La agen­da am­bien­tal, ru­ta a la economía cir­cu­lar

El Economista (México) - Uniones - - VISIÓN - ALE­JAN­DRO PA­GÉS T.*

UNA DE LAS AU­SEN­CIAS NO­TA­BLES en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca fue la agen­da am­bien­tal. Y no es un te­ma me­nor, por­que hoy en día for­ma par­te cru­cial de las me­tas del mi­le­nio y es­tá en la dis­cu­sión de los prin­ci­pa­les fo­ros glo­ba­les, in­clui­do el Fo­ro Eco­nó­mi­co Global. Los pro­ble­mas am­bien­ta­les tras­cien­den ya las fron­te­ras na­cio­na­les, por su com­ple­ji­dad pri­me­ro y por sus efec­tos no­ci­vos so­bre la vi­da en el pla­ne­ta. Ca­len­ta­mien­to global, ex­tin­ción de es­pe­cies, ex­plo­ta­ción irra­cio­nal de los re­cur­sos na­tu­ra­les, ade­más de con­ta­mi­na­ción por com­bus­tión y des­per­di­cios plás­ti­cos en los ti­ra­de­ros a cie­lo abier­to y en los océa­nos son, hoy en día, ex­ter­na­li­da­des ca­tas­tró­fi­cas tan­gi­bles con im­pac­tos eco­nó­mi­cos y hu­ma­nos in­con­men­su­ra­bles. Pa­ra múl­ti­ples es­tu­dio­sos, hoy vi­vi­mos la era “an­tro­po­gé­ni­ca” de­bi­do a los efec­tos que el ser hu­mano ha ve­ni­do pro­vo­can­do y que ya al­can­zan pro­por­cio­nes épi­cas.

El sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial de pro­duc­ción he­re­da­do de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial (sin con­si­de­rar ideo­lo­gías) es el cau­san­te de es­ta si­tua­ción, pues­to que es li­neal en su con­cep­tua­li­za­ción, eso sig­ni­fi­ca que obe­de­ce aun mo­de­lo de in­dus­tria ex­trac­ti­va que con­sis­te en “to­mar, ha­cer y dis­po­ner” de los ma­te­ria­les que la na­tu­ra­le­za nos ofre­ce, sin res­pon­sa­bi­li­dad ni con­cien­cia de sus efec­tos e im­pac­tos. Es­te sis­te­ma eco­nó­mi­co li­neal hoy nos mues­tra un mun­do con cre­cien­tes pre­sio­nes so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les y el me­dioam­bien­te, a tal grado que he­mos al­can­za­do el lí­mi­te don­de la hu­ma­ni­dad ex­plo­ta más re­cur­sos de los que la na­tu­ra­le­za pue­de re­po­ner. Ade­más, es­te sis­te­ma li­neal, al no re­co­no­cer las ex­ter­na­li­da­des que ge­ne­ra, en par­ti­cu­lar por el uso de ener­gías fó­si­les pa­ra la pro­duc­ción, trans­por­ta­ción y con­su­mo, es­tá im­plí­ci­ta­men­te sub­si­dia­do. Es de­cir, na­die es res­pon­sa­ble —en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos— de tirar y des­per­di­ciar, ni de con­ta­mi­nar e im­pri­mir nues­tra huella de car­bono. Por lo tan­to, ha ge­ne­ra­do un equi­li­brio in­efi­cien­te en el uso de re­cur­sos del pla­ne­ta.

En­ton­ces, ¿có­mo pue­de y de­be el nue­vo go­bierno en­ca­be­za­do por Andrés Ma­nuel López Obra­dor ac­tuar fren­te a es­ta reali­dad tan­gi­ble? ¿Cuál de­be ser el pa­pel del país en el mun­do an­te es­tas cir­cuns­tan­cias? La res­pues­ta es ini­ciar la trans­for­ma­ción de la agen­da am­bien­tal en una “agen­da eco­nó­mi­ca cir­cu­lar”. El con­cep­to de #Eco­no­míaCir­cu­lar par­te de pre­mi­sas sin­gu­la­res. En pri­mer lu­gar, ce­rrar el ci­clo del en­fo­que li­neal; se­gun­do, con­tra­rres­tar el ago­ta­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les; ter­ce­ro, pre­ve­nir el des­per­di­cio y las emi­sio­nes da­ñi­nas al agua y al ai­re, y cuar­to, asig­nar la pro­pie­dad —y la res­pon­sa­bi­li­dad— de un pro­duc­to o ser­vi­cio a su ori­gi­na­dor. Pa­ra lo­grar­lo hay que pen­sar cir­cu­lar, im­pul­san­do una #EC.

AS­PEC­TOS

La #Eco­no­míaCir­cu­lar es to­do un sis­te­ma eco­nó­mi­co e in­dus­trial, cu­yas ba­ses par­ten de: Re­du­cir, Reu­sar, Re­ci­clar y Re­cu­pe­rar (4R) los in­su­mos y ma­te­ria­les uti­li­za­dos en los pro­ce­sos de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo al más al­to va­lor po­si­ble (ci­clo téc­ni­co) con­tan­do con la ca­pa­ci­dad res­tau­ra­ti­va de los re­cur­sos na­tu­ra­les (ci­clo bio­ló­gi­co). Es lo opues­to al mo­de­lo global ac­tual de in­dus­tria ex­trac­ti­va li­neal que con­sis­te en: “to­mar, ha­cer y dis­po­ner” de los re­cur­sos, sin va­lo­rar, me­dir o asu­mir sus im­pac­tos. Pa­ra lo­grar­lo la #EC va mu­cho más allá. As­pi­ra a mi­ni­mi­zar la des­truc­ción del va­lor eco­nó­mi­co y eco­ló­gi­co a lo lar­go del sis­te­ma, pa­ra lo­grar un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, crean­do ca­li­dad am­bien­tal, pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y ca­pi­tal so­cial, si­mul­tá­nea­men­te, pa­ra be­ne­fi­cio de las ge­ne­ra­cio­nes pre­sen­tes y fu­tu­ras.

Su im­pac­to tras­cien­de el ám­bi­to mi­cro­eco­nó­mi­co de la em­pre­sa y el con­su­mi­dor, pues­to que de­be im­ple­men­tar­se en tres ni­ve­les: i) Mi­cro­ni­vel: pro­duc­tos, com­pa­ñías y con­su­mi­do­res; ii) Me­so­ni­vel: zo­nas y eco­par­ques in­dus­tria­les; iii) Ma­cro­ni­vel: ciu­da­des, re­gio- nes, na­cio­nes y más allá de las fron­te­ras. A ni­vel mi­cro, la #EC con­si­de­ra trans­for­mar el mo­do de pro­duc­ción des­de su di­se­ño. No es su­fi­cien­te con ha­cer que los ma­te­ria­les que se pro­du­cen sean re­ci­cla­bles.

En reali­dad, ac­tual­men­te só­lo se reúsan 7% de los ma­te­ria­les de la economía en el mun­do. Al re­di­se­ñar­los des­de su origen pa­ra que for­men par­te del ci­clo bio­ló­gi­co na­tu­ral, evi­ta­mos el origen del des­per­di­cio. Por ejem­plo, ca­da vez más en­va­ses de bie­nes de con­su­mo se di­se­ñan pa­ra ser bio­de­gra­da­bles en pla­zos cor­tos. A ni­vel me­so, más em­pre­sas trans­for­man sus mo­de­los de pro­duc­ción-con­su­mo de bie­nes du­ra­bles, co­mo los col­cho­nes, pa­ra ofre­cer el ser­vi­cio de ho­ras-cama, en vez de ven­der­los. Así, al con­cluir su vi­da útil, re­co­gen los col­cho­nes usa­dos, reúsan sus ma­te­ria­les y aho­rran cos­tos, ade­más de evi­tar ti­rar­los o que­mar­los. Sig­ni­fi­ca que las pro­pias em­pre­sas man­tie­nen la pro­pie­dad de los ma­te­ria­les y só­lo ofre­cen los ser­vi­cios. Lo mis­mo ocu­rre con elec­tro­do­més­ti­cos co­mo la­va­do­ras, re­fri­ge­ra­do­res y otros bie­nes. Es­to se pue­de lo­grar tam­bién, gra­cias a la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gías que hoy per­mi­ten mo­ni­to­rear el ren­di­mien­to y apro­ve­cha­mien­to de es­tos, a tra­vés del In­ter­net de las Co­sas (IoT). La #EC tam­bién im­pli­ca con el uso de la tec­no­lo­gía, una economía com­par­ti­da, pa­ra vehícu­los y otras he­rra­mien­tas, cu­ya uti­li­za­ción por un in­di­vi­duo es muy li­mi­ta­da, pe­ro com­par­ti­da se ma­xi­mi­za. Tam­bién, a ni­vel ma­cro, a par­tir de la #EC es po­si­ble crear ciu­da­des cir­cu­la­res don­de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción pue­den re­cu­pe­rar­se de los mis­mos edi­fi­cios que se ti­ran. Ya es po­si­ble en­con­trar ejem­plos de edi­fi­cios que des­de su di­se­ño pre­vén la re­uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les en un fu­tu­ro. Ha­bla­mos en­ton­ces de que las ciu­da­des son mi­nas en sí mis­mas, que reapro­ve­chan los ma­te­ria­les sin re­cu­rrir a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra con to­das sus im­pli­ca­cio­nes am­bien­ta­les.

Japón fue pio­ne­ro en la con­cep­tua­li­za­ción de la #EC y hoy Chi­na y Eu­ro­pa son ejem­plos de lo que se pue­de lo­grar. Tam­bién hay otras im­pli­ca­cio­nes de economía po­lí­ti­ca que de­ri­van de la adop­ción de una #EC con im­pac­tos fis­ca­les y la­bo­ra­les al­ta­men­te be­né­fi­cos.

Así, la #EC es­tá ba­sa­da en tres prin­ci­pios: erra­di­car o ex­cluir el des­per­di­cio y la con­ta­mi­na­ción, ma­xi­mi­zar el va­lor al man­te­ner los ma­te­ria­les en uso y re­ge­ne­rar los sis­te­mas na­tu­ra­les. A par­tir de ellos se pue­de trans­for­mar la agen­da am­bien­tal en una agen­da eco­nó­mi­ca.

*Ale­jan­dro Pa­gés T. es maes­tro en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas por LSE, li­cen­cia­do en De­re­cho por la UNAM y en Economía por el ITAM. Ac­tual­men­te, es con­sul­tor en ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.