Más de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das

El Economista (México) - - Portada - So­ra­ya Pé­rez

El au­men­to de to­mas clan­des­ti­nas de hi­dro­car­bu­ros es alar­man­te, por esoe­rra­di­car es­te pro­ble­ma con sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, am­bien­ta­les y de se­gu­ri­dad de­be ser una prio­ri­dad. Ca­da de­ci­sión gu­ber­na­men­tal en la ma­te­ria de­be ha­cer­se con gran in­te­li­gen­cia, no so­la­men­te por­que Pe­mex es una de las em­pre­sas pe­tro­le­ras más en­deu­da­das del mun­do, y por­que su ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia es­tá a pun­to de per­der el gra­do de in­ver­sión, sino por­que las afec­ta­cio­nes a la ciu­da­da­nía pue­den ser ma­yo­res a los pa­si­vos.

Mien­tras que, en el 2011 Pe­mex te­nía re­gis­tra­das 1,361 to­mas clan­des­ti­nas de com­bus­ti­ble, en el úl­ti­mo re­por­te del 2018 se es­ti­man casi 12,600; es de­cir, ¡en siete años la in­ci­den­cia de es­te de­li­to ha au­men­ta­do más de 750%! Tan só­lo en el úl­ti­mo año se agre­ga­ron más de 800 hec­tá­reas al in­ven­ta­rio de si­tios con po­si­ble afec­ta­ción am­bien­tal, de las cua­les 80% fue cau­sa­da por el ro­bo de hi­dro­car­bu­ros. Y cla­ra­men­te, la ve­lo­ci­dad con que Pe­mex re­me­dia es­tos pa­si­vos am­bien­ta­les es in­su­fi­cien­te. Re­co­no­cer la re­le­van­cia del pro­ble­ma tam­po­co jus­ti­fi­ca la de­ci­sión de ce­rrar va­rios duc­tos que dis­tri­bu­yen el hi­dro­car­bu­ro a ni­vel na­cio­nal, ya que los cos­tos de trans­por­te, in­ter­na­ción, fle­te y dis­tri­bu­ción de­pe­mex son par­te re­le­van­te del pre­cio de las ga­so­li­nas, y par­ti­cu­lar­men­te, la lo­gís­ti­ca por vía te­rres­tre es 14 ve­ces más cos­to­sa que me­dian­te duc­tos. Ha­brá que ano­tar tam­bién que en Mé­xi­co te­ne­mos un sis­te­ma de duc­tos de 17,000 ki­ló­me­tros, mien­tras que só­lo en Te­xas es de más de 700,000. Le­jos de ce­rrar­los, la es­tra­te­gia de­be ser in­ver­tir más en in­fra­es­truc­tu­ra de duc­tos y que és­ta sea to­tal­men­te sis­te­ma­ti­za­da.

El go­bierno in­for­mó que el ro­bo de com­bus­ti­bles as­cien­de a 60,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp) ca­da año, y, por el otro la­do, la Coparmex es­ti­mó que el desabasto de ga­so­li­na oca­sio­nó pér­di­das ma­yo­res a 1,250 mdp en un pla­zo no mayor a cua­tro días. ¡Con es­tos nú­me­ros con­clui­ría­mos que el cos­to eco­nó­mi­co del desabasto es el do­ble de lo que se es­ti­ma el va­lor del ilí­ci­to! Adi­cio­nal­men­te, el Ban­co de Mé­xi­co se­ña­ló que es­ta me­di­da po­dría con­ver­tir­se en un fac­tor de ries­go pa­ra la in­fla­ción por su im­pac­to en los pre­cios de otros pro­duc­tos y ser­vi­cios afec­ta­dos, in­clu­yen­do el even­tual in­cre­men­to de la ga­so­li­na por el com­po­nen­te de trans­por­ta­ción.

Re­cor­de­mos que fue ape­nas en ju­nio pa­sa­do cuan­do se pu­bli­ca­ron di­ver­sas re­for­mas al Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral y otros or­de­na­mien­tos pa­ra pre­ve­nir y san­cio­nar los de­li­tos co­me­ti­dos en ma­te­ria de hi­dro­car­bu­ros. Asi­mis­mo, se con­tem­pla­ron nue­vas obli­ga­cio­nes pa­ra to­dos los con­tri­bu­yen­tes que par­ti­ci­pan en la ca­de­na de va­lor, co­mo con­tar con equi­pos in­for­má­ti­cos pa­ra lle­var los con­tro­les vo­lu­mé­tri­cos. Con es­to, el go­bierno pue­de con­so­li­dar su in­for­ma­ción, re­gis­tran­do de ma­ne­ra pre­ci­sa quién re­ci­be ga­so­li­na y cuán­to se con­su­me, mis­ma que de­be ser con­gruen­te con su fac­tu­ra­ción.

Los re­sul­ta­dos de es­tas re­for­mas aún son in­ci­pien­tes, ya que ha ha­bi­do más de 10,000 de­nun­cias re­la­cio­na­das con es­te ilí­ci­to, y la de­ten­ción en fla­gran­cia de más de 1,800 per­so­nas. Sin du­da, se­rá ne­ce­sa­rio con­so­li­dar es­tos re­sul­ta­dos en­du­re­cien­do la ley, al­go que se po­drá ha­cer a tra­vés de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que con­tem­ple el ro­bo de com­bus­ti­ble co­mo un de­li­to mayor, mis­ma re­for­ma que re­cien­te­men­te fue tur­na­da a la Cá­ma­ra Ba­ja por los Se­na­do­res.

Na­die nie­ga la im­por­tan­cia y la ur­gen­cia de aten­der es­te pro­ble­ma, pe­ro las afec­ta­cio­nes a la in­dus­tria y a la ciu­da­da­nía son evi­den­te­men­te ma­yo­res a los pa­si­vos ofi­cia­les. La es­tra­te­gia con­tra el ro­bo de com­bus­ti­ble de­be con­ti­nuar, pe­ro de ma­ne­ra in­te­li­gen­te: re­for­zan­do nues­tra ca­pa­ci­dad lo­gís­ti­ca en duc­tos, in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía y es­ti­mu­lan­do la com­pe­ten­cia. Cual­quier otra de­ci­sión, es una ocu­rren­cia más e im­pli­ca un re­tro­ce­so.

¡Has­ta nues­tro pró­xi­mo en­cuen­tro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.