Si­guien­te gol­pe a la con­fian­za: la ban­ca me­xi­ca­na

El Economista (México) - - Portada - En­ri­que Cam­pos

Mu­chos de los que aho­ra des­pa­chan co­mo le­gis­la­do­res, ha­ce no mu­cho tiem­po en­ca­be­za­ban ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras y aun­que la pro­tes­ta tu­vie­ra con­te­ni­do no fi­nan­cie­ro, siem­pre so­lían ha­cer una es­ca­la fren­te a la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res o una su­cur­sal ban­ca­ria.

Al­gu­nos de los más im­pre­sen­ta­bles ce­rra­ban los ac­ce­sos a la Bol­sa pa­ra im­pe­dir las ope­ra­cio­nes, sin sa­ber que la ope­ra­ción bur­sá­til me­xi­ca­na es au­to­ma­ti­za­da des­de ha­ce mu­chos años.

Esa mis­ma ig­no­ran­cia, pla­ga­da de trau­mas dog­má­ti­cos, es lo que hoy ha­ce que la nue­va ma­yo­ría de la cuar­ta trans­for­ma­ción aten­te en con­tra de un ne­go­cio que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre un país desa­rro­lla­do y un país ba­na­ne­ro.

Las te­la­ra­ñas men­ta­les de los se­na­do­res de Mo­re­na los han lle­va­do a pre­sen­tar una ini­cia­ti­va que bus­ca eli­mi­nar el co­bro de co­mi­sio­nes a los cuen­taha­bien­tes por par­te de los ban­cos que ope­ran en Mé­xi­co.

Va­mos, quie­ren que to­da la in­fra­es­truc­tu­ra que se re­quie­re pa­ra las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias sea gra­tui­ta pa­ra los clien­tes de la ban­ca. Y to­do se tra­ta de una pre­con­cep­ción del ne­go­cio fi­nan­cie­ro co­mo un ele­men­to co­chino del ca­pi­ta­lis­mo mal­di­to que opri­me al pue­blo bueno y que só­lo en­ri­que­ce a las or­ga­ni­za­cio­nes fi­nan­cie­ras glo­ba­les.

Es­ta ac­ción es igual a Fer­nán­dez No­ro­ña to­man­do los ac­ce­sos de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res pa­ra castigar a los ca­pi­ta­lis­tas, pe­ro aho­ra des­de su ma­yo­ría le­gis­la­ti­va.

Des­de la pers­pec­ti­va de Mo­re­na, bas­ta con ser clien­te de un ban­co pa­ra te­ner de­re­cho a los ser­vi­cios gra­tui­tos de es­tas ins­ti­tu­cio­nes. Es co­mo si com­pra­ra us­ted unos za­pa­tos yel bo­le­ro tu­vie­ra que asear su cal­za­do gra­tis, por­que ya pa­gó por el cal­za­do.

O co­mo si lle­va­ra su maíz a la tor­ti­lle­ría y tu­vie­ran la obli­ga­ción de con­ver­tir­lo en tor­ti­llas por­que es su de­re­cho por ser due­ño de la ma­te­ria pri­ma, que ade­más es el ali­men­to na­cio­nal.

Es cier­to, el ne­go­cio ban­ca­rio ha en­ca­ja­do el dien­te en sus clien­tes en mu­chas oca­sio­nes y en mu­chos pro­duc­tos. Es ver­dad que el mar­gen de ga­nan­cias de la ban­ca en mu­chos sec­to­res se pue­de re­du­cir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

Pe­ro es ver­dad tam­bién que los ín­di­ces de in­for­ma­li­dad e in­cum­pli­mien­to por la fal­ta de Es­ta­do de De­re­cho man­tie­nen el cré­di­to ca­ro. Los ban­que­ros son em­pre­sa­rios arries­gan­do su di­ne­ro.

La radicalización que pro­po­nen los que aho­ra go­bier­nan des­de el Con­gre­so es el ca­mino per­fec­to pa­ra des­truir el sis­te­ma ban­ca­rio me­xi­cano.

Es exac­ta­men­te lo mis­mo que hi­cie­ron con el ae­ro­puer­to: co­mo sos­pe­chan que hay co­rrup­ción, me­jor aca­ban con una obra mul­ti­mi­llo­na­ria, ne­ce­sa­ria y con un avan­ce de 30 por cien­to.

Es una me­di­da ab­sur­da, pla­ga­da de com­ple­jos co­mu­nis­tas y que va a con­de­nar a que la ban­ca­ri­za­ción que se ha­bía al­can­za­do se des­tru­ya. Por ejem­plo, quie­ren que sea gra­tis que lle­gue us­ted a una su­cur­sal ban­ca­ria y le im­pri­man to­dos los es­ta­dos de cuen­ta que us­ted quie­ra. ¿Sa­be cuán­do va a vol­ver a funcionar una im­pre­so­ra en una su­cur­sal?

Trans­fe­ren­cias gra­tis, tar­je­tas gra­tis, dis­po­si­ción de un cré­di­to gra­tis. En fin, la idea es que es­tos ban­que­ros, neo­li­be­ra­les y ex­plo­ta­do­res del pue­blo bueno in­vier­tan y pa­guen per­so­nal pa­ra dar ser­vi­cios gra­tui­tos.

Hay una ex­tra­ña ten­den­cia a que­rer ini­ciar el pró­xi­mo go­bierno con una cri­sis de con­fian­za que lle­ve a es­te país a una rup­tu­ra pro­fun­da.

Lo in­tri­gan­te es si ha­brá con­cien­cia y pre­me­di­ta­ción de pro­vo­car al­go así pa­ra te­ner el pre­tex­to per­fec­to de im­po­ner un mo­de­lo al es­ti­lo bo­li­va­riano o sim­ple­men­te les ga­nan las ca­len­tu­ras ideológicas y no es­tán mi­dien­do las con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.