73% EL BITCOIN

Jui­cios ile­ga­les ha­bían si­do de­nun­cia­dos des­de ha­ce va­rios años por or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les

El Economista (México) - - Portada - Fer­nan­do Gu­tié­rrez fer­nan­do.gu­tie­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

du­ran­te el 2018. Ayer re­gis­tró una co­ti­za­ción de 3,623 dó­la­res por uni­dad; su má­xi­mo fue de 19,345 dó­la­res.

RETROCEDIÓ

EL DI­REC­TOR ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to del Fon­do Na­cio­nal de la Vi­vien­da pa­ra los Tra­ba­ja­do­res (Infonavit), Car­los Mar­tí­nez Ve­láz­quez, or­de­nó una au­di­to­ría in­ter­na en la ins­ti­tu­ción pa­ra des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des res­pec­to al ca­so de vi­vien­das ad­ju­di­ca­das por el or­ga­nis­mo vía jui­cios pre­sun­ta­men­te ile­ga­les que hi­cie­ron que va­rios de­re­choha­bien­tes se que­da­ran sin ho­gar en di­ver­sas par­tes del país.

En en­tre­vis­ta, Mar­tí­nez Ve­láz­quez in­di­có que ade­más de la au­di­to­ría, y con el fin de sa­ber exac­ta­men­te qué fue lo que ocu­rrió, tam­bién or­de­nó sus­pen­der los pro­ce­sos de subas­ta de vi­vien­da recuperada, los cua­les fue­ron muy ac­ti­vos du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del an­te­rior di­rec­tor, Da­vid Penchy­na Grub, mis­mos que te­nían la fi­na­li­dad de re­in­ser­tar en el mer­ca­do las ca­sas que el ins­ti­tu­to re­cu­pe­ra­ba por cré­di­tos que en su mo­men­to no se pu­die­ron pa­gar.

“De ma­ne­ra pre­ven­ti­va ya so­li­ci­té al co­mi­té de au­di­to­ría in­ter­na del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción se hi­cie­ra una in­ves­ti­ga­ción res­pec­to a lo que ha­ya pa­sa­do, la so­li­ci­té en di­ciem­bre mis­mo (y es­toy) es­pe­ran­do re­sul­ta­dos y en la me­di­da de que ten­ga más cla­ro qué es­tá pa­san­do ya di­re­mos al­gu­na re­so­lu­ción”, ex­pli­có Mar­tí­nez Ve­láz­quez, quien ha si­do en­fá­ti­co en que su di­rec­ción al frente de la hi­po­te­ca­ria del Es­ta­do se en­fo­ca­rá a la aus­te­ri­dad y el com­ba­te a la co­rrup­ción, tal y co­mo lo ha plan­tea­do el go­bierno ac­tual.

“Ade­más —aña­dió— anun­cié la sus­pen­sión de los ejer­ci­cios de subas­ta de vi­vien­da ad­ju­di­ca­da, en­ton­ces al sus­pen­der eso tam­bién nos da la opor­tu­ni­dad de ana­li­zar el res­to de la ca­de­na en esa ma­te­ria”.

Aun­que el asun­to de los jui­cios pre­sun­ta­men­te ile­ga­les que des­po­ja­ron de su vi­vien­da a va­rias per­so­nas to­mó re­le­van­cia en di­ciem­bre pa­sa­do, cuan­do se or­de­nó la sus­pen­sión de jue­ces de Nayarit y Coahui­la pre­sun­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos en es­tos ac­tos, és­te se ha de­nun­cia­do des­de ha­ce va­rios años por di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les.

De acuer­do con in­for­ma­ción en di­ver­sas en­ti­da­des de la Re­pú­bli­ca, prin­ci­pal­men­te en Coahui­la y Nayarit, el su­pues­to frau­de que pu­do afec­tar a mi­les de de­re­choha­bien­tes, y en el cual tam­bién se ha se­ña­la­do a ex­fun­cio­na­rios del ins­ti­tu­to, se ba­só en jui­cios que se en­ta­bla­ron en con­tra de de­re­choha­bien­tes, sin que és­tos ha­yan si­do in­for­ma­dos de ello y con el fa­llo en su con­tra con el fin de des­po­jar­los de sus vi­vien­das.

Cues­tio­na­do so­bre si exis­tía la pro­ba­bi­li­dad de que al­gu­nas de las vi­vien­das que se re­cu­pe­ra­ron vía es­tos jui­cios pu­die­ron ha­ber­se co­lo­ca­do den­tro de los pro­ce­sos de subas­ta de ca­sas re­cu­pe­ra­das de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, Mar­tí­nez Ve­láz­quez se li­mi­tó a res­pon­der que el te­ma es­tá en aná­li­sis y en­fa­ti­zó que el ac­tuar del ins­ti­tu­to en nin­gún mo­men­to de­be vul­ne­rar los de­re­chos hu­ma­nos de los de­re­choha­bien­tes.

“Hay que en­ten­der y ser cons­cien­tes de que nues­tras ac­cio­nes nun­ca pue­den vul­ne­rar los de­re­chos hu­ma­nos de los tra­ba­ja­do­res, en­ton­ces te­ne­mos que te­ner es­te es­tu­dio que es bien im­por­tan­te y aho­ri­ta he­mos he­cho es­tas dos ac­cio­nes (or­de­nar la au­di­to­ría y sus­pen­sión de los pro­ce­sos de subas­ta)”, co­men­tó el di­rec­tor de la hi­po­te­ca­ria más gran­de del país.

De acuer­do con in­for­ma­ción del mis­mo ins­ti­tu­to, tan só­lo en el año an­te­rior en sus cua­tro pro­ce­sos de subas­ta de vi­vien­da recuperada y co­lo­ca­da con desa­rro­lla­do­res, pa­ra que és­tos la re­in­ser­ten en el mer­ca­do, se co­lo­ca­ron 20,687 vi­vien­das, que sig­ni­fi­ca­ron in­gre­sos al or­ga­nis­mo por 2,700 mi­llo­nes de pe­sos.

El di­rec­tor del Infonavit ex­pu­so que ade­más de di­cha in­ves­ti­ga­ción in­ter­na, el ins­ti­tu­to es­tá dis­pues­to a co­la­bo­rar tan­to en las in­ves­ti­ga­cio­nes lo­ca­les co­mo en las que reali­ce la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca al res­pec­to.

EL RE­TO

Es­ta si­tua­ción po­dría te­ner un im­pac­to pa­ra el Infonavit, pues los per­ju­di­ca­dos po­drían ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les en ca­so de que se en­cuen­tren irre­gu­la­ri­da­des en sus pro­ce­sos, lo que sig­ni­fi­ca­ría gas­tos pa­ra el or­ga­nis­mo.

A sep­tiem­bre pa­sa­do, el Infonavit con­ta­ba con 87,241 pro­ce­sos por de­man­das pro­mo­vi­das en su con­tra por di­ver­sos mo­ti­vos, pa­ra las cua­les el or­ga­nis­mo ha­bía rea­li­za­do re­ser­vas del or­den de los 303

mi­llo­nes de pe­sos por el ries­go le­gal que es­to re­pre­sen­ta.

Aun­que la au­di­to­ría arro­je que fun­cio­na­rios o extrabajadores del mis­mo ins­ti­tu­to es­tu­vie­sen re­la­cio­na­dos con es­ta pro­ble­má­ti­ca, el asun­to no se­ría nue­vo, pues des­de

el 2016 el or­ga­nis­mo ha ini­cia­do 16 san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas con­tra per­so­nal de la mis­ma ins­ti­tu­ción por di­fe­ren­tes irre­gu­la­ri­da­des, que en al­gu­nos ca­sos han sig­ni­fi­ca­do des­ti­tu­cio­nes.

Fo­to ee: a. her­nán­dez

El ins­ti­tu­to ha­bría ad­ju­di­ca­do vi­vien­das a tra­vés de jui­cios pre­sun­ta­men­te ile­ga­les, por ello se man­dó una in­ves­ti­ga­ción, di­jo Car­los Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.