COM­PLIAN­CE, VA­CU­NA PA­RA TO­DOS LOS EM­PLEA­DOS

LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD NO DE­BE SOS­TE­NER­SE EN UNA SO­LA PER­SO­NA, TO­DOS DE­BEN CO­LA­BO­RAR, IN­DI­CAN EX­PER­TOS

El Economista (México) - Uniones - - CAPACITACIÓN - PATRICIA OR­TE­GA patricia.or­te­ga@eleconomista.mx

El com­plian­ce, o cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo, se re­fie­re a es­ta­ble­cer pro­ce­di­mien­tos y una cul­tu­ra de bue­nas prác­ti­cas en una or­ga­ni­za­ción con el ob­je­ti­vo de ase­gu­rar el cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo den­tro de és­ta y así iden­ti­fi­car, pre­ve­nir, con­tro­lar y ac­tuar an­te even­tua­les ries­gos le­ga­les y de ope­ra­ción.

Du­ran­te el Fo­ro “Pre­sen­te y fu­tu­ro del com­plian­ce”, or­ga­ni­za­do por El Eco­no­mis­ta en alian­za con Vlex, Eri­ka Mon­ta­ño, com­plian­ce of­fi­cer y ofi­cial de Pre­ven­ción de La­va­do de Di­ne­ro pa­ra la ase­gu­ra­do­ra Zu­rich, di­jo que com­plian­ce no se tra­ta só­lo de la éti­ca en el cum­pli­mien­to de le­yes, sino que va más allá.

“(Se) bus­ca el cum­pli­mien­to de las le­yes de ma­ne­ra es­tric­ta, es de­cir, más allá de lo es­ta­ble­ci­do, no so­la­men­te éti­ca en el cum­pli­mien­to de las le­yes, sino que ve­mos otros as­pec­tos fun­da­men­ta­les co­mo pue­de ser el es­ta­ble­ci­mien­to de pro­ce­sos, po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos que te per­mi­tan ase­gu­rar el ren­di­mien­to a 100% de to­das es­tas le­yes, y no so­la­men­te las le­yes, sino que to­das las to­mas de de­ci­sio­nes del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la pro­pia com­pa­ñía tie­nen que ir ape­ga­das a la éti­ca mis­ma”, de­cla­ró.

Agre­gó que es fun­da­men­tal que es­ta prác­ti­ca per­mee en to­dos los em­plea­dos, es­to pa­ra ir erra­di­can­do los ma­los ma­ne­jos que se pue­dan pre­sen­tar en las em­pre­sas.

En ese sen­ti­do, Luis F. Ortiz, abo­ga­do de la fir­ma Gon­zá­lez Cal­vi­llo, coin­ci­dió con Mon­ta­ño al de­cir que es­ta cues­tión no se tra­ta de una so­la per­so­na, sino que to­dos los em­plea­dos tie­nen cum­plir con la fun­ción de ser ofi­cia­les de cum­pli­mien­to.

“Tie­nen que to­mar y asu­mir su pro­pia pos­tu­ra fren­te a las de­ci­sio­nes que se ten­gan que to­mar en su tra­ba­jo y ser sus pro­pios ofi­cia­les de go­bierno y eso lo he­mos di­cho mu­chas ve­ces, ha­cer lo que te co­rres­pon­de sin que na­die te es­té vi­gi­lan­do. En­ton­ces, que se aca­be la fi­gu­ra del ofi­cial de cum­pli­mien­to, to­dos de­be­mos ser ofi­cial de cum­pli­mien­to. Yo te vi­gi­lo a ti y tú a mí”.

En ese sen­ti­do, Adria­na Pe­ral­ta, abo­ga­da de Pa­la­cio de Hie­rro, di­jo que es­ta prác­ti­ca tie­ne que in­cul­car­se des­de el ho­gar y a una tem­pra­na edad, pues son las ba­ses pa­ra ge­ne­rar el com­plian­ce.

“Va­mos a em­pe­zar a ges­tar el com­plian­ce cuan­do sea el úni­co ver­bo del me­jor ofi­cial de cum­pli­mien­to, que son los pa­pás y las

ma­más en las ca­sas”.

AR­MO­NI­ZA­CIÓN

Por otro la­do, la es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Diana Cris­tal Gon­zá­lez Obre­gón ex­pre­só que es ne­ce­sa­rio una ar­mo­ni­za­ción en las me­di­das in­ter­nas de las em­pre­sas, pe­ro no só­lo en la ope­ra­ción, sino tam­bién en los per­fi­les.

“Ne­ce­si­ta­mos te­ner un con­trol, una ar­mo­ni­za­ción de las me­di­das in­ter­nas, pro­to­co­los y ma­nua­les, no so­la­men­te de ope­ra­ción, tam­bién ma­nua­les de per­fi­les, hay per­fi­les que sim­ple­men­te una em­pre­sa no pue­de cum­plir, no pue­des te­ner to­do el con­trol de to­da la fun­ción de la es­truc­tu­ra. El pro­ce­di­mien­to pe­nal, ya en el Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les in­clu­so te di­ce que no so­la­men­te te vas a dar cuen­ta de esa mag­ni­tud del da­ño, sino tam­bién al­go que es in­tere­san­te: la qué es­truc­tu­ra te­nía la per­so­na”, se­ña­ló.

Co­men­tó que una vez que las com­pa­ñías ar­mo­ni­cen las re­gu­la- cio­nes, los con­tro­les in­ter­nos y la ca­pa­ci­ta­ción con el có­di­go pe­nal, da­rán un pa­so im­por­tan­te en el co­no­ci­mien­to y apli­ca­ción de es­ta ley.

De igual ma­ne­ra, Al­fre­do Ore­lla­na Mo­yao, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Exa­lum­nos del ITAM, ex­pu­so que pa­ra que el com­plian­ce se afian­ce, las com­pa­ñías tie­nen que se­guir un pro­ce­so de in­for­ma­ción, así co­mo la for­ma­ción y crea­ción de ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas, es­to pa­ra ge­ne­rar un sis­te­ma avan­za­do y efi­cien­te de cum­pli­mien­to.

“Los sis­te­mas de com­plian­ce

más avan­za­dos y más efi­cien­tes ya tie­nen cer­ti­fi­ca­cio­nes, por­que ya pu­di­mos con­ver­tir el pa­ra­dig­ma en in­for­ma­ción, la in­for­ma­ción en co­no­ci­mien­to y el co­no­ci­mien­to en ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas. El fu­tu­ro del com­plian­ce

es ha­cer­lo así, do­més­ti­co, ha­cer­lo co­mún y no una cien­cia com­ple­ja, no re­ta­dor, sino al­go con­vin­cen­te y atrac­ti­vo”, de­cla­ró.

“VA­MOS A EM­PE­ZAR A GES­TAR EL COM­PLIAN­CE CUAN­DO SEA EL ÚNI­CO VER­BO DEL ME­JOR OFI­CIAL DE CUM­PLI­MIEN­TO, QUE SON LOS PA­PÁS Y LAS MA­MÁS EN LAS CA­SAS”.

ADRIA­NA PE­RAL­TA, ABO­GA­DA DE PA­LA­CIO DE HIE­RRO.

FOTO: ZU­LLEY­KA HO­YO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.