La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal

El Economista (México) - Uniones - - CAPACITACIÓN - POR MA­RÍA TERESA ZAVALA*

LA IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL no fue des­cri­ta has­ta los años 90 cuan­do una per­so­na lla­ma­da Barr se en­car­gó de ha­blar so­bre una in­te­li­gen­cia adi­cio­nal, aque­lla que des­cri­bía el éxi­to de las per­so­nas en la em­pre­sa y en la vi­da. En 1995, Go­le­man co­mien­za a es­tu­diar los efec­tos que ha­bía te­ni­do Phi­neas P. Ga­ge, a quien se le ha­bía per­fo­ra­do una par­te del ce­re­bro con una barra, y se da cuen­ta de que es­to no im­pe­día su ta­len­to, pe­ro si im­pe­día la to­ma de de­ci­sio­nes, que lle­va al ver­da­de­ro cues­tio­na­mien­to de la in­te­li­gen­cia. Go­le­man ha­bla acer­ca de dos ti­pos de in­te­li­gen­cia: la in­te­li­gen­cia per­so­nal y la in­te­li­gen­cia so­cial. La in­te­li­gen­cia per­so­nal es­tá go­ber­na­da por el au­to­co­no­ci­mien­to.

La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es la di­fe­ren­cia en­tre la in­ten­ción que tie­nes de lo­grar tus me­tas y real­men­te lo­grar­las. Es­to es que, si tú ha­blas de una re­la­ción que te lle­va a la fe­li­ci­dad, tu in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es la res­pon­sa­ble de ge­ne­rar el diá­lo­go que te lle­va a te­ner una vi­da de vin­cu­la­ción y cre­ci­mien­to con­ti­nuo con la per­so­na que amas. Si tú ha­blas de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal exi­to­sa, la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es igual a pre­pa­rar­te in­te­lec­tual­men­te pa­ra lle­var a ca­bo las me­tas que quie­res, in­te­gran­do den­tro de ti los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des de in­ter­co­ne­xión y de su­mar a la gen­te que te ro­dea en ni­ve­les de vo­lun­tad que su­man ha­cia esa ex­ce­len­cia en el tra­ba­jo que quie­res lle­var aca­bo. Exis­ten ele­men­tos teó­ri­cos res­pec­to a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, pe­ro lo que cuen­ta es la prác­ti­ca de vi­vir con un pro­pó­si­to que te ha­ce ser con­gruen­te en­tre la in­ten­ción de lo que quie­res y el ver­da­de­ro lo­gro de lo que lle­vas aca­bo.

El se­gun­do as­pec­to que de­fi­ne Go­le­man en la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es la in­te­li­gen­cia so­cial y es­to es co­men­zar a dar­te cuen­ta de qué es lo que ne­ce­si­ta la otra per­so­na o si real­men­te lo quie­re o si so­la­men­te es pro­duc­to de un ca­pri­cho o ne­ce­si­dad ad­qui­ri­da.

La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal apli­ca­da en las or­ga­ni­za­cio­nes con­du­ce a ha­cer gru­pos hu­ma­nos de al­to desem­pe­ño. La ma­ne­ra en que he­mos lo­gra­do es­to en or­ga­ni­za­cio­nes que han ob­te­ni­do un éxi­to y re­co­no­ci­mien­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal es apli­can­do los cin­co pa­sos de la evo­lu­ción:

1. Ge­ne­rar un am­bien­te sano a ni­vel de es­trés, au­to­ma­ti­zan­do los pro­ce­sos que ge­ne­ran an­sie­dad o pro­ble­mas in­ter­nos por el ex­ce­so de tra­ba­jo en ta­reas que no dan un va­lor agre­ga­do.

2. Cui­dar los ni­ve­les de co­mu­ni­ca­ción en­tre los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción, ya que, de acuer­do con John Grin­der, nues­tra co­mu­ni­ca­ción son los ma­pas que for­man nues­tra reali­dad y es­tos ma­pas de­be­rán ser in­ter­pre­ta­dos por ca­da una de las par­tes en esquemas de co­mu­ni­ca­ción que cons­tru­yen, no cri­ti­can ni des­tru­yen el pun­to de vis­ta de uno o del otro.

3. Ha­cer un ex­ce­len­te tra­ba­jo en equi­po. Es­to es que los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción ten­gan me­tas com­par­ti­das y que su­men la com­pe­ten­cia de ta­len­to de ca­da una de las per­so­nas que es­tá tra­ba­jan­do en la or­ga­ni­za­ción.

4. Lle­var a ca­bo un sis­te­ma de mo­ti­va­ción as­cen­den­te.

5. Innovación. To­do tra­ba­jo que em­pie­za a ser te­dio­so ha­ce per­der el in­te­rés y áni­mo de los par­ti­ci­pan­tes. El éxi­to lle­ga en­ton­ces cuan­do for­ma­mos em­pre­sas que quie­ren lo­grar una me­jo­ra con­ti­nua a tra­vés de la innovación.

FOTO: SHUT­TERS­TOCK

*Ma­ría Teresa Zavala es maes­tra cer­ti­fi­ca­da en ne­go­cios y pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca; re­pre­sen­tan­te de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y au­to­ra de La me­to­do­lo­gía de apren­di­za­je ace­le­ra­do en el idio­ma in­glés.www.lfby­pe­fe.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.