Cul­tu­ra y en­tre­te­ni­mien­to con ca­rác­ter in­clu­yen­te

El Economista (México) - - Indice - Vi­cen­te Gu­tié­rrez vgu­tie­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

Si­len­cio AC es una fun­da­ción que sur­ge con el pro­pó­si­to de ha­cer in­clu­yen­te el en­tre­te­ni­mien­to para sor­dos, con ayu­da de la tec­no­lo­gía y a tra­vés de ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les.

UN DÍA, Ma­ri­lau­ra López fue diag­nos­ti­ca­da con hi­poa­cu­sia (sor­de­ra par­cial) y fue per­dien­do la au­di­ción, pe­ro no su amor por los con­cier­tos y la mú­si­ca. Des­pués se dio cuen­ta que el en­tre­te­ni­mien­to en Mé­xi­co es­ta­ba de­jan­do fue­ra a es­te sec­tor de la po­bla­ción y de­ci­dió crear Si­len­cio AC.

“Es una fun­da­ción que sur­ge con el pro­pó­si­to de ha­cer in­clu­yen­te el en­tre­te­ni­mien­to para sor­dos e hi­poa­cú­si­cos a tra­vés de ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les y con tec­no­lo­gía que fa­ci­li­ta la per­cep­ción”, ex­pli­có Ma­ri­lau­ra López.

Más de 700,000 per­so­nas en Mé­xi­co son sor­dos o pa­de­cen hi­poa­cu­sia en al­gún ni­vel, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía.

“En Mé­xi­co no exis­tía nin­gu­na ini­cia­ti­va ni he­rra­mien­ta so­bre el te­ma y de­ci­dí que te­nían que cam­biar las co­sas y co­men­cé a bus­car so­lu­cio­nes para que los sor­dos o pa­cien­tes hi­poa­cú­si­cos pu­die­ran dis­fru­ta un con­cier­to, ci­ne, tea­tro o fes­ti­va­les de mú­si­ca”, agre­gó.

Así, ha­ce unas se­ma­nas, lle­gó su gran opor­tu­ni­dad y en el Fes­ti­val Co­ro­na Ca­pi­tal se lle­vó a ca­bo la pri­me­ra ac­ti­vi­dad de Si­len­cio AC, don­de OCESA y Co­ro­na los ayu­dó a im­ple­men­tar mo­chi­las que re­ci­ben la se­ñal de au­dio a tra­vés de ra­dio­fre­cuen­cias y pro­du­cen vi­bra­cio­nes para que las per­so­nas sor­das o con pér­di­da au­di­ti­va pue­dan per­ci­bir la mú­si­ca. “Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. Lle­va­mos a un gru­po de per­so­nas con las mo­chi­las y para que co­nec­ta­dos a la con­so­la prin­ci­pal pu­die­ran sen­tir las vi­bra­cio­nes de los shows que se pre­sen­ta­ron en el es­ce­na­rio co­mo The Kooks o Rob­bie Wi­lliams”, co­men­tó.

Co­ro­na los fon­deó con re­cur­sos y la em­pre­sa de Ale­jan­dro So­be­rón los apo­yó a 100% para rea­li­zar va­rias ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas para que fun­cio­nen.

“Queremos lle­var a las per­so­nas que es­tén den­tro de la aso­cia­ción a los shows en el Pla­za Condesa, al Pa­la­cio de los De­por­tes y di­fe­ren­tes fes­ti­va­les para que vi­van la ex­pe­rien­cia de sen­tir la mú­si­ca”, afir­mó la en­tre­vis­ta­da.

Es­ta ex­pe­rien­cia sen­so­rial se re­for­zó con in­tér­pre­tes de Len­gua de Se­ñas Me­xi­ca­na para su­mar un con­tex­to ideo­ló­gi­co, sig­nar las can­cio­nes de los ta­len­tos que se pre­sen­tan en el fes­ti­val y aten­der las ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­ca­ción de la co­mu­ni­dad sor­da.

“Si­len­cio AC man­dó a Gua­da­la­ja­ra mo­chi­las y en una sala equipada con pan­ta­llas des­pués nos co­nec­ta­mos al strea­ming del Co­ro­na Ca­pi­tal y lo­gra­mos el pri­mer strea­ming de un fes­ti­val para sor­dos vía Fa­ce­book Live”, agre­gó la di­rec­to­ra.

El si­guien­te pa­so de Si­len­cio AC es ha­blar con las nue­vas au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les en Mé­xi­co para po­der ac­ce­der a con­cier­tos y eventos cul­tu­ra­les para lle­var la tec­no­lo­gía y que los hi­poa­cú­si­cos pue­dan sen­tir la mú­si­ca. “Te­ne­mos só­lo 20 mo­chi­las, pe­ro queremos cre­cer y te­ner más mo­chi­las; así co­mo otras he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que pue­den ayu­dar a las per­so­nas que son hi­poa­cú­si­cos a dis­fru­tar de la mú­si­ca o de una pe­lí­cu­la”.

Ade­más, Ma­ri­lau­ra López tam­bién bus­ca in­for­mar a la po­bla­ción jo­ven so­bre los ries­gos de la pér­di­da au­di­ti­va in­du­ci­da por rui­do, así co­mo de me­di­das pre­ven­ti­vas.

“¿Cuán­do tú vas a un con­cier­to te po­nes ta­po­nes en los oí­dos? Po­cos lo ha­cen y lo que queremos es de­cir­les que se cui­den por­que si tú es­tás ex­pues­to a más de 90 de­ci­be­les por 10 mi­nu­tos el daño pue­de ser irre­ver­si­ble para tus oí­dos y va­mos a lan­zar una cam­pa­ña para eso”, se­ña­ló.

Por el mo­men­to, So­ni­do AC con­ti­núa bus­can­do el apo­yo de em­pre­sas con pa­tro­ci­nios de en­tre­te­ni­mien­to y alian­zas con los pro­mo­to­res de con­cier­tos y eventos para que la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to sea in­clu­yen­te con es­te sec­tor de la po­bla­ción.

En Mé­xi­co no exis­tía nin­gu­na ini­cia­ti­va ni he­rra­mien­ta so­bre el te­ma y de­ci­dí que te­nían que cam­biar las co­sas y co­men­cé a bus­car so­lu­cio­nes para que los sor­dos o pa­cien­tes hi­poa­cú­si­cos pu­die­ran dis­fru­ta un con­cier­to, ci­ne, tea­tro o fes­ti­va­les de mú­si­ca”.

Ma­ri­lau­ra López, fun­da­do­ra del pro­yec­to.

Si­len­cio AC bus­ca que el en­tre­te­ni­mien­to en Mé­xi­co sea in­clu­yen­te para sor­dos e hi­poa­cú­si­cos a tra­vés de ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les y con tec­no­lo­gía que fa­ci­li­ta la per­cep­ción de la mú­si­ca por me­dio de vi­bra­cio­nes.

Foto: cortesía

El pro­yec­to se inau­gu­ró el mes pa­sa­do en el Co­ro­na Ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.