­ti­fi­ca­das que en­se­ñan di­fe­ren­tes téc­ni­cas, de­pen­dien­do de los gus­tos o ne­ce­si­da­des de los hués­pe­des.

Un ejem­plo es el padd­le yo­ga, una dis­ci­pli­na que con­sis­te en ha­cer pos­tu­ras tra­di­cio­na­les de hat­ha yo­ga en una ta­bla de surf so­bre el olea­je tran­qui­lo del mar.

Pa­ra sa­lir del agua, el ho­tel ofre­ce el al­qui­ler de bi­ci­cle­tas pa­ra re­co­rrer los si­tios más em­ble­má­ti­cos de la is­la ca­ri­be­ña.

Asi­mis­mo, exis­te la po­si­bi­li­dad de

em­pren­der una ex­cur­sión a un lu­gar es­pi­ri­tual: X’can­ha, don­de to­das las re­li­gio­nes con­vi­ven en me­dio de la sel­va. Re­fu­gio na­tu­ral que per­mi­te ca­mi­nar en­tre sen­de­ros don­de van apa­re­cien­do di­ver­sos íco­nos re­li­gio­sos a los cuá­les se les pue­de ha­cer una ofren­da, des­de es­cul­tu­ras que alu­den al ca­to­li­cis­mo has­ta fi­gu­ras bu­dis­tas que son la an­te­sa­la a un en­cuen­tro con el ár­bol sa­gra­do de los ma­yas: la cei­ba.

Pa­ra com­ple­tar la ex­pe­rien­cia se re­co­mien­da asis­tir al te­maz­cal y apren­der al­gu­nas recetas bá­si­cas so­bre una die­ta que con­duz­ca a la de­sin­to­xi­ca­ción.

Se pre­pa­ran, por ejem­plo, ju­gos con in­gre­dien­tes co­mo jen­gi­bre, bró­co­li, ci­lan­tro y cí­tri­cos. Tam­bién, pla­ti­llos sa­lu­da­bles ela­bo­ra­dos a ba­se de qui­noa, ver­du­ra, al­men­dras, pe­pino y manzana.

En su­ma, el Ho­tel B Co­zu­mel in­vi­ta, des­de es­te pa­raí­so ca­ri­be­ño, a un en­cuen­tro con uno mis­mo, en mi­ras de vi­vir un pro­ce­so de re­no­va­ción en es­te año que co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.