Po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra la 4T

El ob­je­ti­vo pri­mor­dial del ajus­te a la ta­sa no es es­ta­bi­li­zar el ti­po de cam­bio, sino reac­cio­nar al ries­go de que la in­fla­ción pue­da con­ta­mi­nar­se con la transmisión del mo­vi­mien­to del ti­po de cam­bio a pre­cios e in­cum­plir la me­ta de 3 por cien­to.

El Economista (México) - - News - Federico ru­bli

Du­ran­te el 2018 las mo­ne­das me­nos vo­lá­ti­les de paí­ses emer­gen­tes fue­ron el baht tai­lan­dés, el pe­so mexicano y el dó­lar de Hong Kong.

En Mé­xi­co, en re­pe­ti­das oca­sio­nes se ex­pre­sa­ron preo­cu­pa­cio­nes so­bre la po­si­bi­li­dad de una fuer­te de­pre­cia­ción del pe­so que ter­mi­na­ron sien­do in­fun­da­das. Re­vi­se­mos al­gu­nos da­tos. Son ci­fras que se re­fie­ren al ti­po de

cam­bio fix vi­gen­tes pa­ra ca­da día há­bil. La co­ti­za­ción pro­me­dio en el 2018 fue de 19.24 pe­sos por dó­lar (p/d) frente al pro­me­dio del 2017 de 18.91 por dó­lar; es de­cir, una de­pre­cia­ción pro­me­dio en el año de tan só­lo

1.75 por cien­to.

Si com­pa­ra­mos la co­ti­za­ción “pun­ta a pun­ta” del úl­ti­mo día del 2018 (19.66 p/d) en

re­la­ción con el fin del 2017 (19.79 p/d), el pe­so se apre­ció, li­ge­ra­men­te, en 0.66 por cien­to.

Con­si­de­ran­do el ti­po de cam­bio pro­me­dio de ca­da mes del 2018, los me­ses con el mayor pro­me­dio de de­pre­cia­ción fue­ron ju­nio, no­viem­bre y di­ciem­bre, mien­tras que los de la apre­cia­ción más gran­de fue­ron abril, fe­bre­ro y mar­zo.

El día de la co­ti­za­ción más de­pre­cia­da fue el 19 de ju­nio (20.71 p/d), mien­tras que el má­xi­mo ni­vel de apre­cia­ción fue el 19 de abril (17.98 p/d), un di­fe­ren­cial de 15.12 por cien­to.

To­do lo an­te­rior to­man­do en cuen­ta que el ré­gi­men cam­bia­rio es de li­bre flo­ta­ción sin in

ter­ven­cio­nes di­rec­tas.

El aná­li­sis del com­por­ta­mien­to de la in­fla­ción y la po­lí­ti­ca de la ta­sa de re­fe­ren­cia del ban­co cen­tral se com­ple­men­tan con el de los mo­vi­mien­tos cam­bia­rios.

Aun­que hu­bo vai­ve­nes a lo lar­go del año, los pre­cios au­men­ta­ron 4.8% en el 2018, una

me­jo­ra en re­la­ción con la ta­sa de 6.77% en el 2017, pe­ro muy ale­ja­da to­da­vía del ob­je­ti­vo de 3 por cien­to.

Por su par­te, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del Ban­co de Mé­xi­co ajus­tó la ta­sa de re­fe­ren­cia al al­za en cua­tro de las siete reunio­nes del año: en fe­bre­ro, ju­nio, no­viem­bre y di­ciem­bre; en ca­da oca­sión con un al­za de 25 pun­tos ba­se pa­ra al­can­zar la ta­sa ac­tual de 8.25 por cien­to.

La in­fla­ción dis­mi­nu­yó fuer­te­men­te en los pri­me­ros cin­co me­ses del año. La ló­gi­ca del ajus­te en fe­bre­ro de la ta­sa por par­te de la Jun­ta de Go­bierno del Ban­xi­co fue pre­ci­sa­men­te pa­ra afian­zar las ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias a la ba­ja. Lue­go, cuan­do en ju­nio se dio la mayor de­pre­cia­ción del pe­so en el año, au­men­tó la ta­sa.

Pe­ro re­cuér­de­se que el ob­je­ti­vo pri­mor­dial del ajus­te a la ta­sa no es es­ta­bi­li­zar el ti­po de cam­bio sino reac­cio­nar al ries­go de que la in­fla­ción pue­da con­ta­mi­nar­se con la transmisión del mo­vi­mien­to del ti­po de cam­bio a pre­cios e in­cum­plir la me­ta de 3 por cien­to.

Ése fue, una vez más, el mo­ti­vo pa­ra ajus­tar la ta­sa de re­fe­ren­cia en no­viem­bre.

En el 2019, an­te la des­via­ción que per­sis­te de la me­ta cen­tral de 3% y la preo­cu­pa­ción de que las vo­la­ti­li­da­des cam­bia­rias —por más re­du­ci­das que sean— se trans­mi­tan a la for­ma­ción de pre­cios re­la­ti­vos, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de­be­rá ajus­tar­se acor­de­men­te.

Lo im­por­tan­te es el an­cla­je de las ex­pec­ta­ti­vas al­re­de­dor de la me­ta de in­fla­ción. La es­ta­bi­li­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo es par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te pa­ra los es­tra­tos de me­no­res in­gre­sos. Ésa es la con­tri­bu­ción que de­be ha­cer el Ban­co de Mé­xi­co pa­ra el bie­nes­tar so­cial que bus­ca la 4T.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.