SE­NA­DO APRUE­BA AM­PLIAR CATÁLOGO DE DELITOS

El de­cre­to ar­gu­men­ta que la cár­cel preventiva no es una me­di­da pu­ni­ti­va, sino cau­te­lar, y que no se apli­ca de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria

El Economista (México) - - Portada - Ro­lan­do Ra­mos y Al­ber­to Mo­li­na

Los le­gis­la­do­res agre­ga­ron nue­ve delitos en los que de­be­rá apli­car la prisión preventiva ofi­cio­sa. La re­for­ma pa­sa a Cá­ma­ra de Dipu­tados.

EL PLENO de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res apro­bó por 91 vo­tos de los gru­pos par­la­men­ta­rios de Mo­re­na, PAN, PRI, PRD, PVEM, PT y PES y 18 de la ban­ca­da de MC, al­gu­nos pa­nis­tas, priis­tas, pe­rre­dis­tas y el le­gis­la­dor sin par­ti­do, Emi­lio Álvarez Ica­za, re­for­mas al Ar­tícu­lo 19 de la Cons­ti­tu­ción para am­pliar el catálogo de delitos en los que de­be­rá apli­car la prisión preventiva ofi­cio­sa.

De acuer­do con el de­cre­to, el juez or­de­na­rá tam­bién la prisión preventiva ofi­cio­sa­men­te en los ca­sos de vio­la­ción de me­no­res, fe­mi­ni­ci­dios, delitos elec­to­ra­les, ro­bo de trans­por­te de car­ga, ro­bos a ca­sa ha­bi­ta­ción, des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas, delitos co­me­ti­dos con ar­mas de fue­go de uso mi­li­tar, ro­bo de hi­dro­car­bu­ros y co­rrup­ción.

En los ar­tícu­los tran­si­to­rios se ordena al Con­gre­so de la Unión ha­cer, en un lap­so de 90 días, las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias para in­cluir en el ar­tícu­lo 167 del Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les y de­más or­de­na­mien­tos co­rres­pon­dien­tes las nue­vas hi­pó­te­sis de­lic­ti­vas.

Una vez que en­tre en vi­gor la re­for­ma, los delitos en ma­te­ria de co­rrup­ción, en es­pe­cial los co­rres­pon­dien­tes a en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y ejer­ci­cio abu­si­vo de fun­cio­nes aplicarán a par­tir del nom­bra­mien­to que reali­ce el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca res­pec­to de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en Ma­te­ria de Delitos Re­la­cio­na­dos con He­chos de Co­rrup­ción.

La prisión preventiva ofi­cio­sa de­be­rá eva­luar­se a los cin­co años de su vi­gen­cia para de­ter­mi­nar la con­ti­nui­dad de su apli­ca­ción y se ejer­ce­rá con­for­me a lo que es­ta­ble el Ar­tícu­lo 14 de la Car­ta Mag­na, que a la le­tra ordena:

“A nin­gu­na ley se da­rá efec­to re­tro­ac­ti­vo en per­jui­cio de per­so­na al­gu­na.

“Na­die po­drá ser pri­va­do de la libertad o de sus pro­pie­da­des, po­se­sio­nes o de­re­chos, sino me­dian­te jui­cio se­gui­do an­te los tri­bu­na­les pre­via­men­te es­ta­ble­ci­dos, en el que se cum­plan las for­ma­li­da­des esen­cia­les del pro­ce­di­mien­to y con­for­me a las le­yes ex­pe­di­das con an­te­rio­ri­dad al he­cho.

“En los jui­cios del or­den cri­mi­nal que­da prohi­bi­do im­po­ner, por sim­ple ana­lo­gía, y aún por ma­yo­ría de ra­zón, pe­na al­gu­na que no es­té de­cre­ta­da por una ley exac­ta­men­te apli­ca­ble al de­li­to de que se tra­ta. En los jui­cios del or­den ci­vil, la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va de­be­rá ser con­for­me a la le­tra o a la in­ter­pre­ta­ción ju­rí­di­ca de la ley, y a fal­ta de és­ta se fun­da­rá en los prin­ci­pios ge­ne­ra­les del de­re­cho”.

El de­cre­to jus­ti­fi­ca que la prisión preventiva ofi­cio­sa no es una me­di­da pu­ni­ti­va, sino cau­te­lar, la cual no se es­ta­ble­ce de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria ni in­me­dia­ta a la de­ten­ción.

“Para que el juez pro­ce­da a or­de­nar la prisión preventiva ofi­cio­sa, és­ta de­be es­tar su­je­ta al au­to de vin­cu­la­ción a pro­ce­so y es­to su­ce­de só­lo si el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co apor­ta ele­men­tos de con­vic­ción que, una vez ana­li­za­dos por el juz­ga­dor, se de­ter­mi­nan co­mo su­fi­cien­tes para pre­su­mir la pro­ba­ble co­mi­sión del de­li­to por par­te del impu­tado y con ello ini­ciar el pro­ce­so ju­ris­dic­cio­nal en su con­tra. Es­to den­tro de las re­glas del de­bi­do pro­ce­so pe­nal acu­sa­to­rio don­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­ne la car­ga de la prueba”.

Al fun­da­men­tar el dic­ta­men a nom­bre de la Co­mi­sión de Pun­tos

En los ar­tícu­los tran­si­to­rios se ordena al Con­gre­so ha­cer en un lap­so de 90 días las ade­cua­cio­nes a le­yes se­cun­da­rias para in­cluir las nue­vas hi­pó­te­sis de­lic­ti­vas.

Cons­ti­tu­cio­na­les, An­to­nio Cruz Álvarez afir­mó que la in­clu­sión de delitos que ameritan prisión preventiva res­pon­de a una de­man­da so­cial, res­pec­to de la ge­ne­ra­li­za­da sen­sa­ción de in­jus­ti­cia e im­pu­ni­dad en el país.

“La prisión preventiva ofi­cio­sa es una me­di­da ex­cep­cio­nal para de­ter­mi­na­dos delitos que por su gra­ve daño y cre­cien­te in­ci­den­cia de­lic­ti­va han ge­ne­ra­do un per­jui­cio del te­ji­do so­cial y han crea­do una cri­sis de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Los ti­pos de­lic­ti­vos que se in­clu­yen en el pá­rra­fo se­gun­do del Ar­tícu­lo 19 aten­tan de ma­ne­ra di­rec­ta con­tra la libertad y la se­gu­ri­dad de las per­so­nas”, co­men­tó.

El pro­yec­to fue tur­na­do a dipu­tados para su aná­li­sis.

Foto: notimex

Los se­na­do­res ava­la­ron re­for­mas al Ar­tícu­lo 19 de la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.