T-MEC se cu­brió an­te po­si­ble ma­yo­ría de­mó­cra­ta: SE

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Ro­ber­to Mo­ra­les rmo­ra­les@ele­co­no­mis­ta.com.mx

LA NE­GO­CIA­CIÓN del Acuer­do en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá (T-MEC) pon­de­ró la po­si­bi­li­dad de que sea vo­ta­do con un Con­gre­so de ma­yo­ría de­mó­cra­ta, afir­mó Il­de­fon­so Gua­jar­do, se­cre­ta­rio de Eco­no­mía.

“La ne­go­cia­ción es­tá con­clui­da y fue una ne­go­cia­ción muy bien ma­ne­ja­da des­de ca­da una de las pers­pec­ti­vas. La di­fe­ren­cia de es­te nue­vo acuer­do T-MEC al TLCAN ori­gi­nal, en el for­ta­le­ci­mien­to de los de­re­chos am­bien­ta­les y la­bo­ra­les, en la par­ti­ci­pa­ción de py­mes, en el ca­pí­tu­lo an­ti­co­rrup­ción, le dan una mu­chí­si­ma me­jor ca­li­dad al nue­vo acuer­do, que han si­do ob­je­ti­vos de los de­mó­cra­tas por mu­chos años”, di­jo.

El fun­cio­na­rio des­car­tó así que el triun­fo de los de­mó­cra­tas pa­ra ob­te­ner la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pue­da im­pli­car que pi­dan re­ne­go­ciar el T-MEC a tra­vés de car­tas pa­ra­le­las.

“Así es que el mis­mo acuer­do hoy re­pre­sen­ta un sal­to cuán­ti­co en re­la­ción al acuer­do an­te­rior y muy en la di­rec­ción tam­bién de las ex­pec­ta­ti­vas de­mó­cra­tas. En ese sen­ti­do, no veo nin­gu­na ne­ce­si­dad, ni si­quie­ra vía car­tas pa­ra­le­las, de ha­cer­le cam­bios al acuer­do”, ex­pu­so. “El di­se­ño de es­te acuer­do, que ya te­ne­mos fir­ma­do, con­si­de­ró in­clu­so un es­ce­na­rio con un Con­gre­so de ma­yo­ría de­mó­cra­ta”, aña­dió.

Al­gu­nos le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas han cues­tio­na­do que los cam­bios al TLCAN (Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te) no tie­nen los su­fi­cien­tes can­da­dos pa­ra ha­cer cum­plir efec­ti­va­men­te las le­yes me­xi­ca­nas en los cam­pos laboral y am­bien­tal, aun cuan­do ten­drá un me­ca­nis­mo de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias pa­ra am­bos ca­sos. Si se in­clu­yen otras car­tas pa­ra­le­las, ocu­rri­ría una si­tua­ción si­mi­lar al pe­rio­do pre­vio a cuan­do el TLCAN entró en vi­gor en 1994.

En ese en­ton­ces, sin em­bar­go, los cam­bios im­ple­men­ta­dos en los acuer­dos la­te­ra­les no tu­vie­ron la fuerza ne­ce­sa­ria por­que, en­tre otros pun­tos, las in­con­for­mi­da­des no po­dían lle­var­se al me­ca­nis­mo de so­lu­ción de con­tro­ver­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.