El em­pre­sa­ria­do se vol­ve­rá más pro­po­si­ti­vo: Car­los Sa­la­zar

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca tie­ne un diag­nós­ti­co co­rrec­to de la pro­ble­má­ti­ca na­cio­nal y co­rres­pon­de a los em­pre­sa­rios pro­po­ner ini­cia­ti­vas más que reac­cio­nar al go­bierno, se­ña­ló

El Economista (México) - - Portada - Li­lia Gon­zá­lez lgon­za­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

Adop­ta­rá un pa­pel me­nos reac­ti­vo y pro­mo­ve­rá más in­ver­sio­nes.

EL EM­PRE­SA­RIO re­gio­mon­tano Car­los Sa­la­zar Lo­me­lín, apo­ya­do por seis de siete or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les pa­ra di­ri­gir al Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial (CCE), afir­ma que de ga­nar la elec­ción es­te vier­nes, ten­drá la apues­ta de cam­biar el rol em­pre­sa­rial en la vi­da pú­bli­ca, se de­ja­rá de ser reac­ti­vo ha­cia la au­to­ri­dad pa­ra vol­ver­se pro­po­si­ti­vos.

Lo que ha he­cho el pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es digno de los pro­ble­mas de Mé­xi­co, “no po­de­mos es­tar en con­tra”, aco­ta.

En en­tre­vis­ta con El Eco­no­mis­ta, Sa­la­zar Lo­me­lín ad­vier­te que la lu­cha en­tre “bue­nos y ma­los” que­dó atrás, al re­fe­rir­se a los agra­vios de Ló­pez Obra­dor en con­tra de los em­pre­sa­rios cuan­do se les acu­só de “tra­fi­can­tes de in­fluen­cias”. La ac­ti­tud y el rol de la Ini­cia­ti­va Pri­va­da se­rá de cons­truc­ción, de soluciones y de pro­mo­tor de in­ver­sión, “no de reac­ción” a las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les.

Ex­pli­ca que su tra­ba­jo se en­fo­ca­rá en tres ob­je­ti­vos: dar voz y ser un pro­mo­tor ac­ti­vo del 1 mi­llón 300,000 em­pre­sa­rios, en es­pe­cial de los pe­que­ños; man­te­ner a la IP uni­da y ser un ge­ne­ra­dor de pro­pues­tas.

“Ten­go tres gran­des ob­je­ti­vos: Ha­cer que par­ti­ci­pen den­tro de los gre­mios em­pre­sa­ria­les y den va­lor agre­ga­do, man­te­ner la uni­dad y cam­biar el diá­lo­go del em­pre­sa­rio, que nor­mal­men­te ha si­do reac­ti­vo ha­cia la au­to­ri­dad. Ge­ne­ral­men­te la au­to­ri­dad pro­po­ne al­go y los gru­pos em­pre­sa­ria­les reac­cio­na­mos a la pro­pues­ta, en­ton­ces el ob­je­ti­vo es ser pro­po­si­ti­vo”, es­ta­ble­ció el hom­bre que di­ri­gió la cer­ve­ce­ría Cuauh­té­moc-moc­te­zu­ma.

Es­te vier­nes el Con­se­jo Na­cio­nal del CCE ele­gi­rá al su­ce­sor de Juan Pa­blo Cas­ta­ñón pa­ra li­de­rar a la má­xi­ma cú­pu­la em­pre­sa­rial de Mé­xi­co, y aun­que exis­ten otros tres can­di­da­tos, Car­los Sa­la­zar ya cuen­ta con el res­pal­do de la Con­ca­min, Con­ca­na­co, Coparmex, ABM, CMN y la AMIS.

“La ven­ta­ja que lle­vo es que de esas siete or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les (que com­po­nen al CCE), seis se re­gis­tra­ron a mi fa­vor. De lle­gar yo a ser el pre­si­den­te del CCE ten­dría esas tres preo­cu­pa­cio­nes ha­cia den­tro del sec­tor”, aco­tó.

¿Có­mo tra­ba­jar con un pre­si­den­te, que des­de su cam­pa­ña ha man­te­ni­do en­fren­ta­mien­tos con el sec­tor em­pre­sa­rial?

El pre­si­den­te (AMLO) lo que ha­ce es un diag­nós­ti­co de los pro­ble­mas de Mé­xi­co y na­die pue­de es­tar en con­tra, el país no cre­ce y ne­ce­si­ta ha­cer­lo. El país tie­ne se­rios pro­ble­mas de po­bre­za y de inequi­dad que son an­ces­tra­les. To­do eso nos ha he­cho el po­ner un ob­je­ti­vo de de­cir ¡ya bas­ta!

Lo que nos preo­cu­pa es el pro­ble­ma de la co­rrup­ción, en to­das las ac­ti­vi­da­des en Mé­xi­co, te­ne­mos pro­ble­ma de co­rrup­ción que te­ne­mos que con­tro­lar, no so­mos el pri­mer país con pro­ble­mas de esa na­tu­ra­le­za.

To­dos te­ne­mos te­mor de la in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia, pa­re­ce una historia re­pe­ti­da de que nos que­da­mos im­pá­vi­dos an­te lo que nos su­ce­de.

El diag­nós­ti­co que ha­ce el pre­si­den­te de Mé­xi­co so­bre los pro­ble­mas que nos aque­jan es co­rrec­to y pa­ra que se ha­ga reali­dad se re­quie­re el tra­ba­jo de to­dos; los em­pre­sa­rios jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal que trae iden­ti­dad, que es pro­mo­tor de la in­ver­sión y a tra­vés de és­tos se ge­ne­ran los im­pues­tos.

EJE MO­NE­TA­RIO

No obs­tan­te, Car­los Sa­la­zar ad­vir­tió que, si el em­pre­sa­rio no tra­ba­ja, tam­po­co la au­to­ri­dad, por­que no ten­dría di­ne­ro pa­ra po­der ope­rar.

“El go­bierno no ge­ne­ra el gas­to, se im­ple­men­ta, pe­ro el in­gre­so vie­ne de to­das las em­pre­sas que les pa­gan a sus tra­ba­ja­do­res y és­tos pa­gan im­pues­tos y las transacciones dia­rias ge­ne­ran im­pues­tos al con­su­mo.

“Los 5.2 bi­llo­nes de pe­sos que ten­drá el pre­su­pues­to fe­de­ral es­te año, en­tre im­pues­tos y los im­pues­tos es­pe­cia­les co­mo la ga­so­li­na for­man esos 5.2 bi­llo­nes, si no hay em­pre­sa­rios no ha­bría for­ma de lo­grar eso”, re­fi­rió.

Uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les que ayu­dó a for­ta­le­cer FEMSA re­cor­dó que el men­sa­je de AMLO, el pa­sa­do 1 de di­ciem­bre, sí fue cri­ti­car un mo­de­lo eco­nó­mi­co, pe­ro di­jo que Mé­xi­co se­rá un lu­gar ade­cua­do pa­ra in­ver­tir y que en es­te país ha­bría con­fian­za y cer­ti­dum­bre, que se ten­drán muy bue­nos be­ne­fi­cios, pa­ra la in­ver­sión pri­va­da na­cio­nal y ex­tran­je­ra.

“AMLO es­tá con­sien­te de que pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas re­quie­re cre­cer, ata­car la co­rrup­ción y ata­car la vio­len­cia”, por lo que Sa­la­zar Lo­me­lín con­vo­có a los em­pre­sa­rios a te­ner una ac­ti­tud de cons­truc­ción y no de reac­ción.

Se pre­vé que a me­dia­dos de fe­bre­ro se reali­ce la Asam­blea Ge­ne­ral Or­di­na­ria.

Ten­go tres gran­des ob­je­ti­vos: Ha­cer que par­ti­ci­pen den­tro de los gre­mios em­pre­sa­ria­les y den va­lor agre­ga­do, man­te­ner la uni­dad y cam­biar el diá­lo­go del em­pre­sa­rio”.

Car­los Sa­la­zar, can­di­da­to a la pre­si­den­cia del CCE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.