ZO­NAS RU­RA­LES, DE­SA­FÍO PA­RA EL NUE­VO GO­BIERNO

LAS EN­TI­DA­DES DEL SEC­TOR DE AHO­RRO Y CRÉ­DI­TO PO­PU­LAR ATIEN­DEN A 11 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS

El Economista (México) - Uniones - - VÍNCULOS - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@eleconomista.mx

En Mé­xi­co se de­fi­nió en el 2011 a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra co­mo “el ac­ce­so y uso de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ba­jo una re­gu­la­ción apro­pia­da que ga­ran­ti­ce esquemas de pro­tec­ción al con­su­mi­dor y pro­mue­va la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra pa­ra me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de to­dos los seg­men­tos de la po­bla­ción”. No obs­tan­te, di­cho ser­vi­cio, en par­ti­cu­lar de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les, mues­tra to­da­vía un re­za­go im­por­tan­te pe­se a los cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos por el sis­te­ma en los úl­ti­mos años.

En el mar­co del 1er Fo­ro “El Sec­tor de Aho­rro y Cré­di­to Po­pu­lar, Re­me­sas e In­clu­sión fi­nan­cie­ra” que se desa­rro­lló en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, los re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sos or­ga­nis­mos del sec­tor coin­ci­die­ron en que la in­clu­sión so­cial es el pri­mer pa­so pa­ra que co­mu­ni­da­des ru­ra­les don­de no exis­ten ser­vi­cios ni fi­nan­cie­ros, ni de In­ter­net, pue­dan acceder a es­tos be­ne­fi­cios.

En su par­ti­ci­pa­ción, Isa­bel Cruz Hernández, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Unio­nes de Cré­di­to del Sec­tor So­cial (Amucss), hi­zo un lla­ma­do al Con­gre­so de la Unión y al go­bierno del pre­si­den­te elec­to, Andrés Ma­nuel López Obra­dor, a es­ta­ble­cer re­for­mas que im­pul­sen la in­clu­sión tan­to fi­nan­cie­ra co­mo digital en las zo­nas con ba­jos re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

“La in­clu­sión fi­nan­cie­ra de Mé­xi­co es la más ba­ja de to­dos los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), só­lo 33 mi­llo­nes tie­nen ac­ce­so a una cuen­ta de aho­rro, de 90 mi­llo­nes de adul­tos; y no se re­fie­re a te­ner una tar­je­ta pa­ra ob­te­ner sub­si­dios o re­me­sas, se re­fie­re a te­ner cuen­tas de aho­rro permanentes don­de po­da­mos crear pa­tri­mo­nios, aho­rro, cré­di­to y se­gu­ros, es par­te de la in­ser­ción”, in­di­có.

“Si com­pa­ra­mos las zo­nas de po­bre­za con las de re­za­go a ni­vel de in­clu­sión digital, nos da­mos cuen­ta de que hay una co­rre­la­ción di­rec­ta, las re­gio­nes más po­bres son las que es­tán ex­clui­das de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y la re­for­ma es­truc­tu­ral que se im­pul­só en es­te se­xe­nio no va a dar so­lu­ción”.

EX­CLU­SIóN

Cruz Hernández in­di­có que de acuer­do con la En­cues­ta Na­cio­nal Agrí­co­la del 2016, só­lo 10% de los 3.7 mi­llo­nes de pro­duc­to­res tie­nen ac­ce­so a cré­di­to; sin em­bar­go, son ab­sor­bi­dos en su ma­yo­ría por los gran­des pro­duc­to­res, ya que los pe­que­ños re­quie­ren esquemas de fi­nan­cia­mien­to de me­no­res mon­tos que po­cas en­ti­da­des los ofre­cen.

“¿Quién da prés­ta­mos de 15,000 pe­sos? No es la ban­ca co­mer­cial, ni si­quie­ra la Ban­ca de Desa­rro­llo, que por cier­to hay que mo­di­fi­car la Ley de la Fi­nan­cie­ra Ru­ral que le prohí­be dar cré­di­tos me­no­res de 50,000 pe­sos, cuan­do la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos pi­den prés­ta­mos in­fe­rio­res, te­ne­mos una Ley in- cons­ti­tu­cio­nal por­que li­mi­ta el ac­ce­so de los me­xi­ca­nos a te­ner cré­di­to pro­duc­ti­vo”, re­fie­re la di­rec­ti­va.

“De­be­mos pen­sar quié­nes son nues­tros clien­tes; de esos pro­duc­to­res 25% es de ha­bla in­dí­ge­na, ¿te­ne­mos em­plea­dos que ha­blen len­gua in­dí­ge­na pa­ra aten­der a esa po­bla­ción?, te­ne­mos so­cios que no tie­nen es­tu­dios o só­lo la edu­ca­ción bá­si­ca, di­fí­cil­men­te van a en­ten­der qué son o có­mo se com­po­nen los cré­di­tos con ta­sa com­pues­ta”.

La di­rec­to­ra de la Unión de Cré­di­to se pro­nun­ció por que el sec­tor que re­pre­sen­ta tam­bién ade­cue sus pro­duc­tos y ser­vi­cios a la con­di­ción de sus clien­tes, pa­ra que les pue­dan ofre­cer cré­di­tos ac­ce­si­bles y ade­cua­dos a

11.9 MI­LLO­NES USUA­RIOS, DE LOS

CUA­LES 67% SON MU­JE­RES

206

SO­CIE­DA­DES AU­TO­RI­ZA­DAS

3,340

SU­CUR­SA­LES 131,000 MI­LLO­NES DE PE­SOS CAP­TA­DOS DE AHO­RROS

110,000 MI­LLO­NES DE PE­SOS

EN PRÉS­TA­MOS

190,000 MI­LLO­NES DE PE­SOS EN AC­TI­VOS DEL SEC­TOR

sus per­fi­les, co­no­cien­do su con­di­ción so­cial y eco­nó­mi­ca.

“La úl­ti­ma En­cues­ta Agro­pe­cua­ria di­ce que el prin­ci­pal ofe­ren­te de cré­di­to somos las ca­jas po­pu­la­res, pe­ro no somos cons­cien­tes de eso, no sa­be­mos dar cré­di­to, te­ne­mos que per­fec­cio­nar­nos”.

RE­GU­LA­CIóN

Por su par­te, Cé­sar Ze­pe­da, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Coope­ra­ti­vas de Aho­rro y Prés­ta­mo de Mé­xi­co (Con­ca­mex), re­fi­rió que las en­ti­da­des de aho­rro y prés­ta­mo ma­ne­ja­ron al mes de ju­nio más de 109,000 mi­llo­nes de pe­sos de 7 mi­llo­nes de aho­rra­do­res, cu­brien­do más de 80% de las zo­nas ru­ra­les, por lo cual tam­bién re­quie­ren que la re­gu­la­ción y su­per­vi­sión que se les apli­ca sea la ade­cua­da, te­nien­do en cuen­ta a la po­bla­ción que atien­den, que no ten­ga más cos­tos que be­ne­fi­cios.

“La Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da tie­ne to­das la he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­nos más com­pe­ti­ti­vos, se de­be lo­grar un ver­da­de­ro equi­li­brio en­tre el mar­co ju­rí­di­co y la re­gu­la­ción pa­ra in­cre­men­tar el aho­rro, que se ten­gan más in­cen­ti­vos pa­ra que el sec­tor ten­ga una par­ti­ci­pa­ción fuer­te en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro a fa­vor del desa­rro­llo”, ar­gu­men­tó.

Asi­mis­mo, Gui­ller­mo Co­lín, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de So­fi­po (Am­so­fi­po), des­ta­có el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do el sec­tor de aho­rro y cré­di­to po­pu­lar du­ran­te 67 años de vi­da y en­fa­ti­zó que es­te cam­bio de go­bierno es una opor­tu­ni­dad pa­ra obli­gar a la ban­ca de desa­rro­llo a dar más ga­ran­tías a es­tos in­ter­me­dia­rios pa­ra lle­gar a la po­bla­ción no ban­ca­ri­za­da.

LA PRO­PUES­TA

Isa­bel Hernández in­di­có que su pro­pues­ta co­mo sec­tor es tra­ba­jar en una ley que per­mi­ta vin­cu­lar la in­clu­sión digital y fi­nan­cie­ra co­mo un man­da­to de Es­ta­do pa­ra lo­grar la in­clu­sión so­cial, que ha­ya un sis­te­ma de pa­go de pa­gos elec­tró­ni­cos que no cobre ca­da que un clien­te acu­da a dis­po­ner de su di­ne­ro, ade­más de au­men­tar el nú­me­ro de su­cur­sa­les.

En­fa­ti­zó que en el mar­co de la ela­bo­ra­ción del Pre­su­pues­to de Egre­sos pa­ra el 2019, los dipu­tados de­ben to­mar en cuen­ta al sec­tor de aho­rro y cré­di­to po­pu­lar pa­ra su for­ta­le­ci­mien­to y cre­ci­mien­to en zo­nas ru­ra­les de al­ta y muy al­ta mar­gi­na­ción.

“Se de­be te­ner pre­su­pues­to cla­ve pa­ra el me­jor pro­gra­ma de in­clu­sión fi­nan­cie­ra que ha ha­bi­do en Mé­xi­co, que es el Pro­gra­ma de Asis­ten­cia Téc­ni­ca a las Mi­cro­fi­nan­zas Ru- ra­les, que ban­ca­ri­za a tra­vés de aho­rro a co­mu­ni­da­des ru­ra­les mar­gi­na­das. Ese pro­gra­ma per­dió pre­su­pues­to ha­ce dos años”, ex­pre­só.

Fi­nal­men­te, el dipu­tado del Par­ti­do del Tra­ba­jo (PT) Ben­ja­mín Ro­bles Mon­to­ya se­ña­ló que en la ac­tua­li­dad 23% de la po­bla­ción en Mé­xi­co, es de­cir, 26 mi­llo­nes de per­so­nas, vi­ve en zo­nas ru­ra­les y la ma­yo­ría de ellos es­tán ex­clui­dos de con­tar con ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y ac­ce­so a mercados pro­fun­di­zan­do la de­sigual­dad y po­bre­za, lo cual de­be cam­biar.

“En el te­rri­to­rio na­cio­nal ha­bi­tan 13 mi­llo­nes de in­dí­ge­nas de 65 et­nias to­dos ellos vi­vien­do ba­jo ni­ve­les de in­fraes­truc­tu­ra mí­ni­ma y po­ca co­nec­ti­vi­dad. Y no obs­tan­te es­ta ma­sa po­bla­cio­nal, exis­te una de­sigual­dad muy fuer­te en­tre la agri­cul­tu­ra de au­to­con­su­mo y la agri­cul­tu­ra co­mer­cial por­que 10% de los pro­duc­to­res co­mer­cia­les con­cen­tra 60% de los in­gre­sos de los sub­si­dios y cré­di­tos”.

El le­gis­la­dor re­co­no­ció que la ban­ca so­cial in­te­gra­da por so­cie­da­des fi­nan­cie­ras co­mu­ni­ta­rias, por so­cie­da­des coope­ra­ti­vas de aho­rro de prés­ta­mo, así co­mo de so­cie­da­des fi­nan­cie­ras po­pu­la­res, se han po­si­cio­na­do co­mo la prin­ci­pal fuen­te de ac­ce­so al cré­di­to y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de es­tos me­xi­ca­nos aten­di­dos en una de las más 3,300 su­cur­sa­les ubi­ca­das en 60% de los mu­ni­ci­pios del país prin­ci­pal­men­te en aque­llos lu­ga­res don­de la ban­ca co­mer­cial y la ban­ca de desa­rro­llo, no tie­ne pre­sen­cia y es di­fi­cil ac­ce­sar,

“Nues­tro com­pro­mi­so es se­guir cre­cien­do, pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de las en­ti­da­des de desa­rro­llo y el cum­pli­mien­to de las ne­ce­si­da­des en ma­te­ria ju­rí­di­ca, nor­ma­ti­va y de fo­men­to; con el ob­je­ti­vo de cons­truir un pro­gra­ma en con­jun­to con el go­bierno pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de los me­xi­ca­nos be­ne­fi­cia­dos con los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que ofre­ce el Sec­tor de Aho­rro y Cré­di­to Po­pu­lar”.

FOTO: ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.