Po­lí­ti­ca y me­dio am­bien­te en el pró­xi­mo go­bierno (I)

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Ga­briel Qua­dri www.ga­briel­qua­dri.blogs­pot.com

Los te­mas am­bien­ta­les y de sus­ten­ta­bi­li­dad se han man­te­ni­do le­jos de la lis­ta de prio­ri­da­des del pró­xi­mo go­bierno. Has­ta aho­ra só­lo al­gu­nas in­si­nua­cio­nes o frases suel­tas han si­do co­mu­ni­ca­das, apar­te de un cu­rio­so pro­yec­to de sem­brar o plan­tar 1 mi­llón de hec­tá­reas de “ár­bo­les fru­ta­les y ma­de­ra­bles” en el su­r­es­te. Tam­bién, cla­ro es­tá, ade­más de can­ce­lar­se la ini­cia­ti­va de crea­ción de la Re­ser­va de la Biós­fe­ra del Mar de Cor­tés y Pa­cí­fi­co sud­ca­li­for­nia­nos. Sin em­bar­go, bue­na par­te de la le­gi­ti­mi­dad por efi­ca­cia, y la tras­cen­den­cia del nue­vo go­bierno, se van a di­ri­mir en el te­rreno am­bien­tal, ade­más de que mu­chos de los más in­ten­sos im­pe­ra­ti­vos y ál­gi­dos di­le­mas o con­flic­tos sur­gi­rán de ahí. Pon­drán a prue­ba sus ca­pa­ci­da­des, con­vic­cio­nes y pe­ri­cia po­lí­ti­ca y de ges­tión.

Las con­di­cio­nes pa­ra la po­lí­ti­ca am­bien­tal se­rán de enor­me com­ple­ji­dad en la me­di­da de los dra­co­nia­nos re­cor­tes pre­su­pues­ta­les que se ave­ci­nan, re­duc­ción de sa­la­rios a fun­cio­na­rios, des­pi­do de per­so­nal de con­fian­za, dis­per­sión de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca por el in­te­rior del país, con­cen­tra­ción de com­pras y con­tra­tos en la SHCP, y eli­mi­na­ción de de­le­ga­cio­nes en los es­ta­dos. To­do es­to, in­de­pen­dien­te­men­te de la gi­gan­tes­ca som­bra que pro­yec­ta­rá la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co. Sig­ni­fi­ca­rá (por ley) pa­ra la au­to­ri­dad am­bien­tal aco­me­ter tra­ba­jos iné­di­tos de de­mo­li­ción, re­mo­ción de mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de ma­te­ria­les y es­truc­tu­ras, ti­rar­los y dis­po­ner de ellos en te­rri­to­rio del Es­ta­do de Mé­xi­co, res­ta­ble­ci­mien­to del si­tio a su es­ta­do ori­gi­nal, y res­tau­ra­ción hi­dro­ló­gi­ca y eco­ló­gi­ca. Ello con­cen­tra­rá to­da su aten­ción, vo­lun­tad y re­cur­sos, y pro­ba­ble­men­te de­ja­rá muy po­co pa­ra lo de­más, lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te.

Aun en ese con­tex­to, el pró­xi­mo go­bierno ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de for­ta­le­cer y ha­cer cre­cer or­gá­ni­ca­men­te a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das (Co­nanp). Ella ges­tio­na ca­si 15% del te­rri­to­rio na­cio­nal con un pre­su­pues­to ra­quí­ti­co de ape­nas 1,000 mi­llo­nes de pe­sos con se­ve­ros pro­ble­mas de ope­ra­ción y desem­pe­ño, y que el com­pro­mi­so ca­si he­roi­co de sus fun­cio­na­rios, di­rec­to­res re­gio­na­les, di­rec­to­res y guar­da-par­ques ape­nas lo­gra di­si­mu­lar. Es in­dis­pen­sa­ble am­pliar aún más la su­per­fi­cie pro­te­gi­da en nues­tro país, y do­tar­la de los pro­gra­mas de ma­ne­jo, equi­pa­mien­to, y per­so­nal re­que­ri­dos. Igual­men­te, es ur­gen­te do­tar a la Guar­dia Cos­te­ra, a la Gen­dar­me­ría Am­bien­tal y a la Pro­fe­pa de los ele­men­tos exi­gi­bles pa­ra lle­var a ca­bo de ma­ne­ra efi­caz fun­cio­nes vi­ta­les de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y apli­ca­ción de la ley. Sin te­mor a equi­vo­car­me, sos­ten­go que és­te es el te­ma más re­le­van­te de to­da la agen­da am­bien­tal y de sus­ten­ta­bi­li­dad en Mé­xi­co. Aquí que­da­rá acre­di­ta­da o ne­ga­da la vo­ca­ción am­bien­tal y de sus­ten­ta­bi­li­dad del pró­xi­mo go­bierno.

En cam­bio cli­má­ti­co, el go­bierno de AMLO de­be­rá hon­rar los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les fren­te al Acuer­do de Pa­rís, y po­ner a Mé­xi­co en una sen­da cla­ra de cum­pli­mien­to. Es­to im­pli­ca una im­por­tan­te re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, la pro­fun­di­za­ción de la re­for­ma ener­gé­ti­ca pa­ra lo­grar un cre­ci­mien­to no­ta­ble de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca con ener­gías lim­pias, y un pi­co má­xi­mo de emi­sio­nes (y por tan­to de con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les) en el 2026. Es­to se con­tra­po­ne con las po­lí­ti­cas anun­cia­das en cuan­to a cons­truc­ción de re­fi­ne­rías y re­duc­ción de pre­cios de com­bus­ti­bles. El pró­xi­mo go­bierno de­be­rá rec­ti­fi­car, o sa­lir del Acuer­do de Pa­rís.

En las ciu­da­des, la prio­ri­dad de­be­rá ser mi­ni­mi­zar la huella eco­ló­gi­ca, y pro­mo­ver la com­pe­ti­ti­vi­dad y la ca­li­dad de vi­da, a tra­vés de su com­pac­ta­ción y den­si­fi­ca­ción, y del de­sa­rro­llo de es­pa­cios pú­bli­cos de ca­li­dad, en pa­ra­le­lo a la pro­mo­ción am­bi­cio­sa del trans­por­te ur­bano co­lec­ti­vo y no mo­to­ri­za­do me­dian­te nue­vas po­lí­ti­cas e ins­tru­men­tos. Im­pli­ca in­te­grar y ha­cer cohe­ren­tes con es­te pro­pó­si­to las po­lí­ti­cas de vi­vien­da del In­fo­na­vit, al igual que las po­lí­ti­cas de sub­si­dio de Co­na­vi, to­do ba­jo la tu­te­la de una Se­da­tu lú­ci­da y aser­ti­va ca­paz de in­fluir de­ter­mi­na­da­men­te en los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les, en par­ti­cu­lar, en cuan­to a trans­por­te pú­bli­co, y a sus pro­gra­mas de de­sa­rro­llo ur­bano. Se­rá un gran desafío de ges­tión y di­le­ma fe­de­ra­lis­ta.

Los ma­res de­ben ser ob­je­to de aten­ción pri­vi­le­gia­da en el pró­xi­mo go­bierno, me­dian­te un re­di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal que re­suel­va los gra­ves pro­ble­mas de con­flic­to de in­te­rés y captura re­gu­la­to­ria de Co­na­pes­ca por par­te de la in­dus­tria pes­que­ra, de so­brex­plo­ta­ción y ex­ter­mi­nio eco­ló­gi­co. La re­gu­la­ción pes­que­ra y ma­ri­na de­ben trans­fe­rir­se

a Se­mar­nat, y má­xi­ma prio­ri­dad de­be otor­gar­se a las Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das Ma­ri­nas, en par­ti­cu­lar re­to­man­do el pro­yec­to de crea­ción de la Re­ser­va de la Biós­fe­ra del Mar de Cor­tés y Pa­cí­fi­co sud­ca­li­for­nia­nos. Aquí se ha­rá ex­plí­ci­ta la in­cli­na­ción del pró­xi­mo go­bierno por el in­te­rés pú­bli­co o por los in­tere­ses de la in­dus­tria pes­que­ra. Con­ti­nua­rá...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.