Crónica de un pa­seo por el Co­yoa­cán de Sal­va­dor No­vo

Evo­can al in­te­lec­tual en el mar­co de su 45 aniver­sa­rio luc­tuo­so

El Economista (México) - - News - Ri­car­do Qui­ro­ga ri­car­do.qui­ro­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

En el mar­co del 45 aniver­sa­rio luc­tuo­so del es­cri­tor Sal­va­dor No­vo, el cro­nis­ta Da­vid Con­tre­ras re­crea los pa­sos de No­vo por el cen­tro de Co­yoa­cán, mien­tras re­vi­ve pa­sa­jes de sus em­ble­má­ti­cas obras.

SI UNO ca­mi­na des­de el cen­tro de Co­yoa­cán, jus­to en la di­rec­ción en la que mi­ra la en­tra­da prin­ci­pal de la Pa­rro­quia de San Juan Bau­tis­ta, y atra­vie­sa el ar­co que fue cons­trui­do en el si­glo XVIII pa­ra de­li­mi­tar la en­ton­ces am­plí­si­ma ex­ten­sión del atrio de la se­de re­li­gio­sa, aho­ra con­ver­ti­do en el Jar­dín Cen­te­na­rio, ten­drá de frente Av. Fran­cis­co So­sa.

Al tran­si­tar por Fran­cis­co So­sa, apro­xi­ma­da­men­te unas diez cua­dras aden­tro, has­ta de­te­ner­se en con­tra­es­qui­na de la se­de de la Fo­no­te­ca Na­cio­nal, ha­brá ca­mi­na­do los pa­sos que se­gu­ra­men­te Sal­va­dor No­vo ca­mi­nó mu­chas ve­ces de ca­mino a la que fue su casa des­de 1941 y has­ta el día de su muer­te, ubi­ca­da en la es­qui­na con la ca­lle que lle­va su nom­bre y ha­cia la que, se­gu­ra­men­te, al­gu­nas ve­ces ca­mi­nó errá­ti­co por los al­coho­les que, jo­vial co­mo él era, se to­ma­ba en la re­fe­ren­cial cantina La Gua­da­lu­pa­na, una de esas que No­vo des­cri­bía co­mo los “tem­plos de dos puer­tas” y so­bre las que tra­ba­jó al­gu­nos tex­tos, des­de en­sa­yos y has­ta poe­mas.

PA­SEAR ES A PIE

El his­to­ria­dor y cro­nis­ta Da­vid Con­tre­ras Pineda se plan­ta frente al atrio de la pa­rro­quia. Lo ro­dea un gru­po sui gé­ne­ris. Sos­tie­ne el li­bro Los pa­seos de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pu­bli­ca­do por Sal­va­dor No­vo en 1974, una an­to­lo­gía de re­la­tos pa­ra re­co­rrer lu­ga­res de es­ta ur­be co­mo La Ala­me­da o el Bos­que de Cha­pul­te­pec. Lo re­co­mien­da co­mo lec­tu­ra de ca­be­ce­ra pa­ra co­no­cer, di­ce, “la con­cep­ción de pa­sear”, des­de la vi­sión del que fue­ra miem­bro de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua y a quien evo­ca en el mar­co del 45 aniver­sa­rio de su de­ce­so, su­ce­di­do el 13 de enero de 1974.

Ha­ce pa­sar el ejem­plar pa­ra que los aho­ra es­cu­chas so­bre No­vo sean al mis­mo tiem­po lec­to­res de No­vo. Un ex­trac­to del tex­to di­ce: “pa­sear en co­che es ya un con­tra­sen­ti­do; por­que pa­sear es dar pa­sos, ca­mi­nar, ‘an­dar a pie’, co­mo con re­dun­dan­cia de­ci­mos”.

Más ade­lan­te en el tex­to, No­vo ha­ce re­fe­ren­cia so­bre las gran­des ave­ni­das aho­ra lla­ma­das pa­seos y sen­ten­cia: “Cier­ta­men­te: al cre­cer des­me­su­ra­da­men­te la ciu­dad: al pro­lon­gar­se en ella, o abrir­se, nue­vas vías, se ha so­li­do dar­les el nom­bre de pa­seo que ya no me­re­cen, en sen­ti­does­tric­to, ni la pro­lon­ga­ción no­ro­rien­te del de la Re­for­ma, ni la do­blez del an­ti­guo ha­cia las Lo­mas de Cha­pul­te­pec y has­ta su en­tron­que con la ca­rre­te­ra a To­lu­ca; ni mu­cho me­nos el Pa­seo de las Pal­mas, por don­de nun­ca pa­sea na­die, sino que se lo re­co­rre en au­to­mó­vil. Pe­ro en es­ta mo­no­gra­fía so­lo ha­bla­re­mos de los ver­da­de­ros pa­seos de la ciu­dad”.

Es im­po­si­ble ho­jear to­do el li­bro, re­vi­sar a de­ta­lles los tex­tos so­bre los pa­seos des­cri­tos por No­vo en la pu­bli­ca­ción. Hay que pa­sar­la pa­ra la con­si­de­ra­ción del de jun­to. Eso sí, al­gu­nos to­man nota en una ho­ja o en el ce­lu­lar so­bre el nom­bre y la edi­to­rial. El his­to­ria­dor agra­de­ce la be­ne­vo­len­cia de la ma­ña­na que le per­mi­te ha­blar sin te­ner que le­van­tar tan­to la voz, sin el bu­lli­cio de una fe­ria, en un ho­ra­rio en el que aún no lle­gan los ar­tis­tas de ca­lle y a ex­cep­ción del ci­lin­dre­ro que sí se apos­tó des­de tem­prano.

In­vi­ta a los es­cu­chas, ha­ce un ins­tan­te in­vi­ta­dos a ser lec­to­res fu­ga­ces de No­vo, a con­ver­tir­se aho­ra en pa­sean­tes del Co­yoa­cán del es­cri­tor. Se da per­mi­so de in­vi­tar­los pri­me­ro al con­ven­to que for­ma par­te de la pa­rro­quia, don­de, de pa­so, ha­ce re­fe­ren­cia de Hernán Cor­tés, y pre­ci­sa que en su tes­ta­men­to pi­dió ser en­te­rra­do en Co­yoa­cán, aun­que de­ta­lla que de­sa­for­tu­na­da­men­te su cuer­po ja­más pu­do des­can­sar ahí. Lue­go ex­pli­ca ese pa­rén­te­sis, ese bre­va­rio re­fe­ren­cial: “No po­de­mos ha­cer un re­co­rri­do por Co­yoa­cán omi­tien­do es­ta vi­si­ta al claus­tro. Ha­bla­mos de Cor­tés por­que: qué me­jor ho­me­na­je pa­ra Sal­va­dor No­vo que ha­cer crónica”. Y lue­go en­ton­ces em­pren­den el ca­mino a La Gua­da­lu­pa­na.

DE LA CANTINA A LA CASA

El gru­po cru­za el Jar­dín Hi­dal­go. So­bre la ca­lle de Hi­gue­ra se ob­ser­va la fa­cha­da de la hoy des­apa­re­ci­da cantina que ce­rró ha­ce cin­co años y re­ci­bió a mu­chos in­te­lec­tua­les con­tem­po­rá­neos a No­vo. Ahí, mien­tras un ni­ño in­ter­fie­re en el re­la­to y ju­gue­tea a su al­re­de­dor, re­la­ta al­gu­nas anéc­do­tas de có­mo No­vo, un hom­bre, pul­cro, ele­gan­te, ocu­rren­te, de es­bel­to sen­ti­do del hu­mor, or­gu­llo­so de su ho­mo­se­xua­li­dad, su­po im­po­ner­se en una épo­ca de ce­rra­zón an­te la di­ver­si­dad se­xual.

Co­mo un chis­pa­zo re­cuer­da la anéc­do­ta de una bo­rra­che­ra en­tre No­vo y An­drés He­nes­tro­sa o cuan­do No­vo de­fen­dió pú­bli­ca­men­te a Ger­mán Val­dés Tin Tan, quien fue du­ra­men­te cri­ti­ca­do por la ma­ne­ra en la que, se­gún de­cían los in­te­lec­tua­les de la épo­ca, “de­for­ma­ba el len­gua­je”.

Ya de ca­mino al que fue­ra el ho­gar de No­vo, so­bre Fran­cis­co So­sa, el his­to­ria­dor des­en­fun­da otro li­bro, es­ta vez de poe­mas, y re­cuer­da las otras gran­des amis­ta­des con Car­los Pe­lli­cer, la me­ce­nas An­to­nie­ta Rivas Mer­ca­do o Xa­vier Vi­llau­rru­tia, a quien, re­fie­re, de­di­có el tex­to X.V. Mien­tras que a un par de ca­sas una per­so­na de as­pec­to hu­mil­de en­to­na con la trom­pe­ta la can­ción Es­cla­vo y amo frente a los co­men­sa­les de un res­tau­ran­te, el guía re­co­rre las pá­gi­nas, me­te el de­do ín­di­ce en­tre un par de pá­gi­nas, se de­tie­ne en la es­qui­na con la ca­lle Pre­si­den­te Ca­rran­za y lee el tex­to de­di­ca­do a Vi­llau­rru­tia que, en­tre otras co­sas, di­ce:

Mu­chas ho­ras, juntos, ape­nas nos oía­mos res­pi­rar ru­mian­do la mis­ma pa­ra­do­ja o a ve­ces nos arre­ba­tá­ba­mos la pro­pia nota inex­pre­sa­da de la mis­ma can­ción.

La co­mi­ti­va guia­da por Con­tre­ras Pineda pa­sa frente una de las pri­me­ras ca­sas co­lo­nia­les cons­trui­das en la ciu­dad, las del si­glo XVI, la mar­ca­da con el 314; tam­bién­ca­mi­na frente al Ca­lle­jón del Agua­ca­te, don­de ob­ser­va al me­nos a otro par de gru­pos que son guia­dos por esa ca­lle es­tre­cha en la que se con­ser­va la fa­cha­da rús­ti­ca y an­te la cual, se sue­le men­cio­nar, un hom­bre fue fu­si­la­do en la épo­ca de la Re­vo­lu­ción y don­de, di­ce que ase­gu­ran los más eso­té­ri­cos, to­da­vía es po­si­ble sen­tir los la­ti­dos al tac­to so­bre el ado­be; ca­mi­na por to­das esas re­fe­ren­cias con las que No­vo con­vi­vía a dia­rio.

Fi­nal­men­te con­si­gue lle­gar has­ta la es­qui­na de Fran­cis­co So­sa con Sal­va­dor No­vo, en esa que fue­ra la casa del in­te­lec­tual frente a la re­si­den­cia de la ac­triz Do­lo­res del Río y a la se­de de la Fo­no­te­ca, que fue ho­gar de Oc­ta­vio Paz, con quien, por cier­to, No­vo tam­bién tu­vo ren­ci­llas du­ran­te el tur­bio año de 1968.

Los tran­vías tu­rís­ti­cos ha­cen pa­ra­das obli­ga­to­rias en esa es­qui­na. Dan re­fe­ren­cia de la ri­ca vi­da cul­tu­ral del lu­gar, mien­tras el gru­po que ha de­di­ca­do su ma­ña­na a evo­car a Sal­va­dor No­vo, se aso­ma por la pe­que­ña ren­di­ja al in­te­rior de la pro­pie­dad que fue­ra par­cial­men­te de­mo­li­da en 1998; se di­ce adiós, rom­pe fi­las y se lle­va en men­te la fi­gu­ra de uno de los más re­co­no­ci­dos cro­nis­tas de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

“Pa­sear en co­che es ya un con­tra­sen­ti­do; por­que pa­sear es dar pa­sos, ca­mi­nar, ‘an­dar a pie’...”.

Fo­to ee: r. qui­ro­ga

El cro­nis­ta Da­vid Con­tre­ras re­crea los pa­sos del es­cri­tor Sal­va­dor No­vo por el cen­tro de Co­yoa­cán, re­cor­dan­do que mu­rió ha­ce 45 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.