Bus­can pa­rar re­ven­ta ile­gal de bo­le­tos

LA VEN­TA POR IN­TER­NET AL­CAN­ZA EL 90%

El Economista (México) - - ARTE, IDEAS Y GENTE - Vi­cen­te Gu­tié­rrez vgu­tie­rrez@ele­co­no­mis­ta.com.mx

“CLA­RO QUE po­de­mos aca­bar con la re­ven­ta ile­gal de bo­le­tos. Ha­ce sie­te años se ven­día 20% on­li­ne y 80% en las ca­lles; aho­ra, el 90% se ha­ce en In­ter­net. Con Stu­bHub, com­pras de ma­ne­ra se­gu­ra el boleto, lo ba­jas a tu te­lé­fono y en­tras al even­to. ¿Por qué irías a la ca­lle a com­prar y arries­gar­te?”, men­cio­nó en en­tre­vis­ta Glenn Lehr­man, Glo­bal Head of Com­mu­ni­ca­tion de Stu­bHub.

El año pa­sa­do, eBay anun­ció la com­pra de la em­pre­sa es­pa­ño­la Tic­ket­bis pa­ra ex­pan­dir su pla­ta­for­ma Stu­bHub en Mé­xi­co y en di­fe­ren­tes paí­ses, pe­ro la em­pre­sa tie­ne pues­to el ojo en nues­tro país.

“En Mé­xi­co no es ile­gal re­ven­der un boleto en In­ter­net; es ile­gal ven­der­lo en las ca­lles. Lo que ga­nas en com­prar o ven­der un boleto en nues­tra pla­ta­for­ma es se­gu­ri­dad”, agre­gó.

Stu­bHub ven­de al año cer­ca de 30 mi­llo­nes de bo­le­tos y Glenn Lehr­man opi­nó que las en­tra­das de­be­rían ser co­mo cual­quier ar­tícu­lo.

“Sí, co­mo una ca­sa, un au­to­mó­vil, unos len­tes o co­mo cual­quier co­sa que pue­des ad­qui­rir pe­ro re­ven­der sin pro­ble­mas si no lo vas a usar o no pue­des asis­tir”, acla­ró.

Stu­bHub po­ne aten­ción en los re­ven­de­do­res, usua­rios que com­pran una gran can­ti­dad de bo­le­tos y que uti­li­zan la pla­ta­for­ma pa­ra abu­sar de los clien­tes.

“Si los de­tec­ta­mos, los re­ti­ra­mos de la pla­ta­for­ma. Pe­ro creo que es en el mer­ca­do pri­ma­rio don­de se pue­de evi­tar la re­ven­ta ile­gal. Por ejem­plo, Tic­ket­mas­ter pue­de de­cir­nos que son bo­le­tos ile­ga­les y no­so­tros to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias. Pe­ro no­so­tros cree­mos que la gen­te que ven­de los bo­le­tos en Stu­bHub es bue­na”.

Ac­tual­men­te, Stu­bHub co­bra una co­mi­sión al ven­de­dor del 10% y al com­pra­dor del 15% so­bre la transac­ción fi­nal y ga­ran­ti­za que el boleto no es fal­so.

STU­BHUB VA POR EL MER­CA­DO ME­XI­CANO

En Mé­xi­co, los bo­le­tos pa­ra shows o even­tos de­por­ti­vos se re­ven­den por di­fe­ren­tes ca­na­les: blogs, re­des so­cia­les, What­sApp y en la ca­lle. El uso de es­tas pla­ta­for­mas “le­ga­les” de re­ven­ta de bo­le­tos son nue­vas. Pe­ro con la ad­qui­si­ción de Tic­ket­bis, Stu­bHub quie­re ser la pla­ta­for­ma pa­ra que los me­xi­ca­nos ven­dan y com­pren bo­le­tos de ma­ne­ra se­gu­ra.

“De­tec­ta­mos que mu­chos me­xi­ca­nos uti­li­zan la pla­ta­for­ma pa­ra asis­tir a even­tos en los Es­ta­dos Uni­dos. De los bo­le­tos que ven­di­mos pa­ra el pa­sa­do Su­per Bowl, 6% fue de con­su­mi­do­res me­xi­ca­nos. Mu­chos de los con­cier­tos im­por­tan­tes que se pre­sen­tan en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá vie­nen a Mé­xi­co y lo ve­mos co­mo un mer­ca­do ro­bus­to, im­por­tan­te. Es una gran opor­tu­ni­dad”, afir­mó Glenn Lehr­man.

En la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, el “mer­ca­do pri­ma­rio” son los bo­le­tos que se ven­den a tra­vés em­pre­sas co­mo Tic­ket­mas­ter o Su­per Bo­le­tos; el “mer­ca­do se­cun­da­rio” es la re­ven­ta le­gal en In­ter­net, co­mo Stu­bHub.

“En Mé­xi­co, creo que to­ma­rá un po­co de tiem­po que adop­ten la pla­ta­for­ma. Pe­ro mien­tras más bo­le­tos y más usua­rios ten­ga­mos, los pre­cios de las en­tra­das ba­ja­rán”, co­men­tó el en­tre­vis­ta­do.

Una de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas de los con­su­mi­do­res ha­cia es­tas pla­ta­for­mas son los pre­cios exor­bi­tan­tes, ade­más de la ra­pi­dez con la que las en­tra­das lle­gan a es­te mer­ca­do tras sa­lir a la ven­ta en los ca­na­les pri­ma­rios.

Pa­ra acer­car al con­su­mi­dor me­xi­cano a es­ta pla­ta­for­ma se pla­nea el lan­za­mien­to de una app que fa­ci­li­ta to­do el pro­ce­so.

“Pron­to van a po­der com­prar los bo­le­tos por me­dio de su te­lé­fono y así más gen­te va a uti­li­zar nues­tra pla­ta­for­ma y, te re­pi­to, los pre­cios ba­ja­rían de ma­ne­ra im­por­tan­te mien­tras más gen­te la uti­li­ce”, ade­lan­tó el Glo­bal Head of Com­mu­ni­ca­tion de Stu­bHub.

En el 2016, eBay anun­ció la com­pra de la es­pa­ño­la Tic­ket­bis pa­ra ex­pan­dir su pla­ta­for­ma Stu­bHub.

Con es­ta app, la en­tra­da a los re­cin­tos se­ría más sen­ci­lla y ten­drá una in­te­gra­ción con Ap­ple Mu­sic y Spo­tify pa­ra co­no­cer las pre­fe­ren­cias mu­si­ca­les del usua­rio.

“No­so­tros que­re­mos ven­der los bo­le­tos de cual­quier even­to que exis­ta: con­cier­tos lo­ca­les, de­por­tes, lo que sea. Que­re­mos te­ner más fans de Stu­bHub, bus­ca­mos so­cios en Mé­xi­co y es­ta­mos abier­tos a to­dos”, co­men­tó Lehr­man.

So­bre su re­cien­te alian­za con Xo­los, Lehr­man ex­pli­có que “ofre­ce­mos la com­pra­ven­ta a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal de los bo­le­tos del Club Ti­jua­na pa­ra sus par­ti­dos co­mo lo­cal”.

El mer­ca­do se­cun­da­rio pa­ra re­ven­der bo­le­tos co­mien­za a cre­cer en Mé­xi­co co­mo su­ce­de en el mun­do; pe­ro el ser­vi­cio no se sal­va de crí­ti­cas y du­das so­bre la ma­ne­ra en la que los bo­le­tos en mi­nu­tos pa­san de la ta­qui­lla a la re­ven­ta le­gal e ile­gal. Un te­ma com­pli­ca­do que se de­be­rá dis­cu­tir y acla­rar.

En Mé­xi­co, 50% de los bo­le­tos que ven­de Stu­bHub son pa­ra con­cier­tos y el otro 50% pa­ra de­por­tes, mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos 60% de bo­le­tos son pa­ra even­tos de­por­ti­vos, 35% pa­ra con­cier­tos y 5% pa­ra obras de tea­tro.

Fo­to ee: ga­brie­la es­qui­vel

Glenn Lehr­man, de Stu­bHub, ha­bla del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.