Car­los Pro­ven­cio Mu­ñoz - Lxs prx­gra­mas me autxcx­rrec­crón pa­ra las entrma­mes mel sectxr.

El Economista (México) - Uniones - - Portada -

ES­TI­MA­DOS LEC­TO­RES, en días pa­sa­dos un buen nú­me­ro de eje­cu­ti­vos y ac­cio­nis­tas del sec­tor de Unio­nes de Cré­di­to se reunió con mo­ti­vo de la con­ven­ción anual del mis­mo.

En­ho­ra­bue­na. Sin du­da, las gran­des de­ci­sio­nes, co­mo ana­li­zar el an­tes y des­pués del sec­tor, a con­se­cuen­cia de la LUC, per­du­ran.

Es por ello que en es­ta oca­sión de­seo re­fe­rir­me a un te­ma que no me ha­bía da­do a la ta­rea de com­par­tir con us­te­des, y que se re­fie­re al con­jun­to de dis­po­si­cio­nes en ma­te­ria de pro­gra­mas de au­to­co­rrec­ción.

Pues bien, re­sul­ta que cuan­do las Unio­nes de Cré­di­to de­tec­ten in­cum­pli­mien­tos a las dis­po­si­cio­nes le­ga­les, a tra­vés del di­rec­tor ge­ne­ral, en la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des o el co­mi­té de au­di­to­ría, co­mo re­sul­ta­do de la su­per­vi­sión por par­te del ci­ta­do co­mi­té, po­drán so­me­ter a la au­to­ri­za­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res (CNBV) un pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción.

Los pro­gra­mas de au­to­co­rrec­ción, men­cio­na con me­ri­dia­na cla­ri­dad la ley, “(…) se su­je­ta­rán a las dis­po­si­cio­nes de ca­rác­ter ge­ne­ral que emi­ta la Co­mi­sión (…)”, lo que no obs­ta pa­ra que, en au­sen­cia de di­chas dis­po­si­cio­nes, se nor­me su sol­ven­ta­ción a tra­vés del co­mi­té de au­di­to­ría y, en to­do ca­so, las dis­po­si­cio­nes en­mien­den lue­go de su ex­pe­di­ción.

Se­rá el co­mi­té de au­di­to­ría el ór­gano que, lue­go de de­ter­mi­nar di­chas irre­gu­la­ri­da­des, de­be­rá, a tra­vés de su pre­si­den­te, sus­cri­bir y pre­sen­tar di­cho pro­gra­ma a la CNBV pa­ra su revisión y, en su ca­so, au­to­ri­za­ción. Es­to es­ta­ble­ce, en el ca­so con­cre­to, la in­de­pen­den­cia téc­ni­ca de di­cho ór­gano au­xi­liar de ad­mi­nis­tra­ción, y lue­go de ello, al Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción en se­sión or­di­na­ria—, de con­se­jo in­me­dia­ta pos­te­rior.

El pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción de­be­rá “(…) con­te­ner las irre­gu­la­ri­da­des o in­cum­pli­mien­tos co­me­ti­dos, in­di­can­do al efec­to las dis­po­si­cio­nes que se ha­yan con­si­de­ra­do con­tra­ve­ni­das; las cir­cuns­tan­cias que ori­gi­na­ron la irre­gu­la­ri­dad o in­cum­pli­mien­to, así co­mo se­ña­lar las ac­cio­nes adop­ta­das o que se pre­ten­dan adop­tar por par­te de la Unión pa­ra co­rre­gir la irre­gu­la­ri­dad o in­cum­pli­mien­to que mo­ti­vó el pro­gra­ma.”

“En ca­so de que la Unión re­quie­ra de un pla­zo pa­ra sub­sa­nar la irre­gu­la­ri­dad o in­cum­pli­mien­to co­me­ti­do, el pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción de­be­rá in­cluir un ca­len­da­rio de­ta­lla­do de ac­ti­vi­da­des a rea­li­zar pa­ra ese efec­to.”

La CNBV, por su par­te, go­za de un pla­zo de 20 días há­bi­les pa­ra mo­di­fi­car o co­rre­gir el pro­gra­ma. Trans­cu­rri­do di­cho pla­zo, y de no emi­tir ac­to de au­to­ri­dad, la ley es­ta­ble­ce que el mis­mo se au­to­ri­za en to­dos sus tér­mi­nos. En ca­so con­tra­rio, la Unión de Cré­di­to de que se tra­te de­be­rá efec­tuar y pre­sen­tar las co­rrec­cio­nes en un pla­zo pe­ren­to­rio, ba­jo la san­ción le­gal de que, de no ha­cer tal ac­ción, no po­drán di­chas irre­gu­la­ri­da­des ser par­te de un nue­vo pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción.

El co­mi­té de au­di­to­ría es­ta­rá obli­ga­do a dar se­gui­mien­to a la im­ple­men­ta­ción del pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción au­to­ri­za­do, e in­for­mar de su avan­ce, tan­to al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción y al di­rec­tor ge­ne­ral, co­mo a la Co­mi­sión, en la for­ma y tér­mi­nos que és­ta es­ta­blez­ca en las dis­po­si­cio­nes de ca­rác­ter ge­ne­ral a que se re­fie­re el ar­tícu­lo 119 Bis 1 de es­ta ley. Lo an­te­rior, con in­de­pen­den­cia de la facultad de la Co­mi­sión pa­ra su­per­vi­sar, en cual­quier mo­men­to, el gra­do de avan­ce y cum­pli­mien­to del pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción.

Cla­ra­men­te, lo que el pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción per­mi­te es el que la Unión pue­da en­men­dar sus de­fi­cien­cias, con la cer­ti­dum­bre de que la au­to­ri­dad se abs­ten­drá de im­po­ner las san­cio­nes pre­vis­tas en la ley, por las irre­gu­la­ri­da­des o in­cum­pli­mien­tos cu­ya co­rrec­ción con­tem­plen di­chos pro­gra­ma, si bien con la sal­va­guar­da le­gal de que se in­te­rrum­pe tam­bién el prin­ci­pio de ca­du­ci­dad de la au­to­ri­dad pa­ra im­po­ner las mis­mas.

Aho­ra bien, si co­mo re­sul­ta­do de los in­for­mes del co­mi­té de au­di­to­ría o de las la­bo­res de ins­pec­ción y vi­gi­lan­cia de la Co­mi­sión, la au­to­ri­dad de­ter­mi­na que no se sub­sa­na­ron las irre­gu­la­ri­da­des o in­cum­pli­mien­tos ob­je­to del pro­gra­ma de au­to­co­rrec­ción en el pla­zo pre­vis­to, im­pon­drá la san­ción co­rres­pon­dien­te, au­men­tan­do el mon­to de és­ta has­ta en 40%, sien­do ac­tua­li­za­ble di­cho mon­to en tér­mi­nos de dis­po­si­cio­nes fis­ca­les apli­ca­bles.

Fi­nal­men­te, de­be­mos pun­tua­li­zar al­gu­nos ca­sos que no es­tán con­tem­pla­dos:

• Las irre­gu­la­ri­da­des o in­cum­pli­mien­tos que

sean de­tec­ta­dos por la co­mi­sión y no­ti­fi­ca­dos a la Unión de Cré­di­to,

• Con­duc­tas u omi­sio­nes ti­pi­fi­ca­das co­mo

de­li­tos, e

• In­frac­cio­nes gra­ves.

En el si­guien­te ar­tícu­lo, me re­fe­ri­ré al con­jun­to de ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var “a buen puer­to” es­ta cla­se de pro­gra­mas, ya que de la con­tra­ta­ción de las pre­sen­tes dis­po­si­cio­nes, fren­te a la reali­dad ope­ra­ti­va del sec­tor, pa­re­cie­ra ser ne­ce­sa­ria la coor­di­na­ción de to­dos los fac­to­res de de­ci­sión en la en­ti­dad, de los cuá­les no to­dos se en­cuen­tran pre­sen­tes ac­tual­men­te en ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.