GUAR­DIA NA­CIO­NAL TEN­DRÁ MAN­DO CI­VIL

Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Na­cio­nes Uni­das han se­ña­la­do que no hay ga­ran­tías de que la nue­va ins­ti­tu­ción no in­cu­rra en vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos

El Economista (México) - - Portada - Héc­tor Mo­li­na

Al­fon­so Du­ra­zo anun­ció que se cam­bia­rá el man­do de mi­li­tar a ci­vil. La ONU se­ña­la que no hay ga­ran­tías de que no se in­cu­rra en vio­la­cio­nes.

EL PRE­SI­DEN­TE An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y su par­ti­do, Morena, han de­ci­di­do abrir e in­te­grar cam­bios al dic­ta­men de re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra la Guar­dia Na­cio­nal. Se cam­bia­rá el man­do de la nue­va ins­ti­tu­ción de se­gu­ri­dad pú­bli­ca del fue­ro cas­tren­se a uno ci­vil.

No obs­tan­te, aún que­dan di­fe­ren­tes cues­tio­na­mien­tos he­chos por los re­pre­sen­tan­tes de Na­cio­nes Uni­das en Mé­xi­co, así co­mo de las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les, co­mo la fa­cul­tad de los ele­men­tos de la Guar­dia Na­cio­nal —que es­ta­rá con­for­ma­da por mi­li­ta­res per­te­ne­cien­tes a la Po­li­cía Mi­li­tar y Na­val— pa­ra in­ves­ti­gar ca­sos, o el he­cho de que se fu­sio­nen ele­men­tos cas­tren­ses con po­li­cías fe­de­ra­les.

Pa­ra la ONU, uno de los prin­ci­pa­les pe­li­gros que aún man­tie­ne la pro­pues­ta de crear la Guar­dia Na­cio­nal es que no hay ga­ran­tías de que la nue­va ins­ti­tu­ción no in­cu­rra en vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

Pa­ra Pa­blo Gi­rault, con­se­je­ro de Mé­xi­co Uni­do con­tra la De­lin­cuen­cia y miem­bro del co­lec­ti­vo Se­gu­ri­dad sin Gue­rra — que se opo­ne a la crea­ción de la Guar­dia por con­si­de­rar que se se­gui­rá mi­li­ta­ri­zan­do al país—, pe­se al cam­bio pro­pues­to de que el man­do sea ci­vil, la ini­cia­ti­va aún es una ma­la idea pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad.

“Lo que que­re­mos es que no avan­ce la mi­li­ta­ri­za­ción, es de­cir, que a es­te país se dé se­gu­ri­dad pú­bli­ca con ba­se en po­li­cías ci­vi­les, ins­ti­tu­cio­nes com­ple­ta­men­te ci­vi­les, que es, ade­más, lo que di­ce la Cons­ti­tu­ción”.

El dic­ta­men, ase­ve­ró Gi­rault, man­tie­ne de­fi­cien­cias co­mo que la Guar­dia se­rá in­te­gra­da por mi­li­ta­res, mis­mos que no tie­nen la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra in­ter­ac­tuar con la po­bla­ción.

“El en­tre­na­mien­to de un mi­li­tar, aquí y en to­do el mun­do, es muy dis­tin­to al en­tre­na­mien­to de un po­li­cía; el en­tre­na­mien­to mi­li­tar es aca­bar con el enemi­go y to­mar con­trol del te­rri­to­rio, el en­tre­na­mien­to de un po­li­cía es de­te­ner con­flic­tos an­tes de que se den, cuan­do se dan, ba­jar­los de ni­vel, arres­tar a la per­so­na y pre­sen­tar­la an­te un juez uti­li­zan­do la me­nor fuer­za po­si­ble”, re­fi­rió Gi­rault.

Otra de las pos­tu­ras a se­ña­lar, apun­tó el con­se­je­ro de Mé­xi­co Uni­do con­tra la De­lin­cuen­cia, es la par­te del fe­de­ra­lis­mo ya que, ase­ve­ró, en ca­so de que se aprue­be la crea­ción de Guar­dia Na­cio­nal, es­ta ins­ti­tu­ción po­drá ac­tuar en los es­ta­dos sin ne­ce­si­dad de que el go­bierno lo­cal en cues­tión dé au­to­ri­za­ción pa­ra su des­plie­gue, lo que a la lar­ga ge­ne­ra­rá cos­tos a los mis­mos es­ta­dos que po­drán ser des­con­ta­dos de sus par­ti­ci­pa­cio­nes fe­de­ra­les.

Ade­más de que se le otor­ga la ca­pa­ci­dad a los ele­men­tos de la Guar­dia de in­ves­ti­gar ca­sos de de­li­tos del fue­ro co­mún, al­go que va en con­tra de las nor­mas ya que, al ser una ins­ti­tu­ción fe­de­ral, de­be­ría in­ves­ti­gar de­li­tos del mis­mo fue­ro.

“Una re­for­ma de es­te ca­la­do no tie­ne por qué pa­sar en un pe­rio­do ex­tra­or­di­na­rio (en el Con­gre­so), tam­po­co es­to va a cam­biar na­da hoy en día, en el cor­to pla­zo, pa­ra que ame­ri­te que no se pue­dan es­pe­rar dos me­ses (pa­ra dis­cu­tir­lo en el pe­rio­do or­di­na­rio)”, sos­tu­vo Gi­rault.

El in­ves­ti­ga­dor y ca­te­drá­ti­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas, Ale­jan­dro Ma­dra­zo, ha con­si­de­ra­do que hay evi­den­cia que cuan­do se ha uti­li­za­do al Ejér­ci­to en ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, és­te ha in­cu­rri­do en irre­gu­la­ri­da­des. Por ejem­plo, el ín­di­ce de le­ta­li­dad es mayor que cuan­do só­lo se ocu­pa a la Po­li­cía Fe­de­ral pa­ra esas ta­reas.

VE­RÁN RE­SER­VAS EN SAN LÁ­ZA­RO

Tras las au­dien­cias ge­ne­ra­das en la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra la cons­truc­ción de la Guar­dia Na­cio­nal, se­rá es­te lu­nes cuan­do la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca se reúna pa­ra ana­li­zar las re­ser­vas al dic­ta­men ge­ne­ra­do con an­te­rio­ri­dad por la Co­mi­sión de Pun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les, en don­de se pre­vé in­te­grar cam­biar el man­do de la Guar­dia de la Se­de­na a la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca.

Ade­más de es­to, in­di­có el pa­sa­do vier­nes el coor­di­na­dor de dipu­tados de Morena, Ma­rio Del­ga­do, se bus­ca­rá in­te­grar pro­pues­tas co­mo la apli­ca­ción de con­tro­les de con­fian­za a los in­te­gran­tes de la Guar­dia, así co­mo de­li­mi­ta­cio­nes en ma­te­ria de res­pe­to a la ju­ris­pru­den­cia de los es­ta­dos y la Fe­de­ra­ción en ta­reas de se­gu­ri­dad, en­tre otros ru­bros. (Con in­for­ma­ción de Li­dia Aris­ta, Die­go Ba­di­llo y Sal­va­dor Co­ro­na)

Fo­to: notimex

El ti­tu­lar de Se­gu­ri­dad, Al­fon­so Du­ra­zo, anun­ció el cam­bio de pos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.