Ener­gía y cam­bio cli­má­ti­co en la era AMLO

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Gabriel Qua­dri www.ga­briel­qua­dri.blogs­pot.com

El pe­tró­leo es ob­se­sión para el nue­vo go­bierno. Es un re­fe­ren­te his­tó­ri­co e ideo­ló­gi­co, y tam­bién la lla­ve del fu­tu­ro. Es ta­lis­mán y esen­cia de la Na­ción, y de­re­cho para to­dos. Es una ar­cai­ca doc­tri­na que va re­su­ci­tan­do en dis­cur­sos y pro­yec­tos, en rituales y pre­su­pues­tos. No im­por­ta que el pe­tró­leo no ten­ga por­ve­nir co­mo ener­gé­ti­co en el si­glo XXI, más allá de la próxima ge­ne­ra­ción. (No se­rá la es­ca­sez lo que fi­ni­qui­te la era del pe­tró­leo; la Edad de Piedra no ter­mi­nó por es­ca­sez de pie­dras). Tam­po­co im­por­ta que ca­da día sea me­nos re­le­van­te en la ba­lan­za de pa­gos de nues­tro país, y un ca­da vez me­nor bas­tón de apo­yo para las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Ob­via­men­te hay un mar­gen con­si­de­ra­ble de tiem­po para apro­ve­char cier­ta ren­ta pe­tro­le­ra, que se aso­cia a la ex­plo­ta­ción y ex­por­ta­ción de hi­dro­car­bu­ros, no a la re­fi­na­ción. Es­ta ren­ta de­be­ría ir en su to­ta­li­dad a un fondo so­be­rano de in­ver­sión a lar­go pla­zo, y/o a fi­nan­ciar la ur­gen­te e indispensable tran­si­ción a ener­gías lim­pias o re­no­va­bles, no a gas­to co­rrien­te o a in­fra­es­truc­tu­ra qui­mé­ri­ca. El si­glo XXI se­rá —ya es— de las ener­gías lim­pias y re­no­va­bles. La lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal y el avan­ce tec­no­ló­gi­co ha­rán que la ma­yor par­te del pe­tró­leo exis­ten­te per­ma­nez­ca para siem­pre en las en­tra­ñas de la tie­rra. Los paí­ses que lo en­tien­dan y lo asu­man triun­fa­rán, los que no, se­rán va­sa­llos eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos de los nue­vos lí­de­res ener­gé­ti­cos, o pa­rias po­lí­ti­cos en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal.

Los re­cur­sos pú­bli­cos de­ben ca­ta­li­zar la in­ver­sión pri­va­da y ace­le­rar el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co para la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, don­de no só­lo una al­ta ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca y am­bien­tal es­tá ase­gu­ra­da, sino una vic­to­ria éti­ca glo­bal. Que los pri­va­dos, si quie­ren, asu­man los ries­gos y cos­tos de apos­tar a la re­fi­na­ción de pe­tró­leo en su oca­so.

No es ra­cio­nal ni res­pon­sa­ble com­pro­me­ter en ello pre­su­pues­tos pú­bli­cos. Me­nos aún, cuan­do re­co­rre el mun­do el cla­mor de mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co. Cuan­do cien­tí­fi­cos y la pro­pia ONU ex­hor­tan de­ses­pe­ra­da­men­te a los go­bier­nos para asu­mir y cum­plir com­pro­mi­sos creí­bles y su­fi­cien­tes de re­duc­ción de e emi­sio­nes de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro (GEI). Cuan­do elIPCC(Pán el Cien­tí­fi­co In te r gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co) ha aler­ta do con de­ses­pe­ra­ción de las con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas del ca­len­ta­mien­to glo­bal, y del im­pe­ra­ti­vo exis­ten­cial de evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta se ele­ve más de 1.5–2.0 gra­dos cen­tí­gra­dos, ha­bién­do­se ya in­cre­men­ta­do en más de 1 gra­do. Cuan­do el es­ce­na­rio ten­den­cial ha­cia fi­na­les del si­glo es un in­cre­men­to de 5–6 gra­dos cen­tí­gra­dos. Cuan­do Mé­xi­co tie­ne com­pro­mi­sos an­te el Acuer­do de Pa­rís por re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus emi­sio­nes has­ta en 40% por de­ba­jo de la lí­nea ba­se ha­cia el 2030. Cuan­do es­to im­pli­ca al­can­zar un má­xi­mo y un pun­to de in­fle­xión en las emi­sio­nes de Mé­xi­co en el año del 2026, lo que con­lle­va a par­tir de ahí un aba­ti­mien­to ab­so­lu­to en el con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les. Cuan­do los vehícu­los au­to­mo­to­res son la prin­ci­pal fuen­te de GEI en Mé­xi­co. Cuan­do el in­te­rés na­cio­nal y la ra­zón co­lec­ti­va glo­bal se­ña­lan la ne­ce­si­dad de in­ver­sio­nes ma­si­vas y de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en ener­gías lim­pias y re­no­va­bles (so­lar, eó­li­ca, geo­tér­mi­ca, hi­dro­eléc­tri­ca, nu­clear), y en la elec­tri­fi­ca­ción del par­que vehi­cu­lar. Cuan­do las ener­gías re­no­va­bles ya son más ba­ra­tas que las fó­si­les en la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad. Cuan­do la in­dus­tria au­to­mo­triz se desen­vuel­ve ya en un pro­ce­so de fran­ca elec­tri­fi­ca­ción de la mano de ba­te­rías de li­tio ca­da vez más efi­cien­tes y de me­nor cos­to. Cuan­do la prio­ri­dad de­be ser pro­mo­ver el trans­por­te ur­bano co­lec­ti­vo y no mo­to­ri­za­do por ra­zo­nes am­bien­ta­les, cli­má­ti­cas y ur­ba­nas, y no el con­su­mo de ga­so­li­na en vehícu­los pri­va­dos me­dian­te sub­si­dios one­ro­sí­si­mos, per­ver­sos e inequi­ta­ti­vos.

Es pre­ci­so que el go­bierno de AMLO rec­ti­fi­que. El fu­tu­ro de Mé­xi­co es­tá en la elec­tri­ci­dad y en las ener­gías lim­pias y re­no­va­bles, no en nue­vas re­fi­ne­rías. Me­nos aún, cuan­do para cons­truir una en Dos Bo­cas, Ta­bas­co se ha vio­la­do fla­gran­te­men­te la ley des­mon­tan­do más de 300 hec­tá­reas de sel­va y man­glar. Así no. Trump abra­za el pa­sa­do con su ob­se­sión por el car­bón. No lo emu­le­mos con una ob­se­sión por la re­fi­na­ción de pe­tró­leo. No con­ver­ja­mos con él en la mis­ma ab­sur­da y ahis­tó­ri­ca trin­che­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.