Los Mi­llen­nials ya no se ca­san ni se em­bar­can

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Clau­dia Pa­vón Na­va­rre­te clau­dia.pa­[email protected]

To­da­vía ha­ce muy po­cos años se es­cu­cha­ba un di­cho muy fa­mo­so: “En vier­nes 13 no te ca­ses ni te em­bar­ques”. Pues aho­ra para la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial no só­lo es un di­cho, es una nue­va for­ma de vi­da.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas del Ine­gi, dos ter­ce­ras par­tes de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial se en­cuen­tran sol­te­ras, me­nos de 14% ca­sa­dos y 16% vi­ve en unión li­bre. Es­to con­tras­ta fuer­te­men­te con las ge­ne­ra­cio­nes an­te­ce­so­ras en las que 60% afir­ma en­con­trar­se ca­sa­do.

La ma­yor as­pi­ra­ción de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial ya no es for­mar una fa­mi­lia y te­ner un tra­ba­jo que le per­mi­ta pa­gar su hi­po­te­ca y el au­to fa­mi­liar. Hoy esa as­pi­ra­ción se lla­ma in­de­pen­den­cia.

En es­te in­ten­to por con­tar con una in­de­pen­den­cia al­gu­nos re­cu­rren a ren­tar de for­ma com­par­ti­da con roo­mies. Sin em­bar­go, eso no los ayu­da a lle­var a ca­bo un aho­rro para pos­te­rior­men­te com­prar una vi­vien­da, ya que en mu­chas oca­sio­nes es­ta ren­ta, aun­que sea en esas cir­cuns­tan­cias, al­can­za la mi­tad de su in­gre­so. Pe­ro hay que re­co­no­cer que hoy vi­ven en lu­ga­res que para otras ge­ne­ra­cio­nes hu­bie­ran si­do inal­can­za­bles.

Es­ta ge­ne­ra­ción se enfrenta a po­der cre­cer la­bo­ral­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes o en su ca­so lo­grar con­so­li­dar sus em­pre­sas de tal ma­ne­ra que lo­gren una sol­ven­cia eco­nó­mi­ca que les per­mi­ta al­can­zar y man­te­ner el es­ti­lo de vi­da que tan­to se anhela.

Adi­cio­nal a es­to, los Mi­llen­nials de­ben aho­rrar para su re­ti­ro y re­ci­bir pres­ta­cio­nes la­bo­ra­les más aco­ta­das que en otros tiem­pos de bo­nan­za en los que el Es­ta­do y las em­pre­sas apor­ta­ban eco­nó­mi­ca­men­te mon­tos muy re­le­van­tes al ni­vel de vi­da de los in­di­vi­duos.

De­bi­do a que los Mi­llen­nials den­tro de sus tra­ba­jos va­lo­ran más el ho­ra­rio fle­xi­ble, tra­ba­jo des­de ca­sa y el am­bien­te laboral, el te­ma eco­nó­mi­co ha de­ja­do de ser uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos para ele­gir o cam­biar de tra­ba­jo. Sim­ple­men­te ya no se es­tá dis­pues­to a vi­vir para tra­ba­jar.

El reto es cla­ro: fi­nan­cie­ra­men­te es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne que trans­for­mar­se, al igual que lo ha he­cho en to­do lo de­más. Es­tar cons­cien­tes de que aho­ra se pue­de y de­be de­ci­dir en qué gas­tar, aho­rrar e in­ver­tir. Los vie­jos mo­de­los y las tra­di­cio­nes ya no son su­fi­cien­tes, por lo que has­ta en te­mas fi­nan­cie­ros se tie­ne que ser crea­ti­vo para lo­grar las nue­vas me­tas y for­mas de vi­da.

Para los que for­man par­te de es­ta ge­ne­ra­ción, ser Mi­llen­nial ha abier­to la po­si­bi­li­dad de te­ner una de­ci­sión más li­bre de la for­ma co­mo se quie­re vi­vir, pe­ro tam­bién es un reto, ya que es­to se tra­du­ce en que el com­pro­mi­so es con­si­go mis­mo y con sus fi­nan­zas. El aho­rro y la in­ver­sión de­be­rían for­mar par­te del es­ti­lo de vi­da de cual­quier in­di­vi­duo para al­can­zar me­tas o en­fren­tar even­tua­li­da­des; pen­sar en qué ti­po de fu­tu­ro se quie­re te­ner más allá de vi­vir el aquí y el aho­ra, y re­fle­xio­nar que, co­mo Mi­llen­nial o co­mo par­te de cual­quier otra ge­ne­ra­ción, al­gún día se lle­ga­rá a la ve­jez y pa­ra­ello tam­bién se de­be­rá es­tar pre­pa­ra­do eco­nó­mi­ca­men­te.

La au­to­ra es VP Mar­ket In­te­lli­gen­ce-as­set Ma­na­ge­ment en BBVA Ban­co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.