Pre­sen­ta Ol­ga Sán­chez ini­cia­ti­va so­bre can­na­bis

Plan­tea equi­li­brio en­tre el en­fo­que de sa­lud pú­bli­ca y el in­te­rés co­mer­cial.

El Economista (México) - - Portada - Al­ber­to Mo­li­na y Ro­lan­do Ra­mos

LA SE­NA­DO­RA de Mo­re­na, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, pre­sen­tó es­te jue­ves a la Cá­ma­ra de Se­na­do­res la Ley Ge­ne­ral pa­ra la Re­gu­la­ción y Con­trol de w, una ini­cia­ti­va de ley pa­ra la re­gu­la­ción y el con­trol del can­na­bis. En ella se plan­tea im­pul­sar una nor­ma­ti­va que equi­li­bre el en­fo­que de sa­lud pú­bli­ca con el in­te­rés co­mer­cial.

El mo­de­lo de re­gu­la­ción que con­tie­ne la ini­cia­ti­va in­clu­ye un mer­ca­do co­mer­cial con nor­mas es­tric­tas y mo­ni­to­rea­do en to­da la ca­de­na de va­lor. Asi­mis­mo, con­tem­pla la crea­ción de un re­gis­tro que con­ten­ga los vo­lú­me­nes de pro­duc­ción.

El mar­co re­gu­la­to­rio plan­tea­do aña­de que de­be ha­ber coor­di­na­ción de la Fe­de­ra­ción con los es­ta­dos, así co­mo en­tre las ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das.

No obs­tan­te, la pro­pues­ta abre la puer­ta pa­ra que ha­ya fle­xi­bi­li­dad en ca­so de evi­den­cias de al­gún ti­po nue­vo de pro­duc­to re­la­cio­na­do, por ejem­plo, con el uso de adi­ti­vos o edul­co­ran­tes.

La ini­cia­ti­va, por otra par­te, prohí­be la di­fu­sión, a tra­vés de pu­bli­ci­dad o pa­tro­ci­nios, del can­na­bis y sus de­ri­va­dos cuan­do se tra­ta de uso per­so­nal.

La pro­pues­ta de Ley Ge­ne­ral pa­ra la Re­gu­la­ción y Con­trol de Can­na­bis im­pli­ca, por un la­do, sanciones ad­mi­nis­tra­ti­vas, con la po­si­bi­li­dad de ejer­cer, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, cas­ti­gos más sua­ves to­da vez que se con­tra­ven­ga la re­gla­men­ta­ción que co­rres­pon­da a su pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción o ven­ta.

En la Ex­po­si­ción de Mo­ti­vos se ex­pli­ca que “la po­lí­ti­ca prohi­bi­cio­nis­ta ha traí­do la cri­mi­na­li­za­ción de

un sec­tor muy gran­de del país só­lo por ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das a la can­na­bis de ba­jo im­pac­to”.

En es­te sen­ti­do, adu­ce que en el 2012, 62% de la po­bla­ción re­clu­sa en cár­ce­les fe­de­ra­les ha­bía si­do sen­ten­cia­da por de­li­tos con­tra la sa­lud, de los cua­les, 58.7% de las sen­ten­cias

es­tu­vie­ron re­la­cio­na­das con el con­su­mo, pro­duc­ción, trans­por­te, co­mer­cio, po­se­sión o su­mi­nis­tro de can­na­bis.

Ade­más, se ar­gu­men­tó en la pre­sen­ta­ción de la ini­cia­ti­va que “se ha re­gis­tra­do un in­cre­men­to en la ac­ti­vi­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de­ri­va­da del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se”, y aler­ta de que el con­su­mo in­terno ha ido en au­men­to.

El con­su­mo de can­na­bis pa­só de 6% de la po­bla­ción en el 2011 a 8.6% en el 2016, de acuer­do con la En­cues­ta Na­cio­nal de Con­su­mo de Dro­gas, Al­cohol y Ta­ba­co.

Asi­mis­mo, en la pro­pues­ta ar­gu­men­ta que un en­fo­que de sa­lud pú­bli­ca, “que an­te­pon­ga el de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción y la sa­lud del con­su­mi­dor co­mo prin­ci­pa­les ejes rec­to­res de in­ter­ven­ción”, aten­de­ría efi­caz­men­te el pro­ble­ma.

“He­mos com­pro­ba­do que (el) com­ba­te fron­tal a tra­vés de las ar­mas só­lo ha pro­du­ci­do más muer­tes en el país”, ex­pre­só la tam­bién fu­tu­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción en el pró­xi­mo go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en la tri­bu­na.

Sin em­bar­go, acla­ró que no es­tán a fa­vor de la li­be­ra­ción ab­so­lu­ta de las dro­gas, sino de las li­ber­ta­des y los de­re­chos me­dian­te un or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y de con­trol.

So­bre es­te te­ma, la jus­ti­fi­ca­ción del pro­yec­to de ley ex­po­ne que la

Cons­ti­tu­ción de­be per­mi­tir que ca­da per­so­na eli­ja su pro­pio plan de vi­da, siem­pre que no ha­ya afec­ta­cio­nes a ter­ce­ros.

INI­CIA­TI­VA DEL PRI

Por otra par­te, en la se­sión or­di­na­ria del Se­na­do, los se­na­do­res priís­tas Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong y Ma­nuel Añor­ve Ba­ños pre­sen­ta­ron una

ini­cia­ti­va pa­ra mo­di­fi­car la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud, el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral y la Ley Fe­de­ral con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da, con el fin de le­ga­li­zar y des­pe­na­li­zar el con­su­mo y la pro­duc­ción de la ma­ri­gua­na pa­ra fi­nes lú­di­cos per­so­na­les.

En la tri­bu­na, Oso­rio Chong ex­pu­so que, con su ci­ta­da ini­cia­ti­va, “po­de­mos re­sol­ver en lo in­me­dia­to un pro­ble­ma an­te el cual la (Su­pre­ma) Cor­te ya de­fi­nió una pos­tu­ra, pe­ro que al día de hoy só­lo be­ne­fi­cia a quie­nes se am­pa­ran, no a la po­bla­ción en ge­ne­ral”.

El ex se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción re­co­no­ció la pro­pues­ta de la se­na­do­ra Sán­chez Cor­de­ro y re­cor­dó tam­bién que ha­ce más de dos años “se con­vo­có a un de­ba­te na­cio­nal que de­ri­vó en una ini­cia­ti­va de ley pa­ra ter­mi­nar con la cri­mi­na­li­za­ción del con­su­mo re­crea­ti­vo de la ma­ri­gua­na” y pa­ra per­mi­tir su uso te­ra­péu­ti­co y me­di­ci­nal.

Sin em­bar­go, Oso­rio Chong re­co­no­ció tam­bién que en la Le­gis­la­tu­ra an­te­rior só­lo se avan­zó en el te­ma del uso me­di­ci­nal de la can­na­bis, ade­más de que el sis­te­ma de jus­ti­cia me­xi­cano “de­be ofre­cer al­ter­na­ti­vas de tra

ta­mien­to y rein­ser­ción” pues, di­jo, el pro­ble­ma que se vi­ve en Mé­xi­co en tér­mi­nos de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad

“va más allá de la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na”.

El mar­co re­gu­la­to­rio plan­tea­do su­po­ne la coor­di­na­ción de la Fe­de­ra­ción con los

es­ta­dos.

Fo­to: cuar­tos­cu­ro

Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro pre­sen­tó es­te jue­ves en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res la nue­va pro­pues­ta de ley pa­ra re­gu­lar el uso de la ma­ri­gua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.