TRANS­FOR­MA­CIÓN EN LA BAN­CA DE DESA­RRO­LLO

LOS PROS Y LOS CON­TRAS DE LA PO­SI­BLE FU­SIÓN

El Economista (México) - Uniones - - PORTADA - ERIK PÁEZ erik.paez@eleconomista.mx

Ha­ce unos días, el pre­si­den­te elec­to, Andrés Ma­nuel López Obra­dor, plan­teó la po­si­bi­li­dad de que Na­cio­nal Fi­nan­cie­ra (Nafin) y el Ban­co Na­cio­nal de Co­mer­cio Ex­te­rior (Ban­co­mext) se fu­sio­na­ran pa­ra for­mar una so­la ins­ti­tu­ción, es­to con el ob­je­ti­vo de dar un me­jor ser­vi­cio y que las per­so­nas ten­gan ac­ce­so a me­jo­res apo­yos.

“Va­mos a for­ta­le­cer la ban­ca de desa­rro­llo, tam­bién es­ta­mos pen­san­do que hay dos ins­ti­tu­cio­nes que pue­den unir­se pa­ra dar un me­jor ser­vi­cio: Na­cio­nal Fi­nan­cie­ra y el Ban­co­mext, que po­de­mos ha­cer uno so­lo; fu­sio­nar pa­ra dar un me­jor apo­yo en es­te sen­ti­do”, de­cla­ró el po­lí­ti­co ta­bas­que­ño. De acuer­do con Car­los Al­ber­to Ji­mé­nez, ca­te­drá­ti­co de la Fa­cul­tad de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle, és­ta es una bue­na idea, ya que se es­ta­ría for­ta­le­cien­do el sis­te­ma de cré­di­to, se ayu­da­ría a dis­mi­nuir la bu­ro­cra­cia y se ter­mi­na­ría con la re­pe­ti­ción de ocu­pa­cio­nes.

“Hay mu­chas fun­cio­nes que se es­tán du­pli­can­do ac­tual­men­te, es­to per­mi­ti­ría po­ner­le fin a es­ta du­pli­ci­dad y tam­bién hay un as­pec­to im­por­tan­te en el ac­tual sis­te­ma, en la ac­tual es­truc­tu­ra de las ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to en el país y es que es­tán muy pul­ve­ri­za­das, es­tán dis­per­sas y es­ta dis­per­sión no ha­ce que sus ac­cio­nes sean tan efec­ti­vas. En­ton­ces, de al­gu­na ma­ne­ra con­cen­trar es­tas ac­ti­vi­da­des ten­dría co­mo fin re­du­cir esa dis­per­sión y lo­grar una ma­yor efec­ti­vi­dad de las ac­cio­nes”, se­ña­ló.

Asi­mis­mo, el ex­per­to en fi­nan­zas co­men­tó que otro de los be­ne­fi­cios de es­ta ac­ción se ve­ría re­fle­ja­do en la dis­mi­nu­ción de ta­sas de in­te­rés, ya que ha­bría re­duc­ción en los cos­tos de ope­ra­ción, lo que ge­ne­ra­ría un aho­rro e in­gre­sos adi­cio­na­les que se ve­rían tra­du­ci­dos en el for­ta­le­ci­mien­to del nue­vo or­ga­nis­mo y me­jo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra sus clien­tes.

“Al te­ner una so­la ins­ti­tu­ción es­tás for­ta­le­cien­do los ac­ti­vos de una so­la, pue­des te­ner un ma­yor con­trol de esos ac­ti­vos y una ma­yor ca­pa­ci­dad cre­di­ti­cia, por­que es­tás con­cen­tran­do una can­ti­dad más gran­de de re­cur­sos y eso te per­mi­te te­ner me­jo­res ren­di­mien­tos en los ins­tru­men­tos de in­ver­sión que pu­die­ras es­tar eli­gien­do y, por con­se­cuen­cia, dar me­jo­res ta­sas de in­te­rés y me­jo­res be­ne­fi­cios a tus clien­tes”, ex­pu­so.

Agre­gó que con es­ta fu­sión se es­ta­ría ayu­dan­do al for­ta­le­ci­mien­to de la ban­ca de desa­rro­llo, de­bi­do a que los pro­gra­mas que hay se ve­rían ro­bus­te­ci­dos, aun­que se­ña­ló que no se de­ben uni­fi­car los ins­tru­men­tos de am­bas ins­ti­tu­cio­nes.

“Eso se­ría un error, al­go que de­be te­ner en cuen­ta la nue­va ins­ti­tu­ción es que hay pro­duc­tos y seg­men­tos di­fe­ren­cia­dos y tra­tar de cui­dar que ese ex­per­ti­se, que ya se ha for­ma­do du­ran­te mu­chí­si­mos años, no se pier­da, que no se pier­da la es­pe­cia­li­za­ción en cier­tos seg­men­tos im­por­tan­tí­si­mos”, ar­gu­men­tó.

IN­VIA­BLE

Por otro la­do, el di­rec­tor de Ban­co­mext, Fran­cis­co Gon­zá­lez, co­men­tó que es­ta idea no es fun­cio­nal, ya que la ins­ti­tu­ción por sí so­la es ren­ta­ble y no ne­ce­si­ta re­cur­sos del pre­su­pues­to fe­de­ral.

Re­cor­dó que es­to ya se ha­bía in­ten­ta­do en el 2005, en don­de se lle­va­ron me­sas de de­ba­te, fo­ros y se lle­gó a la con­clu­sión de que es­to iba a ge­ne­rar más pro­ble­mas.

En ese sen­ti­do, Héc­tor Va­len­cia, pro­fe­sor de la Es­cue­la Ban­ca­ria y Co­mer­cial, coin­ci­dió con la vi­sión del di­ri­gen­te del or­ga­nis­mo, pues des­de su pers­pec­ti­va, am­bas ins­ti­tu­cio­nes cuen­tan con ob­je­ti­vos dis­tin­tos, ya que una se en­fo­ca al co­mer­cio ex­te­rior y la otra a fa­ci­li­tar el cré­di­to in­terno.

“Am­bos son fon­dos gu­ber­na­men­ta­les pa­ra efec­to de apo­yo a la ban­ca y las em­pre­sas, pe­ro tie­nen ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes. Creo que es­tá sub­es­ti­man­do la fun­ción de ca­da una, las dos son ne­ce­sa­rias y úti­les. Ope­ra­ti­va­men­te no me sue­na la idea, pe­ro por el la­do de su go­bierno de aus­te­ri­dad, creo que es una de tan­tas for­mas. Es­to es muy re­la­ti­vo por­que se tra­du­ce en des­em­pleo de mu­chos bu­ró­cra­tas que tra­ba­jan ahí, a fi­nal de cuen­tas hay que re­cor­tar gen­te, el des­em­pleo va a im­pac­tar eco­nó­mi­ca­men­te mu­cho más fuer­te, no es al­go tan sen­ci­llo”, di­jo.

Asi­mis­mo, ex­pu­so que de lle­var­se a ca­bo ge­ne­ra­ría in­efi­cien­cias, ade­más de que se­rían las py­mes y los ex­por­ta­do­res quie­nes pa­ga­rían las con­se­cuen­cias, en ca­so de que la nue­va ins­ti­tu­ción no fun­cio­na­rá co­mo se es­pe­ra.

“Son as­pec­tos muy téc­ni­cos, hay áreas en am­bas, por ejem­plo, en ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior, to­da la par­te de de­ri­va­dos y es­to, cuan­do se re­quie­re gen­te muy es­pe­cia­li­za­da y muy téc­ni­ca, que creo yo que, con los suel­dos y los re­cor­tes que es­tá plan­tean­do, di­fí­cil­men­te va a en­con­trar, va­mos, con esos ni­ve­les de ca­pa­ci­dad”.

“A fi­nal de cuen­tas eso tam­bién va a ge­ne­rar con­flic­tos y creo que fu­sio­na­das, le­jos de ser más efi­cien­tes co­mo ins­ti­tu­cio­nes en su ope­ra­ción, con­si­de­ro que se­rían más bu­ro­crá­ti­cas y me­nos efi­cien­tes”, de­cla­ró.

El tam­bién CFO de Co­rru­box Mé­xi­co in­di­có que una al­ter­na­ti­va a la fu­sión pue­de ser la apli­ca­ción de un pro­gra­ma de aus­te­ri­dad en am­bas ins­ti­tu­cio­nes, ya que es­to ayu­da­ría a re­du­cir gas­tos.

“No du­do que es­tén exa­ge­ra­das en su ta­ma­ño y que los re­cor­tes sean ma­los, pe­ro una co­sa es adel­ga­zar la es­truc­tu­ra de ca­da una, que tie­nen fun­cio­nes to­tal­men­te di­fe­ren­tes y otra es fu­sio­nar­las co­mo tal y ha­cer­las una”, ex­pre­só.

BAN­SE­FI

Otra de las ins­ti­tu­cio­nes que su­fri­ría mo­di­fi­ca­cio­nes es el Ban­co del Aho­rro Na­cio­nal y Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros (Ban­se­fi) que cam­bia­ría su nom­bre a Ban­co del Bie­nes­tar del Pue­blo y que pre­ten­de abar­car más zo­nas del país, prin­ci­pal­men­te las ru­ra­les, en don­de se ins­ta­la­rían cer­ca de 5,000 su­cur­sa­les, con el pro­pó­si­to de que los re­cur­sos de los pro­gra­mas so­cia­les lle­guen a ma­nos de sus be­ne­fi­cia­rios.

En ese con­tex­to, am­bos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que es­to es una bue­na idea y que trae­ría gran­des be­ne­fi­cios a zo­nas que han si­do ol­vi­da­das y don­de el sis­te­ma fi­nan­cie­ro no ha lle­ga­do.

“Si no­so­tros ana­li­za­mos cuá­les son los su­je­tos que es­tán más ais­la­dos, más ex­clui­dos de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros, es­tán en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les, en­ton­ces ése de­be­ría ser el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del pró­xi­mo go­bierno, có­mo acer­car la ban­ca, las ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to a es­tas co­mu­ni­da­des y có­mo em­pe­zar a desa­rro­llar una cul­tu­ra fi­nan­cie­ra con es­te ti­po de per­so­nas, te­ne­mos un po­ten­cial enor­me”, di­jo el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle.

“El he­cho de am­pliar sus fun­cio­nes va a ha­cer lle­gar o po­dría ha­cer lle­gar la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra, el ser­vi­cio fi­nan­cie­ro a es­tas en­ti­da­des o po­bla­cio­nes ru­ra­les con ma­yor flui­dez y ahí se re­quie­re el re­cur­so pa­ra efec­tos de fo­men­tar, ahí po­dría ha­ber al­gu­nos apo­yos pa­ra efec­tos del desa­rro­llo en los mu­ni­ci­pios más ale­ja­dos del país”, aña­dió el es­pe­cia­lis­ta de la EBC.

De igual ma­ne­ra, Car­los Ji­mé­nez ex­pli­có que ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das ya es­tán po­nien­do el ojo en es­te sec­tor, por­que han des­cu­bier­to un gran mer­ca­do po­ten­cial, así que es ne­ce­sa­rio que ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo Ban­se­fi ha­gan lo pro­pio.

“Si lo ha­cen los pri­va­dos, por qué no ha­cer­lo des­de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca, ¿cuál es la ba­se de es­te ti­po de ban­co? La so­li­da­ri­dad de la co­mu­ni­dad, es­ta mis­ma so­li­da­ri­dad de la co­mu­ni­dad pa­ra rea­li­zar el pa­go pue­de ser apro­ve­cha­da por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de cré­di­to, que ga­ran­ti­cen que los acree­do­res van a es­tar li­qui­dan­do sus pa­gos, ne­ce­si­ta­mos un gran im­pul­so al sec­tor agro­pe­cua­rio, se es­tá ca­yen­do por­que no hay in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca, no hay pa­que­tes ver­des, no hay se­mi­llas me­jo­ra­das, no hay uso de agro­quí­mi­cos, ne­ce­si­ta­mos un fuer­te im­pul­so a la in­ver­sión en es­te sec­tor”, ex­pli­có.

Héc­tor Va­len­cia agre­gó que, si es­ta trans­for­ma­ción va en­fo­ca­da a las zo­nas ru­ra­les del país, que ge­ne­ral­men­te son las más po­bres, se­ría un de­to­nan­te pa­ra las eco­no­mías de es­tos lu­ga­res y pa­ra Mé­xi­co en general.

FOTOS: HUGO SA­LA­ZAR, ARCHIVO

FOTO: CORTESíA

CAR­LOS JI­Mé­NEZ, PRO­FE­SOR UNI­VER­SI­DAD LA SA­LLE.

FOTO: CORTESíA

HéC­TOR VA­LEN­CIA, PRO­FE­SOR DE LA EBC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.