El de­sa­rro­llo po­ten­cial del su­res­te me­xi­cano

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Ser­gio Mo­ta

Los es­ta­dos del cen­tro-nor­te del país, par­ti­cu­lar­men­te Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, aguas­ca­lien­tes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Po­to­sí, han te­ni­do por cin­co años un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de en­tre 4 y 6% y cons­ti­tu­yen un ejem­plo para to­do el país. En pocas pa­la­bras nos ad­vier­ten que sí se pue­de cre­cer a ta­sas al­tas, con to­dos sus efec­tos po­si­ti­vos.

El sur-su­res­te, por el con­tra­rio, se ca­rac­te­ri­za por el es­tan­ca­mien­to. Chia­pas, Ta­bas­co y Cam­pe­che tie­nen de­cre­ci­mien­tos en su pro­duc­ción y Oa­xa­ca y Ve­ra­cruz no lle­gan ni a 1% de cre­ci­mien­to.

Si no fue­ran par­te de Mé­xi­co es­ta­rían igual de atra­sa­dos que los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca (Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor), que, a pe­sar de ha­ber te­ni­do im­por­tan­tes re­vo­lu­cio­nes, si­guen igual.

El sur-su­res­te me­xi­cano tie­ne re­cur­sos, cul­tu­ra mi­le­na­ria, vo­ca­ción agrí­co­la, mi­ne­ra y ener­gé­ti­ca y ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca que per­mi­te unir mer­ca­dos asiá­ti­cos y de Amé­ri­ca del Nor­te.

Una ini­cia­ti­va im­por­tan­te fue la crea­ción de la Au­to­ri­dad Fe­de­ral para el De­sa­rro­llo de las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les, que to­da­vía no se con­cre­ta en in­ver­sio­nes pe­ro ahí es­tán los es­tu­dios y la in­for­ma­ción. Se tra­ta de sie­te Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les que ten­drían una in­ver­sión a lar­go pla­zo de 42,000 millones de dó­la­res, ge­ne­ran­do 368,000 em­pleos. Se en­fo­can a desa­rro­llar Coat­za­coal­cos, Lá­za­ro Cár­de­nas-la Unión, Puer­to Chia­pas, Cam­pe­che, Puer­to Pro­gre­so, Sa­li­na Cruz, en Oa­xa­ca, y Ta­bas­co. Las in­ver­sio­nes es­tán orien­ta­das prin­ci­pal­men­te a la ac­ti­vi­dad agroin­dus­trial.

Di­ce la Ley Fe­de­ral de Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les: “Im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble que en­tre otros fi­nes, re­duz­ca la po­bre­za, per­mi­ta la pro­vi­sión de ser­vi­cios bá­si­cos y ex­pan­da las opor­tu­ni­da­des para vi­das sa­lu­da­bles y pro­duc­ti­vas, en las re­gio­nes del país que ten­gan ma­yo­res re­za­gos en de­sa­rro­llo so­cial”.

Se tra­ta aho­ra de eje­cu­tar los pro­yec­tos exis­ten­tes, para que no que­den só­lo en bue­nas in­ten­cio­nes. En nues­tro país hay ex­pe­rien­cias exi­to­sas de pro­yec­tos que lo­gran rea­li­zar­se co­mo son las pre­sas de CFE con in­ver­sión pri­va­da, cré­di­to in­ter­na­cio­nal y aval del go­bierno.

De lo­grar­se ha­brá una ex­pan­sión eco­nó­mi­ca en la re­gión, al igual que co­mo aho­ra se ob­ser­va en el cen­tro-nor­te del país. O en Chi­na, en don­de las em­pre­sas de las zo­nas es­pe­cia­les con­tri­bu­yen al país con 60% de las ex­por­ta­cio­nes, 20% del PIB y 46% de la In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta.

Tres pro­yec­tos de­to­na­do­res son el Tren In­te­ro­ceá­ni­co, el Tren Maya y la Zo­na Eco­nó­mi­ca Es­pe­cial de Dos Bo­cas.

El Tren In­te­ro­ceá­ni­co en la zo­na del ist­mo y Ve­ra­cruz se­rá un po­lo de de­sa­rro­llo im­por­tan­te. Sig­ni­fi­ca cons­truir un nue­vo puer­to en Sa­li­na Cruz, reha­bi­li­tar el tren ac­tual, una au­to­pis­ta de ocho ca­rri­les, dos par­ques in­dus­tria­les, ga­so­duc­tos, un puer­to aé­reo, la crea­ción de dos Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les en Sa­li­na Cruz y en Coat­za­coal­cos.

El Tren Maya se­rá un ins­tru­men­to va­lio­so para la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el tu­ris­mo. Quin­ta­na Roo es el úni­co es­ta­do del su­res­te con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co alto, de 5% en los úl­ti­mos cin­co años. Co­mo ex­pec­ta­ti­va, Fran­cia tie­ne in­te­rés en el po­ten­cial tu­rís­ti­co de Quin­ta­na Roo.

La re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas en Ta­bas­co se­rá una im­por­tan­te trans­for­ma­do­ra de ma­te­rias pri­mas, por el apro­ve­cha­mien­to de la bio­ma­sa y acei­te de ori­gen ve­ge­tal para la pro­duc­ción de ener­gía. Re­cien­te­men­te, el Ban­co de Chi­na ex­pre­só su in­te­rés de fi­nan­ciar és­te y otros pro­yec­tos. Só­lo fal­ta ob­ser­var que el mo­vi­mien­to se de­mues­tre an­dan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.