De­ten­ción de Guai­dó agre­ga ten­sión a crisis de Ve­ne­zue­la

Du­ran­te una ho­ra, al pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal se le qui­tó su li­ber­tad; Ni­co­lás Ma­du­ro se des­mar­ca del su­ce­so y da a en­ten­der que se tra­tó de un ac­to pro­vo­ca­do, los po­li­cías fue­ron des­ti­tui­dos y se­rán in­ves­ti­ga­dos

El Economista (México) - - News -

El pre­si­den­te del Par­la­men­to de Ve­ne­zue­la, Juan Guai­dó, fue pri­va­do de su li­ber­tad du­ran­te unas po­cas ho­ras. Ni­co­lás Ma­du­ro se des­vin­cu­ló del su­ce­so.

Caracas. EL PRE­SI­DEN­TE del Par­la­men­to de Ve­ne­zue­la, de ma­yo­ría opo­si­to­ra, Juan Guai­dó, fue de­te­ni­do el do­min­go du­ran­te casi una ho­ra por el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, epi­so­dio del que el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro se des­mar­có, ase­gu­ran­do que fue una ac­ción “uni­la­te­ral” de los agen­tes.

Acla­ma­do por cien­tos de se­gui­do­res, Guai­dó lle­gó, ape­nas fue li­be­ra­do, a Ca­ra­ba­lle­da, es­ta­do Var­gas, a 40 km de Caracas, pa­ra pre­si­dir un ca­bil­do abier­to que reunió a cen­te­na­res de opo­si­to­res. “¡Her­ma­nos aquí es­toy!”, di­jo al di­ri­gir un dis­cur­so des­de una ta­ri­ma.

“Un men­sa­je a Mi­ra­flo­res (Pa­la­cio Pre­si­den­cial): el jue­go cam­bió, el pue­blo es­tá en la ca­lle, aquí es­tán los sím­bo­los de la pre­sión, de la re­sis­ten­cia, de la fuer­za. Si que­rían en­viar un men­sa­je pa­ra que nos es­con­dié­ra­mos, aquí es­tá la res­pues­ta del pue­blo. ¡Aquí es­ta­mos!”, sen­ten­ció el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal.

Po­co des­pués el go­bierno se des­vin­cu­ló del he­cho. “Nos en­te­ra­mos de que se ha­bía da­do una si­tua­ción don­de un gru­po de fun­cio­na­rios ac­tuan­do de ma­ne­ra uni­la­te­ral rea­li­za­ron un pro­ce­di­mien­to irre­gu­lar”, de­cla­ró el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción, Jorge Ro­drí­guez, he­mano de Delcy Ro­drí­guez.

Se­gún el fun­cio­na­rio, eso sir­vió pa­ra un “show me­diá­ti­co”, y agre­gó que los agen­tes del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia (Se­bin) que par­ti­ci­pa­ron fue­ron “des­ti­tui­dos y so­me­ti­dos a un pro­ce­di­mien­to dis­ci­pli­na­rio más es­tric­to pa­ra es­ta­ble­cer si se pres­ta­ron pa­ra es­te ti­po de si­tua­cio­nes”.

“En­ton­ces Ma­du­ro ya no con­tro­la las fuer­zas ar­ma­das, por­que se rom­pió la ca­de­na de man­do (...) ¿quién comanda hoy el ré­gi­men? Si ya re­co­no­cen que no con­tro­lan los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, tie­nen un pro­ble­ma muy gra­ve en Mi­ra­flo­res”, res­pon­dió el je­fe le­gis­la­ti­vo.

Guai­dó, un in­ge­nie­ro de 35 años, fue de­te­ni­do cuan­do via­ja­ba por la au­to­pis­ta en­tre Caracas y La Guai­ra (Var­gas) al ser in­ter­cep­ta­do por dos ca­mio­ne­tas con agen­tes del Se­bin, en­ca­pu­cha­dos y con ar­mas lar­gas.

“Me pu­de za­far del se­cues­tro por­que hay gen­te que cree en Ve­ne­zue­la. Tra­ta­ron de po­ner­me las es­po­sas, no lo per­mi­tí por­que soy el pre­si­den­te de un po­der le­gí­ti­mo”, ex­pre­só.

CON­DE­NA IN­TER­NA­CIO­NAL

Con la ex­cep­ción de Mé­xi­co, el Gru­po de Li­ma con­de­nó la de­ten­ción y ex­pre­só en un co­mu­ni­ca­do su “más con­tun­den­te re­cha­zo a cual­quier ac­ción que afec­te la in­te­gri­dad fí­si­ca” de los dipu­tados y “el pleno ejer­ci­cio” de las com­pe­ten­cias del Par­la­men­to.

Luis Al­ma­gro (OEA) ma­ni­fes­tó en Twit­ter su “con­de­na y re­cha­zo ab­so­lu­tos”. Tam­bién lo hi­zo Mi­ke Pom­peo, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos.

En­ton­ces Ma­du­ro ya no con­tro­la las fuer­zas ar­ma­das por­que se rom­pió la ca­de­na de man­do (...) ¿Quién comanda el ré­gi­men?”

Juan Guai­dó, pre­si­den­te de la Asam­blea.

fo­to: reuters

Fo­to: reuters

Juan Guai­dó du­ran­te un even­to pos­te­rior a su de­ten­ción y li­be­ra­ción, ayer en La Guai­ra, Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.