EL FU­TU­RO DEL CAM­PO

LA CUAR­TA RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL CO­MIEN­ZA A TE­NER PRE­SEN­CIA EN EL SEC­TOR AGRA­RIO CON LA IRRUP­CIÓN DE NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS

El Economista (México) - Uniones - - PORTADA - AL­BA SERVÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

La po­si­ción geo­grá­fi­ca de Mé­xi­co lo con­vier­te en de­po­si­ta­rio de gran­des can­ti­da­des de tie­rra, sol, vien­to y agua, ra­zón por la cual, si no se op­ti­mi­zan es­tos re­cur­sos con ayu­da de nue­vas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, el cam­bio cli­má­ti­co se­rá un fac­tor que in­flui­rá de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en el des­tino de mu­chas fa­mi­lias que se de­di­can prin­ci­pal­men­te al cam­po.

En el mar­co de la Cum­bre Ju­ve­nil de Agro­ne­go­cios y Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria 2018, or­ga­ni­za­da por la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Ga­na­de­ría y Pes­ca, se ad­vir­tió que las ac­ti­vi­da­des ru­ra­les lu­cen ca­da vez me­nos re­no­va­das, tra­yen­do co­mo con­se­cuen­cia un aban­dono de los cam­pos por la fal­ta de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos.

La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) re­co­mien­da que un país pro­duz­ca 75% de los ali­men­tos que su po­bla­ción con­su­me; de acuer­do con es­tos mis­mos in­di­ca­do­res, Mé­xi­co pro­du­ce 55%, por lo que es ne­ce­sa­rio cen­trar es­fuer­zos e ini­cia­ti­vas pa­ra ge­ne­rar al me­nos 20% adi­cio­nal que se tie­ne en dé­fi­cit.

AL­TER­NA­TI­VAS TEC­NO­Ló­GI­CAS

Ac­tual­men­te, el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo del cam­po de­ben ir acom­pa­ña­dos del uso de las nue­vas tec­no­lo­gías y la in­no­va­ción en las mis­mas, bus­can­do sa­car el me­jor pro­ve­cho de los re­cur­sos, per­se­ve­ran­do la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de Mé­xi­co y con­tri­bu­yen­do a pre­ver una cri­sis den­tro y fue­ra del país.

El uso de la nue­va tec­no­lo­gía tam­bién pue­de ser apli­ca­da has­ta en los sec­to­res en los que a ve­ces su­po­ne­mos que no tie­nen re­la­ción con ellas.

AGRO M8

Agro M8 es una em­pre­sa que brin­da in­for­ma­ción a tra­vés de sen­so­res, dis­po­si­ti­vos y ac­tua­do­res elec­tró­ni­cos, que per­mi­ten op­ti­mi­za­ción en el uso de agua y agro­quí­mi­cos, ayu­dan­do a au­men­tar la pro­duc­ción de las co­se­chas y mi­ti­gan­do los pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción y el uso des­me­di­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Aa­rón Al­ber­to Liceaga, di­rec­tor co­mer­cial de la com­pa­ñía, ex­pli­có di­chos sen­so­res mi­den di­fe­ren­tes va­ria­bles; los pri­me­ros se co­lo­can en el sue­lo y cal­cu­lan la hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra; una se­gun­da se­rie son los am­bien­ta­les y eva­lúan la hu­me­dad en el ai­re, la tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión at­mos­fé­ri­ca, al­ti­tud, den­si­dad del vien­to y di­ver­sos fac­to­res cli­má­ti­cos que afec­ten el en­torno don­de es­tán cre­cien­do las pla­tas.

El úl­ti­mo jue­go se en­fo­ca en la me­di­ción en lí­nea, son los más avan­za­dos y cos­to­sos ya que pro­por­cio­nan un pe­que­ño la­bo­ra­to- rio en tiem­po real en el si­tio que se es­tá cul­ti­van­do.

So­bre su pre­cio, Liceaga se­ña­ló que de­pen­de­rá de las ne­ce­si­da­des de ca­da pro­duc­tor; sin em­bar­go, cuen­tan con sen­so­res de ba­jo cos­to, me­no­res a 10 dó­la­res, ade­más de que no es ne­ce­sa­rio ad­qui­rir los tres jue­gos.

Asi­mis­mo, ar­gu­men­tó que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­tos dis­po­si­ti­vos es dis­mi­nuir las mer­mas lo cual, en su ex­pe­rien­cia, se han lo­gra­do has­ta en 35 por cien­to.

“No ha­bla­mos de ele­var la pro­duc­ción, que sin du­da al­gu­na es una con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de la im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía, pe­ro la pri­me­ra con­se­cuen­cia es la re­duc­ción de mer­mas que es de los pro­ble­mas más gra­ves que se en­fren­tan los agri­cul­to­res, ellos más que ele­var su pro­duc­ción bus­can mi­ni­mi­zar mer­mas”, ex­pli­ca.

TUKIBA

La com­pa­ñía Tukiba ofre­ce el ser­vi­cio de mo­ni­to­reo de cul­ti­vos, don­de a tra­vés de dro­nes y sen­so­res co­nec­ta­dos a la tie­rra mi­den el ren­di­mien­to de és­ta.

“Co­mo se­res hu­ma­nos ¿có­mo te cui­das? Pe­sán­do­te, mi­dién­do­te, lo mis­mo pa­sa con los cul­ti­vos, si me­di­mos su tem­pe­ra­tu­ra, su ín­di­ce, ma­sa, el pH, se nos per­mi­te te­ner un diag­nós­ti­co tem­prano de en­fer­me­da­des, re­du­cir el cos­to en quí­mi­cos”, di­ce Ri­car­do Bo­ba­di­lla, di­rec­tor de Tukiba.

“La plan­ta es un ser vi­vo, que ne­ce­si­ta va­cu­nas, ca­da vez son más po­ten­tes ya que los hon­gos evo­lu­cio­nan, mu­tan, en­ton­ces ¿có­mo re­du­ces eso?”, re­fie­re.

Bo­ba­di­lla ase­gu­ró que la tec­no­lo­gía que es­tán im­ple­men­ta­do co­nec­ta unos mó­du­los co­lo­ca­dos en tie­rra y los mo­ni­to­reos aé­reos con un más­ter pa­ra que a tra­vés de In­ter­net se mi­dan va­ria­bles co­mo tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad, tan­to en el sue­lo co­mo del ai­re.

“Se mi­den cin­co va­ria­bles fí­si­cas del cul­ti­vo, con lo que es po­si­ble te­ner mo­de­los pre­dic­ti­vos y em­pe­zar a apren­der có­mo se com­por­ta la siem­bra, có­mo in­flu­yen los cli­mas, có­mo in­flu­ye en su pH cier­to quí­mi­co, es un pro­ce­so cons­tan­te”, ex­pli­ca.

Ac­tual­men­te, se en­cuen­tran tra­ba­jan­do con cul­ti­vos de pa­pa y su cos­to va­ría de acuer­do con las hec­tá­reas a ana­li­zar.

“El ser­vi­cio por hec­tá­rea es de 1,000 a 5,000 pe­sos por ci­clo de vida, pe­ro que le per­mi­te aho­rrar­se en­tre 15,000 a 20,000 pe­sos, ade­más son dis­po­si­ti­vos que du­ran de 10 a 15 años cam­bián­do­les la ba­te­ría”, re­fie­re.

GREENS MX

Es una em­pre­sa de­di­ca­da al cul­ti­vo de ve­ge­ta­les en áreas ur­ba­nas, uti­li­zan­do la ae­ro­po­nía co­mo for­ma de cul­ti­vo y ma­xi­mi­zan­do la uti­li­dad del es­pa­cio por el apro­ve­cha­mien­to ver­ti­cal en su mé­to­do de pro­duc­ción. Cul­ti­van sin sol, sin tie­rra y ca­si sin agua, com­bi­nan­do to­dos es­tos fac­to­res pa­ra te­ner me­jor ca­li­dad, ma­yor fres­cu­ra y más ci­clos pro­duc­ti­vos que cual­quier otro mé­to­do de cul­ti­vo.

Ita­mar Po­me­rantz, di­rec­tor co­mer­cial de Greens MX, se­ña­ló que lo que es­tán bus­can­do es sem­brar en lu­ga­res mu­cho más cer­ca­nos a la zo­na de con­su­mo. “Lo que em­pe­za­mos a desa­rro­llar fue un sis­te­ma ver­ti­cal pa­ra apro­ve­char la al­tu­ra, lo ha­ce­mos en una zo­na her­mé­ti­ca pa­ra evi­tar el uso de pes­ti­ci­das, fun­gi­ci­das y her­bi­ci­das. Aho­ri­ta la zo­na pro­duc­ti­va la te­ne­mos en Nau­cal­pan, Es­ta­do de Mé­xi­co, que es a dos o tres ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la zo­na de con­su­mo”.

Ex­pli­có que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­te mé­to­do es acer­car los ali­men­tos a los con­su­mi­do­res fi­na­les y evi­tar que pa­sen de­ma­sia­do tiem­po en el trans­por­te au­na­do con el uso de pes­ti­ci­das.

“Aho­ri­ta em­pe­za­mos con una bo­de­ga de 50 me­tros cua­dra­dos, pe­ro po­de­mos al­can­zar una pro­duc­ción de 130 me­tros cua­dra­dos ne­tos. Ade­más, co­mo co­se­cha­mos y cul­ti­va­mos cons­tan­te­men­te, nos al­can­zan en­tre 13 y 15 ci­clos al año de co­se­cha”, ex­pli­ca.

“Hay mu­cha ne­ce­si­dad de co­mi­da, hay mu­cho des­per­di­cio y la agri­cul­tu­ra es una in­dus­tria que se ha de­di­ca­do a evo­lu­cio­nar, pe­ro nun­ca se ha de­di­ca­do a in­no­var, siem­pre se han crea­do di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas que ayu­dan al ma­ne­jo de tu cam­po de una ma­ne­ra mu­cho más efi­cien­te, pe­ro nun­ca de se ha tra­ta­do de cam­biar el pro­ce­so”, di­ce.

Po­me­rantz re­co­no­ce que por el mo­men­to re­sul­ta muy cos­to­so lle­var a ca­bo es­ta tec­no­lo­gía, por lo que se si­gue tra­ba­jan­do en los pro­ce­sos pa­ra ha­cer­la más ac­ce­si­ble y pue­da lle­gar a los ho­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.