Amé­ri­ca La­ti­na, en­tre el mie­do y el po­pu­lis­mo

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Ser­gio Mo­ta

Mie­do por la in­se­gu­ri­dad, el pro­ble­ma nú­me­ro uno; el po­pu­lis­mo afec­ta la go­ber­na­bi­li­dad y la de­mo­cra­cia. Lo que pa­só en las re­cien­tes elec­cio­nes en Bra­sil es gra­ve. Es un país que ha si­do lí­der re­gio­nal y pro­ta­go­nis­ta re­le­van­te de los es­ce­na­rios mun­dia­les. Es la oc­ta­va eco­no­mía del pla­ne­ta. Aho­ra se aís­la por un po­pu­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha. Bol­so­na­ro emer­gió de la na­da con el apo­yo de em­pre­sa­rios y evan­gé­li­cos.

El nue­vo go­bierno bra­si­le­ño se ad­hie­re a las po­si­cio­nes de Trump, lo que sig­ni­fi­ca re­cha­zar las ini­cia­ti­vas glo­ba­les con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, abra­zar el pro­tec­cio­nis­mo, es­tar en con­tra de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, sin pro­po­ner na­da a cam­bio e in­di­fe­ren­cia a los pro­ble­mas glo­ba­les.

In­ter­na­men­te se pro­po­ne per­se­guir a los mi­li­tan­tes de iz­quier­da y a los pe­rio­dis­tas que lo cri­ti­quen. Si­gue los dic­ta­dos de Ste­ve Ban­non, es­tra­te­ga de Trump: el hun­di­mien­to de la iz­quier­da y del cen­tro po­lí­ti­co. Tie­ne ra­zón Jo­sé Mu­ji­ca, expresidente de Uru­guay cuan­do re­co­no­ce: “La an­ti­po­lí­ti­ca es aven­tu­re­ris­mo o fas­cis­mo. Pre­fie­ro a los con­ser­va­do­res”.

Eco­nó­mi­ca­men­te el go­bierno de Bol­so­na­ro se­rá neo­li­be­ral, en la lí­nea mar­ca­da por Pi­no­chet en Chi­le. Es­to ha­rá que abun­den las des­re­gu­la­cio­nes, así co­mo la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas pú­bli­cas.

Por ello, es per­ti­nen­te que se for­me una fuer­te opo­si­ción po­lí­ti­ca pa­ra neu­tra­li­zar las ocu­rren­cias de­pre­da­do­ras de Bol­so­na­ro. Pe­ro ade­más por­que sin cla­se po­lí­ti­ca no hay cul­tu­ra po­lí­ti­ca y sin és­ta no hay ins­ti­tu­cio­nes du­ra­de­ras.

El efec­to con­ta­gio de la ex­pe­rien­cia bra­si­le­ña ya se es­pe­cu­la, par­ti­cu­lar­men­te en aque­llos paí­ses que vi­ven el caos po­lí­ti­co co­mo Pe­rú, en don­de pue­de sur­gir una fi­gu­ra si­mi­lar. Hay an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos de la in­fluen­cia po­lí­ti­ca de Bra­sil, co­mo cuan­do lle­ga­ron los mi­li­ta­res al po­der pre­si­den­cial oca­sio­nan­do ex­pe­rien­cias si­mi­la­res en otros paí­ses, o cuan­do lle­gó la iz­quier­da al po­der en el 2003, sig­ni­fi­can­do un efec­to pa­re­ci­do en paí­ses cercanos.

Es­te as­cen­so po­pu­lis­ta en Bra­sil se la­men­ta de­bi­do a la ne­ce­si­dad de con­tra­pe­sos a la ola po­pu­lis­ta que es­tá triun­fan­do en el mun­do. Pe­ro ade­más por­que en Amé­ri­ca La­ti­na hay sig­nos ne­ga­ti­vos: en Chi­le el cam­bio ha­cia la de­re­cha, en Co­lom­bia el freno a la iz­quier­da, en Ve­ne­zue­la y Nicaragua por el vi­ra­je au­to­ri­ta­rio. Só­lo Ló­pez Obra­dor atis­ba un le­van­tón pa­ra la iz­quier­da. Di­ce Ro­mano Pro­di que fue dos ve­ces pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia y expresidente de la Co­mi­sión Eu­ro­pea: “No hay na­da que res­te más po­der al pue­blo que el lla­ma­do po­der pa­ra el pue­blo”.

En el con­tex­to eu­ro­peo, se la­men­ta que figuras an­ti­po­pu­lis­tas em­pie­cen a re­ti­rar­se. An­ge­la Mer­kel op­tó pa­ra no bus­car la re­elec­ción en el 2021. La po­lí­ti­ca eu­ro­pea pier­de a una de sus figuras más so­bre­sa­lien­tes. En­car­na el des­pre­cio a la de­ma­go­gia.

Es­ta­mos en Amé­ri­ca La­ti­na, an­te un es­ce­na­rio de in­cer­ti­dum­bres de­bi­do al de­cli­ve de la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Se­gún la úl­ti­ma in­for­ma­ción de La­ti­no­ba­ró­me­tro, los ciu­da­da­nos se ale­jan de las ideo­lo­gías y cre­ce el des­pre­cio an­te el ti­po de go­bierno. Lle­ga el po­pu­lis­mo y con ello la pre­vi­si­ble in­di­fe­ren­cia a los pro­ble­mas so­cia­les. El vie­jo sue­ño de ha­cer un Plan Mars­hall pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca aho­ra es­tá se­pul­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.