Re­por­te un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en tiem­po real a tra­vés de una app

Gracias a la ayu­da de la tec­no­lo­gía, los si­nies­tros ya se re­por­tan a tra­vés del ce­lu­lar y se les da se­gui­mien­to por la mis­ma vía

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Mon­tse­rrat Gal­ván

LOS AC­CI­DEN­TES via­les son uno de los si­nies­tros más fre­cuen­tes en nues­tro país. De acuer­do con ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Ine­gi), en el 2017 se re­gis­tra­ron 367,789 in­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos, prin­ci­pal­men­te en zo­nas ur­ba­nas y sub­ur­ba­nas.

La ma­yo­ría de los con­duc­to­res su­fre es­te ti­po de eventos que van des­de pe­que­ños per­can­ces co­mo dar­le un ra­yon­ci­to al co­che has­ta cues­tio­nes más gra­ves que in­vo­lu­cran a ter­ce­ros.

Si bien en es­tas emer­gen­cias mu­chas per­so­nas no sa­ben có­mo reac­cio­nar, es im­por­tan­te con­tar con un se­gu­ro que pro­te­ja des­de lo más le­ve has­ta cho­ques de ma­yor mag­ni­tud.

Gracias a la ayu­da de la tec­no­lo­gía, mu­chos de es­tos si­nies­tros ya se re­por­tan a tra­vés de apli­ca­cio­nes de ce­lu­lar y se les da se­gui­mien­to por la mis­ma vía.

A tra­vés de es­tas he­rra­mien­tas, el usua­rio pue­de re­gis­trar en cual­quier lu­gar el ac­ci­den­te, re­ci­bir ase­so­ría y se­guir ins­truc­cio­nes para lle­var el co­che a un taller o al­gu­nas otras in­di­ca­cio­nes da­das por la com­pa­ñía.

En al­gu­nos ca­sos, el mis­mo usua­rio pue­de su­bir fo­to­gra­fías del in­ci­den­te o ver en tiem­po real en dón­de se en­cuen­tra el ajus­ta­dor más cer­cano.

Di­rec­ti­vos de di­fe­ren­tes em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras ex­pli­ca­ron­que gracias a es­tas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, ade­más de que se mo­der­ni­za el pro­ce­so para re­por­tar es­te ti­po de ac­ci­den­tes, se es­ta­ble­ce una co­ne­xión mu­cho más rá­pi­da y per­so­na­li­za­da con el usua­rio para asis­tir­lo en ca­so de una emer­gen­cia.

Axa, HDI y Quá­li­tas son al­gu­nas de las com­pa­ñías que ofre­cen es­tos pro­ce­sos di­gi­ta­les para ase­so­rar al clien­te en es­te ti­po de cues­tio­nes.

Aun­que ca­da ase­gu­ra­do­ra tie­ne pro­duc­tos di­fe­ren­tes, en to­das coin­ci­de el pro­ce­so a tra­vés de apps para au­xi­liar al usua­rio en cual­quier com­pli­ca­ción y re­que­ri­mien­to de per­so­nal ex­per­to.

En las apli­ca­cio­nes, no so­la­men­te se re­por­tan ac­ci­den­tes, el usua­rio tam­bién pue­de ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción de su pó­li­za, des­car­gar el con­tra­to de la mis­ma, con­sul­tar el his­to­rial de sus re­por­tes ocu­rri­dos e in­clu­so rea­li­zar pa­gos.

Una de esas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les es la fi­gu­ra del ajus­ta­dor di­gi­tal. Crea­da por HDI Se­gu­ros, vie­ne in­clui­da en cual­quier pó­li­za de se­gu­ro de au­to­mó­vil y per­mi­te que sea el usua­rio quien suba a la pá­gi­na de la com­pa­ñía la fo­to­gra­fía del gol­pe al co­che.

Ra­fael Ra­mí­rez Galeana, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ope­ra­cio­nes de HDI, ex­pu­so que para au­to­ri­zar que el ase­gu­ra­do use es­ta op­ción, la com­pa­ñía ana­li­za al­gu­nas con­di­cio­nes co­mo que no ha­ya un ter­ce­ro o al­gu­na au­to­ri­dad in­vo­lu­cra­da, en­ton­ces se da luz ver­de para usar el ajus­ta­dor.

Una vez au­to­ri­za­do, se le envía un mensaje de texto al usua­rio que con­tie­ne un li­ga de In­ter­net para que la des­car­gue en su ce­lu­lar, la ins­ta­le, re­gis­tre los da­tos de lo su­ce­di­do, suba las fo­to­gra­fías y en­víe to­da la in­for­ma­ción.

La ase­gu­ra­do­ra re­vi­sa los da­tos pro­por­cio­na­dos por el clien­te en el cen­tro de eva­lua­ción y le res­pon­de con un SMS con la di­rec­ción del taller don­de pue­de re­pa­rar su au­to­mó­vil y la re­so­lu­ción de lo su­ce­di­do. Es­te texto se le man­da en me­nos de 90 mi­nu­tos.

Ra­mí­rez Galeana in­di­có que es­ta he­rra­mien­ta se pue­de uti­li­zar en to­das las pó­li­zas de au­to­mó­vi­les con­tra­ta­das con la com­pa­ñía y que lo úni­co que se ne­ce­si­ta es que se ten­ga la co­ber­tu­ra de da­ños ma­te­ria­les, ya que el pro­ce­so de ajus­ta­dor di­gi­tal va so­bre esa co­ber­tu­ra.

“Es una he­rra­mien­ta que HDI ha im­ple­men­ta­do muy bien, los usua­rios que la usan que­dan muy con­ten­tos, de­bi­do a que la re­so­lu­ción del pro­ble­ma es mu­cho más in­me­dia­ta. To­do lo que son co­li­sio­nes tie­nen con­tra­ta­da la co­ber­tu­ra de da­ños ma­te­ria­les; sin im­por­tar el pro­duc­to, no hay nin­gu­na res­tric­ción para el uso del ajus­ta­dor di­gi­tal”, ase­gu­ró.

ACOM­PA­ÑA­MIEN­TO

En ca­so de un ac­ci­den­te, el ase­gu­ra­do in­gre­sa a la apli­ca­ción y con és­ta no so­la­men­te avi­sa de lo su­ce­di­do, sino que tam­bién lo­ca­li­za el ajus­ta­dor más cer­cano, ve en tiem­po real el re­por­te del ac­ci­den­te y el pro­ce­so de avan­ce del mis­mo, es­to sin mar­car al nú­me­ro te­le­fó­ni­co de la com­pa­ñía y te­ner que es­pe­rar a ser aten­di­do.

Al ba­jar la app de la ase­gu­ra­do­ra, se pi­den los da­tos per­so­na­les del usua­rio co­mo son el nú­me­ro de fo­lio del se­gu­ro, nom­bre com­ple­to y da­tos del au­to­mó­vil; es­ta in­for­ma­ción es muy im­por­tan­te, pues en ca­so de un ac­ci­den­te no se vuel­va a pe­dir.

Un be­ne­fi­cio más de es­ta tec­no­lo­gía es que al ser di­gi­tal com­par­te la geo­lo­ca­li­za­ción al mo­men­to del si­nies­tro.

Cuan­do el clien­te re­por­ta lo que pa­só, se le lla­ma para co­rro­bo­rar da­tos so­bre el ac­ci­den­te y se pro­ce­de a en­viar al ajus­ta­dor, el cual pue­de ser mo­ni­to­rea­do por el clien­te para sa­ber cuál es el más cer­cano a él y es­ti­mar su tiem­po de lle­ga­da.

Para ha­cer el pro­ce­so mu­cho más per­so­na­li­za­do, se le avi­sa el usua­rio el nom­bre de ajus­ta­dor, quien lo acom­pa­ña­rá du­ran­te to­do el pro­ce­so de la emer­gen­cia.

Óscar Ruiz, di­rec­tor de Trans­for­ma­ción en AXA, pre­ci­só que al im­ple­men­tar es­te ti­po de tec­no­lo­gías se bus­ca so­lu­cio­nar y agi­li­zar el tiem­po de res­pues­ta.

“No­so­tros en AXA lo que es­ta­mos

Lo que es­tá en jue­go es el bie­nes­tar del usua­rio y que ten­ga to­da la tran­qui­li­dad de que re­ci­be el me­jor ser­vi­cio a tra­vés de di­fe­ren­tes op­cio­nes de tec­no­lo­gía”.

So­mos abier­tos y bus­ca­mos to­dos los ca­na­les dis­po­ni­bles para que el clien­te se sien­ta có­mo­do in­ter­ac­tuan­do con la apli­ca­ción”.

Óscar Ruiz, di­rec­tor de trans­for­ma­ción en AXA. 90 mi­nu­tos es el tiem­po de re­so­lu­ción de un ac­ci­den­te me­nor para la he­rra­mien­ta del ajus­ta­dor di­gi­tal.

bus­can­do es que el clien­te se sien­ta real­men­te có­mo­do en ese mo­men­to, que re­gu­lar­men­te es un mo­men­to di­fí­cil cuan­do hay un daño a ter­ce­ros. Lo que es­tá en jue­go es el bie­nes­tar del usua­rio y que ten­ga to­da la tran­qui­li­dad de que re­ci­be el me­jor ser­vi­cio a tra­vés de di­fe­ren­tes op­cio­nes de tec­no­lo­gía. Por ello, so­mos abier­tos y bus­ca­mos to­dos los ca­na­les dis­po­ni­bles para que el clien­te se sien­ta có­mo­do in­ter­ac­tuan­do con la apli­ca­ción”, de­ta­lló.

El di­rec­ti­vo ade­lan­tó que tra­ba­jan en prue­bas pi­lo­to para im­ple­men­tar el ajus­ta­dor di­gi­tal, para el cual, se­rá muy im­por­tan­te la opi­nión de los clien­tes al uti­li­zar es­ta he­rra­mien­ta y qué tan có­mo­do les re­sul­ta.

“He­mos he­cho prue­bas pi­lo­to y es­ta­mos eva­luan­do la po­si­bi­li­dad de lan­zar­lo pe­ro to­da­vía es­tá en pro­ce­so de eva­lua­ción. Al­go que si bus­ca­mos no­so­tros es la me­jor ex­pe­rien­cia para el clien­te don­de el clien­te se sien­ta más có­mo­do y al­go que es muy im­por­tan­te, es guiar al clien­te a tra­vés del pro­ce­so, que el clien­te no se sien­ta aban­do­na­do por”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.